Entrevista al comediante Ernesto Muniz. “Hay una idea equivocada de que la risa es para los tontos y es exactamente lo contrario”

Ernesto Muniz es docente y comediante de Stand up Comedy. Trabajó en Radio Futura desde 2005 a 2011 donde realizó conducción, producción, guiones y personajes. Fue productor general del canal internacional Latinoamérica Televisión desde 2003 a 2007. Guionista en el programa televisivo “Bendita TV” en 2011 (Canal 10), productor ejecutivo en los programas “Sé lo que viste” y “Algo contigo” en 2012 (Canal 4) y productor ejecutivo y guionista de “Más cerca” (Canal 10). Director artístico de los shows de Stand up “Yo y tres más”, “Gente como uno”, y los espectáculos empresariales “Monólogos para reírse del tránsito lento” (Conaprole) y “Descontroladas” (Dove). Realizó la preparación de los participantes de los dos concursos de “Patricia Stand Up”. Desde 2008 es el encargado de cátedra del único Curso de Stand Up Comedy del Uruguay “Secretos de Stand Up”.


Entrevista de Andrea Bertino*

¿Por qué y cómo empezás a hacer stand up?

Empezamos con mi socio Juan Pablo Olivera por ganas de aprender el género que conocíamos solo por ver a Woody Allen y Jerry Seinfeld. Yo vengo de los medios de comunicación y JP de la publicidad. Sentíamos que era una gran herramienta de comunicación. Entonces pensamos en ir a Buenos Aires a hacer algun curso y después nos dimos cuenta que era mucho mejor traer docentes a Uruguay y generar una movida. Asi nació “Club de Comedia”. En 2007 empezamos a investigar opciones de docentes y en 2008 hicimos el primer curso “Secretos de Stand Up” con el maestro Alejandro Angelini que estudió con Judy Carter. Por nuestra cercanía con gente de los medios y la publicidad (el curso fue en el Círculo Uruguayo de la Publicidad) esa primera vez y las inmediatas siguientes fueron con muchos comunicadores, gente de los medios y de las agencias.

¿Qué es el humor para vos?

El humor es mi forma de comunicación, de relación, de vinculación. Los que nos dedicamos a la comedia de forma regular y profesional pensamos mucho en el humor y la comedia, teorizamos. Creo en lo que dice Woody Allen: “nadie piensa en la carrera de comediante como primera opción en su vida”. Simplemente es. La risa es evolutiva y hacer reír es parte de adaptarse para sobrevivir. El lindo conquista por su belleza, el fuerte gana lugar en la tribu con su cuerpo. Los que no pertenecemos a ninguno de esos grupos encontramos nuestro lugar haciendo reír, es nuestra arma de conquista y de lucha. La palabra da poder y la risa más. Responder más rápido y con más astucia te da poder. ¡Y también es importante saber correr! Porque al fuerte no le gusta que lo dejes mal parado con tu inteligencia.

¿En tu vida personal qué lugar le das al humor?

Escribo humor conscientemente desde la adolescencia. Hago humor desde la niñez. Y me pagan por hacerlo desde 1996 cuando fui productor y guionista de un programa de radio con Diego Delgrossi y Paola Bianco (“Dos tipos al aire”, Meteopolis FM). El humor me significó perder trabajos, aprender a ser consciente de que al otro no siempre le cae en gracia tus ironías fue lo que más me costó aprender. Los famosos “límites” del humor.

¿Qué lugar considerás que ocupa el humor en la sociedad uruguaya? ¿Debería ocupar otro distinto?

Desde que hago Stand Up y tengo contacto directo con el público noche a noche noto una mayor apertura al humor, a permitirse la risa. Yo digo en un material de stand up que el uruguayo legalizó todo menos la risa. Acá se juzga mucho más al que se ríe que al que fuma porro. Tenemos históricamente una relación tensa con la risa. Hay una idea equivocada de que la risa es para los tontos y es exactamente lo contrario. La risa es un proceso inteligente. Nos reímos cuando entendemos las dinámicas internas de un concepto llamado chiste. No existe el humor No Inteligente. Creo que está dificultad de reírnos es por no querer aceptar nuestras limitaciones y defectos. El que puede reírse de sus tragedias ya las superó.

