Entrevista a los directores de “El campeón del mundo”


Por Martín Imer

Se estrena en salas el nuevo film de Federico Borgia y Guillermo Madeiro El campeón del mundo, sensible documental que sigue a Antonio Osta, antiguo campeón mundial de fisicoculturismo que apareció también en la anterior película de la dupla: Clever. La película sigue el día a día del hombre viviendo junto a su hijo, Juanjo, en el pueblito que lo vio nacer trabajando de personal trainer a la vez que sueña con poder darle un futuro mejor al chico con quien tiene enormes diferencias aunque los une el amor que sienten el uno por el otro. Sobre esta producción pudimos hacerles unas preguntas a los realizadores del film.

 ¿Cómo llegaron a conocer a Antonio? ¿Qué les interesó de su persona?
Conocimos a Antonio en 2013 mientras buscábamos a un actor con sus características para interpretar a Sebastián, el coprotagonista de nuestra película anterior, la ficción Clever. Necesitábamos una persona de gran complexión física y al mismo tiempo un alma sensible y frágil. En él encontramos al actor ideal para ese personaje tan particular, que si bien era posiblemente lo mejor de aquella película, en el rodaje nos invadía la sensación de que el personaje real detrás de Osta era más interesante que el que habíamos escrito. Nos enfrentábamos al cliché de la realidad supera a la ficción. De su persona nos interesó primero que nada esa dicotomía entre la brutalidad y la delicadeza. También nos llamaba mucho la atención su poder discursivo, su humor, su forma de ver el mundo y relacionarse con las personas, su forma de expresar sus emociones, sus luces y sus sombras.

Uno de los aspectos que me sorprende de la película es el nivel de intimidad al que logran acceder dentro de la casa del protagonista. ¿Tuvieron que trabajar mucho para llegar a eso o simplemente fue algo espontáneo?
Filmando Clever generamos con Antonio una relación de mutua confianza que iba más allá del ámbito laboral, por lo tanto cuando empezamos a filmarlo en su casa ya habíamos atravesado varias barreras con respecto a nuestro vínculo con él. De alguna manera para él y para nosotros, el hecho de estarlo filmando, aunque fuera en otras circunstancias, era algo natural. Otro hecho que nos facilitó mucho la tarea fue que él quería que se filmara su película y confiaba en nosotros como realizadores tanto desde un punto de vista narrativo como ético. Antonio se entregó totalmente al desafío sin ponernos condicionantes. Por ejemplo, a los pocos días de haber empezado ya nos permitía filmarlo mientras se duchaba. Lo que nosotros tuvimos que encontrar fue la forma de retratarlo y de lograr que aflorara lo “real” dentro de las situaciones cotidianas. Nuestro método de trabajo fue estar ahí, compartir el tiempo con él y su hijo, filmar con paciencia sin forzar las situaciones, sin montar en el rodaje. Poco a poco fuimos aprendiendo a esperar y a confiar que, tarde o temprano, las emociones brotan cuando la cámara está grabando. Lo fundamental siempre es mantener la calma, no apurarse.

La historia de Antonio es la de alguien que debe vivir con lo que queda luego del triunfo, que muchas veces es amargo. Para ustedes, ¿Uruguay trata bien a sus figuras?
No nos gusta generalizar, pero es verdad que Uruguay no es un país que se destaque por la generosidad hacia este tipo de figuras. En el caso de Antonio, por ser campeón de fisicoculturismo, un deporte con poca prensa e interés en Uruguay, la falta de reconocimiento era mucho mayor. Recordamos que para él era un tema, incluso en un momento intentó tramitar una pensión graciable por parte del Estado, por haber obtenido dos títulos mundiales representando al país, la cual nunca se concretó. Él solía recalcar que consiguió sus triunfos sin apoyo estatal y que dejó a Uruguay en lo más alto sin ayuda de nadie.

