Se entregaron los premios del cine europeo


La balsa de piedra / Desde España, por Joaquín DHoldan

La cartelera de cine de Uruguay sufre desde hace años una colonización cultural terrible. Quienes sólo ven al cine como un entretenimiento no se han alarmado, ni han alertado sus consecuencias, pero hoy podemos comprobar que en nuestra sociedad, las pautas de consumo están marcadas por el cine. Nuestro gusto al vestir, al comer, al viajar, al enamorarnos. Lo que consideramos estar bien, ser feliz o tomarse un café, lo vimos en una película. El cine es la mayor influencia en nuestra sociedad y sus gustos. Mientras comemos pop y pasamos el rato, Hollywood nos ha educado, incluso con algunas películas buenas.

Pero el poderoso arte del cine tiene más caras, y mucha vida más allá de los “Oscars” y su intento de relegar a los grandes filmes a un premio como “Película extranjera”.

La 31 entrega de Premios del Cine Europeo se realizó en Sevilla e irrumpió con igual fuerza, glamour y poder mediático, pero con infinita más calidad. El cine europeo que merecería ser masivo y de grandes salas, es variado y profundo, muy entretenido, pero también poético. Al salir del cine no pensás que perdiste dos horas de tu vida sino que has vivido una vida extra.

MEJOR PELÍCULA EUROPEA

Border (Ali Abbasi)

Cold War (Paweł Pawlikowski)

Dogman (Matteo Garrone)

Girl (Lukas Dhont)

Lazzaro Feliz (Alice Rorhwacher)

MEJOR COMEDIA EUROPEA

C’est la vie! (Eric Toledano y Olivier Nakache)

Diamantino ( Gabriel Abrantes y Daniel Schmidt)

La muerte de Stalin (Armando Iannucci)

MEJOR PELÍCULA EUROPEA DE ANIMACIÓN

Un día más con vida (Raúl de la Fuente y Damian Nenow)

Cavernícola (Nick Park)

El pan de la guerra (Nora Twomey)

Colmillo blanco (Alexandre Espigares)

MEJOR DOCUMENTAL

A Woman Captured (Bernadett Tuza-Ritter)

Bergman, su gran año (Jane Magnusson)

Of Fathers and Sons (Talal Derki)

The Distant Barking of Dogs (Simon Lereng Wilmont)

El silencio de los otros (Almudena Carracedo y Robert Bahar)

No menciono sólo a las premiadas para que las busquen a todas, cualquiera de ellas es mejor que “Aquamán”. Además les entregaron  justos reconocimientos a Ralph Fiennes  y Carmen Maura, en una gala fantástica con mucho flamenco a cargo del “bailaor” Andés Marín y su banda y la extraordinaria voz de Rocío Márquez. Mención aparte merece la conductora del evento, Rossy de Palma, que demostró que una gala de tres horas en inglés puede ser una fiesta.

Ojalá nuestra cultura se invada de buen cine y el mismo no esté relegado a elites. Ojalá  pasaran estas películas por TV en horarios centrales, y fueran las principales ofertas en los multicines. Los  distribuidores se llevarían la sorpresa de su vida al entender que al pueblo le encanta pensar, incluso le hace bien, y que desde “Love history” hasta “Titanic”, la gente acepta que no siempre tiene que haber un final feliz. Se sorprenderán al ver que una historia puede no tener explosiones, pero hacer estallar ideas. Ojalá cambien esa forma de programar, entre mediocre y maligna, que educa a la gente en una mentira o en un retrato de privilegiados.

“Un día más con vida” 


 

 

1 Comment

  1. En Uruguay el cine está cada vez peor. Vienen casi siempre películas norteamericanas, policiales o de superhéroes malísimas. Y la TV de aire es peor, insoportable, los programas son solo maneras de meterle propaganda de objetos a comprar a la gente. Y no es mucho mejor la de cable, donde nos atosigan las series de espías y agentes de la CIA.
    Por suerte salió a flote Cinemateca, que parecía que se fundía y ahora tiene 3 salas nuevas. Esperemos que allí sew vea el beun cine que sabemos que hay por ahí.

Responder a Silvia Prida Cancelar respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*