Nominadas. Se dieron a conocer las candidatas al premio Oscar

Por Amílcar Nochetti


El domingo 4 de marzo el tío Oscar cumplirá 90 años de edad. Es todo un anciano, aunque nunca se ha caracterizado por su sabiduría. Se dieron a conocer la lista de nominaciones, y en general no se detectan mayores sorpresas ni en los candidatos ni en los olvidos.

Se terminó de confirmar que después de las denuncias de acoso que penden sobre diversas personalidades de la industria, nada que tuviera que ver con Woody Allen sería tenido en cuenta, y así terminó castigada Kate Winslet, que debió haber sido nominada por su magnífica labor en La rueda de la maravilla. También faltará a la cita James Franco, al que sólo le dio tiempo para llevarse el Globo de Oro días atrás. Sin querer presumir de adivino, cabe suponer que el cuarteto de intérpretes ganadores estará integrado por Frances McDormand, Gary Oldman, Allison Janney y Sam Rockwell. Va a resultar muy difícil que alguien pueda ganarles, ya que en los últimos días arrasaron con todo, desde el Globo de Oro hasta el Premio del Sindicato de Actores. También resultará imbatible la nueva animación de Pixar Coco, aunque en esa categoría compita Loving Vincent, obra maestra que sin duda será despojada de su merecida estatuilla, porque a la Academia le interesa el negocio, no el arte.

Y si bien ninguna de las cinco películas extranjeras candidatas llegó a Uruguay, resulta destacable la nominación del nuevo título del chileno Sebastián Lelio, Una mujer fantástica, sobre transexual que debe enfrentar a la familia de un amigo muerto en forma súbita. Sin embargo ese film tendrá un duro rival en Sin amor, nuevo opus del ruso Andrei Zvyagintsev, en el que una pareja en pleno divorcio debe aunar fuerzas para hallar a su hijo, desaparecido tras una de sus habituales peleas. Veamos ahora lo que más debería llamar la atención del espectador, que es el rubro de mejor película del año 2017.

FAVORITA. Con sus 13 nominaciones a cuestas, La forma del agua de Guillermo del Toro tiene todo en bandeja para alzarse con la mayor cantidad de estatuillas: es una fábula llena de códigos, es una historia de amor entre dos diferentes (él, un ser anfibio; ella, una mujer muda), y es también un film sobre monstruos, que no son precisamente quienes parecen serlo. La intolerancia y la mezquindad aparecen enfrentadas a la belleza y la amabilidad, mientras el film va siendo narrado entre secuencias de colores vívidos y largos fragmentos invadidos de sombras oscuras. En el duro mundo que nos toca vivir, lo más llamativo de esta película es su generosidad de espíritu. Méritos aparte, se sabe que es eso lo que a la Academia normalmente le gusta premiar. Estreno: 8 de febrero.

ESPECTACULAR. “La batalla de Dunkerque” fue un hito para la cimentación de la identidad británica. Sucedió meses después de iniciada la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis de un golpe tomaron Francia e intentaron humillar a Inglaterra. Dunkerque muestra esa caótica retirada, definida por Churchill como “una derrota gloriosa”, con acciones diferentes en tierra, mar y aire, narradas en paralelo. El montaje alterno es una constante en la carrera de Christopher Nolan, y el resultado obtenido es el terror al constante bombardeo de los Stukas nazis, que el espectador sufre igual que los personajes. Ese costado espectacular luce una innegable perfección, lo que explica sus 8 nominaciones. Más objetable es el mensaje patriótico de tono belicista: en los tiempos actuales parece mejor defender la paz. Exhibida en 2017, tendrá reestreno en febrero.

TALENTOSA. Con siete candidaturas asoma la mejor película del lote “Tres anuncios por un crimen” es la historia de una cincuentona (Frances McDormand, memorable) cuya hija ha sido violada y asesinada. Por eso inicia una guerra personal contra la inoperante policía de su pueblo, que no resuelve el caso ni hace justicia. Martin McDonagh se apoya en un libreto diabólico y unos personajes intensos, que no se ajustan a ningún estereotipo ni esquema claro. Con una combinación raramente equilibrada de planos de enorme belleza formal, monólogos verborrágicos llenos de deliciosas obscenidades (que los actores lanzan como piedras), y momentos de calma surgida de lo más inesperado, la película habla de cómo gente que no se entiende acaba hallando sus puntos de contacto. Un universo de caracteres dispares, actitudes opuestas y objetivos comunes, y un retrato valiente de esta América de Trump, inculta, cobarde, racista, violenta e insólitamente inepta para solucionar sus problemas internos. Estreno: 18 de enero.

DESPEDIDA. En el Londres de los años 50 un famoso modisto y su hermana están a la cabeza de la moda británica, vistiendo a la realeza, a artistas de cine y a toda mujer elegante de la época. Ese hombre es soltero, y un día encuentra a una joven sencilla a la que pronto convertirá en su musa y amante. Pero su vida cuidadosamente controlada y planificada se verá alterada por la irrupción del amor y los desbordes de la dominación. Con ecos de la historia de Pigmalión y Galatea regresa con “El hilo invisible” el notable Paul Thomas Anderson, de la mano del siempre estupendo Daniel Day Lewis en lo que -según se anunció- es su definitiva despedida del cine. Con 6 nominaciones, éste es un melodrama a la vieja usanza, de deslumbrante fluidez visual, al que hay que esperar hasta el final para saber capturar su fuerza verdadera. Estreno: 22 de febrero.