 En El campeón del mundo el deporte tiene un lugar fundamental en la vida del protagonista no sólo como sustento sino como un salvavidas; también en Clever era bastante importante esto. Entonces, ¿Qué les atrae del mundo del deporte, o del fisicoculturismo en este caso particular?
Sinceramente no nos interesa particularmente el deporte como punto de partida para hacer una película. Siempre partimos de los personajes y sus conflictos. Tanto en Clever como en El campeón del mundo, el universo deportivo creemos que nos sirve para retratar ciertas obsesiones de nuestros personajes y contextualizar sus historias.

 En este caso se pasan al bando del documental, ¿les pareció muy distinto a realizar una ficción? ¿Cuál les parece más difícil y en cuál se sienten más cómodos?
Sí, fue muy distinto. En materia de dificultad es complejo comparar ficción y documental porque cada forma plantea sus propios desafíos. Hay muchísimas formas de hacer ficción y muchas más de hacer documentales, por lo tanto la respuesta sería amplísima y siempre incompleta. Para sintetizar nos concentraremos en nuestra experiencia con Clever, una comedia dramática, y El campeón del mundo, un documental observacional de personajes. La ficción en este caso tiene algo mucho más lúdico y a su vez programado, ya que partimos de un guion específico que organizó todo el rodaje. En el documental si bien proyectábamos las situaciones que podían llegar a suceder, al trabajar con la materia real todo se volvía mucho más difuso e incontrolable. La estructura, la forma y el sentido fueron cuestiones que terminamos concibiendo durante el montaje. En Clever nos preocupaba fundamentalmente cómo contar una historia de la mejor manera posible, cómo sacar lo mejor de cada actor, cómo construir un mundo ficcional propio, cómo relacionarnos con el equipo para sacar el mayor provecho dentro del set. En El campeón del mundo, los desafíos tenían que ver, entre otras cosas, con el registro de lo inesperado, lo delicado que era a nivel ético y emocional filmar la vida de las personas, y el compromiso que uno construye con los involucrados luego de que la obra se termina. En relación a la comodidad, no podemos elegir una forma antes que la otra. Cada una tiene su encanto particular y ambos son terrenos que disfrutamos mucho.

Pasaron tres años desde el estreno de Clever y hubo grandes cambios en el mercado uruguayo, con circuitos de exhibición alternativos bastante exitosos. ¿Notan una diferencia entre ambos estrenos?Notamos la diferencia y creemos que los circuitos alternativos y las nuevos espacios como la sala B del auditorio Nelly Goitiño y el nuevo complejo de Cinemateca, tienen más que ver con la naturaleza de nuestras las películas y su público. Creemos que el público está acompañando las nuevas propuestas de exhibición pero aún es algo que está en pleno proceso como para emitir un juicio certero. En este sentido estamos mejor que hace tres años pero aún queda mucho por hacer. Creemos que la tecnología y los nuevos espacios ayudan mucho pero no son suficientes para generar una verdadera transformación. Se necesitan políticas más potentes, en particular para la difusión del cine que hacemos.

 Siempre se habla de procesos largos para hacer en film en nuestro país. En su caso, ¿Cuánto tiempo les llevó El campeón del mundo desde su rodaje hasta su actual estreno en salas?

Desde el primer día de rodaje hasta el estreno en salas pasaron tres años.

 ¿Siguen en contacto con el hijo de Antonio, Juanjo? ¿Cómo notaron que ha sido para él toda esta experiencia del estreno y por ende, revivir esos momentos junto a su padre?
Sí, seguimos en contacto. No nos vemos mucho porque vivimos en ciudades distintas pero hablamos por teléfono cada tanto. Juanjo vio la película dos veces en el cine y la experiencia fue muy fuerte emocionalmente. Por suerte pudo disfrutarla, reírse a carcajadas, conmoverse, llorar. Luego del preestreno en Doc Montevideo se mostró muy agradecido y nos comentó que era hermoso tener filmados algunos recuerdos de su padre para siempre.

 ¿Tienen definido algún próximo proyecto?
Estamos en proceso de escritura de nuevos proyectos, desarrollando ideas, algunas juntos y otras más personales que cada uno trabaja por su cuenta. Pero la posibilidad de colaborar y acompañarnos siempre es parte del proceso, más allá de la naturaleza propia de cada proyecto.


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*