¿Qué humoristas destacás y por qué?

Por mi edad vi mucho humor en televisión de los (programas) “Telecataplum”, “Decalegrón”, etc. Y de esa época (Ricardo) Espalter y (Enrique) Almada. La impronta de (Alberto) Olmedo era francamente notable, un auténtico histrión. Hacía programas con guiones muy simples y los hacía brillar. En comedia tan importante como un texto es saberlo decir. Él sabía decir maravillosamente. De stand up, George Carlin el mejor. Humor político y profundo. Y Woody Allen, intelectual y una manera de decir perfecta.

¿Recordás tu primer obra? ¿Cómo fue?

Recuerdo que no funcionó mucho, pero después de mucho tiempo he probado parte de ese material y funcionó, así que lo que no estuvo bien fue mi delivery (manera de decir el material).

“Subir al escenario es algo que todas las personas se deberían permitir al menos una vez en la vida”, dice Muniz.

¿Qué experimentás al subir al escenario?

Adrenalina. A medida que vas subiendo vas teniendo conciencia de lo que sucede. La adrenalina te abre los sentidos. Comenzás a sentir todo lo que pasa. Y digo sentir porque “ves” con los oídos, con la piel, con todos tus sentidos. Subir al escenario es algo que todas las personas se deberían permitir al menos una vez en la vida.

¿De qué nutrís a la hora de armar tus textos?

De todo. Todo, todo, todo es plausible de ser material de comedia. La vida cotidiana, el supermercado, la tv, las relaciones de pareja, los hijos, los padres, todo. Estoy anotando ideas en papeles, libretas, celular, todo el tiempo. Para mí una pelea de pareja es un futuro chiste, y tengo una perfecta conciencia de eso en tiempo presente.

¿Cómo ves el escenario del stand up en Uruguay, que notoriamente ha crecido exponencialmente?

Ha crecido y va a seguir creciendo. Estamos entrando al noveno año, somos aún unos niños. Yo soy un optimista por naturaleza. Es cierto que hay reiteración de algunos tópicos (premisas, puntos de vista) pero tiene que ver con esta juventud. Es obligación de los que damos clases, exigir a los nuevos alumnos y futuros comediantes subir el nivel, tener otras miradas renovadas

¿Qué fue lo mejor y lo peor que te sucedió sobre el escenario?

Lo mejor siempre es subir. Cuando probás algo que tenés en mente y que preparaste y todas las fichas encajan perfectamente hay una sensación interior de plenitud inexplicable. Cada vez que pasa eso te bajás del escenario no queriendo bajarte. Lo peor fue cuando me había enterado que iba a ser padre y no lo había asumido interiormente. Hice, lo que yo creía que era, un chiste sobre el asunto, pero claramente era solo una catarsis mía. Nadie se rió. Se hizo un silencio oscuro que nunca había sentido. Fue tan fuerte que eso me significó tomar la decisión de bajarme del escenario por un tiempo. Nunca más me pasó algo así.

¿Hay asuntos que sobre el escenario preferís no abordar? Humor negro o político, por ejemplo. ¡O no hay límites en eso?

Yo no hablo sobre pedofilia ni asuntos que tengan imágenes fuertes sobre niños o bebés. Todo claramente influenciado por mi paternidad.Sobre los límites de la comedia, creo que cada comediante tiene que elegir su punto de equilibrio. Como la comedia stand up es en primera persona, cada uno pone su límite. Personalmente me hace reír el humor negro.

Has visto actuar a comediantes uruguayos en Argentina, ¿qué diferencias hay (si las hay) entre el público argentino y el uruguayo?

Hay una predisposición positiva de parte del público argento hacia los uruguayos y eso hace que todo resulte más sencillo. Creo que el argentino es más efusivo que el uruguayo y se permite más libertades a la hora de reírse.


*Andrea Bertino es comediante de stand up desde hace cinco años, guionista de radio, locutora, profesora de inglés, vegetariana, madre de tres gatos y bloggera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*