COJONES. Fue los que tuvo Winston Churchill al pararse firme y decirle no a Hitler y a las figuras eminentes de su propio Partido Conservador. Eso se refleja con loable fidelidad histórica en “Las horas más oscuras” de Joe Wright, que de la mano de sus 6 candidaturas ensalza las virtudes y el temple del viejo político, aunque minimiza varios errores garrafales cometidos con anterioridad. El resultado obtenido es de todas formas británicamente prolijo y menos pomposo de lo que podría esperarse en un tema como el que aquí se trata. Además consigue una maravillosa actuación de Gary Oldman, que dignifica al film y se encamina rumbo al Oscar a paso acelerado. Estreno: 25 de enero.

GENERACIONAL. Una joven estudiante se muda al norte de California para pasar allí su último año de instituto. La joven tiene inclinaciones artísticas y sueña con vivir en la costa Este, e intentará de esa manera encontrar su propio camino y definirse fuera de la sombra sobreprotectora de su madre. Un tema universal del que habla en voz baja y seductora la cineasta Greta Gerwig en “Lady Bird”, que aspira a cinco estatuillas. Comedia dramática de bajo presupuesto, honesta y personal, mordaz y femenina, que vale como debut promisorio aunque no revela los quilates necesarios como para competir en este tipo de contienda. Estreno: 15 de febrero.

CONTRACORRIENTE. Historia de amor de un adolescente y un estudiante de arte 12 años mayor, en el radiante verano de la Riviera italiana. Llámame por tu nombre presenta la inesperada colaboración entre Luca Guadagnino y James Ivory, cineastas de estilos muy diferentes, separados por más de 40 años de edad. El resultado, candidato a 4 estatuillas, es un ejercicio detallista donde las miradas y pequeños gestos revelan una sólida historia de iniciación amorosa, desde la timidez inicial y la pasión intermedia, a las heridas del corazón cuando llega el inevitable final. Si bien no hay un buen uso del tempo narrativo (todo parece demasiado extendido), la historia huye de la afectación y las vueltas de tuerca imposibles. Estreno: 15 de febrero.

SUSTOS. La nominación sorpresiva en el rubro principal es la de “Huye”, ya que para los parámetros de la Academia resulta insólito que un film de terror y suspenso compita entre los destacados del año. Sin embargo esta película merece las 4 candidaturas que posee. Es un ejemplo perfecto de cine de género valioso, que muestra notable eficacia para desarrollar un análisis astuto de la arrogancia y oportunismo político de las élites capitalistas y sus prácticas maquiavélicas y estremecedoras. Muy buena ópera prima de Jordan Peele (nominado como director), sobre un joven negro que visita a la adinerada familia de su novia blanca. Allí lo tratan con mucha cordialidad, aunque a medida que pasan las horas una sutil red de actitudes y hechos mínimos convierten en irrespirable e inquietante la atmósfera del fin de semana. Exhibida en 2017, se reestrena en febrero.

INSULTO. Es el que acaba de recibir Steven Spielberg, cuya película “The Post: los oscuros secretos del Pentágono” ha sido nominada apenas en dos categorías. ¿Cómo un film puede competir al máximo galardón sin que ninguno de sus componentes técnicos y narrativos resulten destacables para los votantes? Sólo se tuvo en cuenta la labor de Meryl Streep, que a esta altura la nominan hasta por una caída de ojos. El insulto al que me refiero radica en que la Academia (y muchos estadounidenses) rebosan de dobles discursos e hipocresía. Esta es una película de denuncia, sobre los engaños de Nixon respecto a la guerra de Vietnam, y se sabe que este tipo de asuntos no están bien vistos en la América de hoy. Lo incómodo para los votantes es que el film lo hizo Spielberg, el ex niño maravilla, el actual Rey Midas, un maestro del cine-espectáculo, y un artista honesto que no merecía ser minimizado de esta manera. Estreno: 1º de febrero.  Y de esta manera, mientras Spielberg es ninguneado y un par de candidatas podrían no haber figurado al máximo galardón, dos títulos valiosos han sido ignorados para la principal categoría. Vale la pena citarlos.

MUDBOUND. No tiene distribución latinoamericana, excepto en México, donde se exhibió con el título “El color de la guerra”. Es una producción de Netflix dirigida por la cineasta Dee Rees, y hace historia por partida doble en el Oscar. Por un lado acaba de sentar un precedente al acceder a cuatro nominaciones (libreto, actriz de reparto, fotografía, canción) pese a no haber sido realizada para las salas de exhibición. Por otro lado, es la primera vez en 90 años que una mujer es nominada en fotografía. Es un drama histórico en el que dos hombres regresan de la Segunda Guerra Mundial al hogar, en una pequeña población rural de Mississippi. Allí deberán adaptarse a su nueva vida y al racismo imperante en la región. Para The Guardian es “una magistral y significativa historia sobre el pasado dividido de América”, mientras Variety destaca su tensión dramática al denunciar a todas las instituciones e individuos que estorban el progreso de una nación. Sin embargo, la Academia la ignoró para la categoría de mejor película.

EL PROYECTO FLORIDA. Dirigida por Sean Baker, es la otra gran olvidada de la ceremonia, y tampoco parece tener distribución en Latinoamérica excepto México y Brasil. Es la historia de una niña de seis años y sus amiguitos, que pasan el verano en un pequeño motel próximo a Disneyworld, mientras sus padres y el resto de los adultos que los rodean sufren aún los efectos de la crisis económica de 2008. Unánimemente alabada por quienes la vieron, sólo fue nominada a la categoría de mejor actor (Willem Dafoe, notable pero sin chance alguna). Sin embargo los elogios abundan: para Variety es “otra historia vibrante de la América más profunda”, mientras que el Hollywood Reporter destaca “el excepcional don del director para hallar belleza en individuos desamparados”, y Screendaily la describe como “un remarcable estudio de la pobreza, la familia y la responsabilidad personal, mientras ilustra meticulosamente cómo la vida en los márgenes afecta a una impresionable niña de seis años”.


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*