Temporada Alta en Sala Verdi

SONY DSC

Por cuarto año llega a la Sala Verdi una muestra del festival Temporada Alta de Girona (Cataluña). El festival catalán selecciona espectáculos que giran por ciudades de Sudamérica en una coproducción junto a la Sala Verdi de nuestra ciudad, Timbre 4 de Buenos Aires y la Alianza Francesa de Lima.


Por Leonardo Flamia

Temporada Alta es un festival que cuenta con un cuarto siglo de historia reuniendo espectáculos de calidad tanto catalanes como internacionales. Anna Alarcón, una de las actrices llegadas en esta edición a nuestro país, nos contaba hace unos días que en Cataluña es el festival más importante actualmente, incluso más que el GREC que es el festival de verano de Barcelona. A su vez nos decía que es uno de los festivales top de España por la calidad general de los espectáculos programados y la cantidad de obras internacionales.

Reparer les vivant

Reparar los vivos

Este año la muestra en la Verdi comenzó el martes 30 de enero con Reparer les vivants, a cargo del Centro Dramático Nacional de Normandie-Rouen, Francia. La obra es casi un thriller en que el actor Emmanuel Noblet interpreta varios personajes, narrador incluido, de la novela homónima de la escritora, también francesa, Maylis de Kerangal. El espectáculo comienza con la muerte de un joven surfista y la carrera contra el tiempo, a partir de allí, para que el corazón del muchacho sea donado para realizar un transplante de corazón a miles de kilómetros de distancia.

La obra ofrece un panorama de los adelantos de la ciencia médica, pero también una profunda reflexión filosófica sobre las implicancias de la donación de órganos, más teniendo en cuenta la coyuntura del intenso dolor de los familiares de los potenciales donantes. Más allá de lo delicado del asunto, Noblet logra atrapar al espectador en esa carrera contra el tiempo (un corazón a partir del deceso está en condiciones de servir al receptor por muy pocas horas) y dar forma humana a todas las peripecias que se suceden hasta que la última operación es realizada exitosamente, y a una vida se le amplía el horizonte a partir del ocaso trágico de otra.

La obra realizó dos funciones, el 30 y el 31 de enero, dando un comienzo intenso a la muestra.

Suicidada por la sociedad

El 3 y 4 de febrero la intensidad se mantuvo pero cambió de tono con las funciones de 4:48 Psicosis, de Sarah Kane, protagonizada por la excelente actriz catalana Anna Alarcón bajo la dirección de Moisès Maicas. Sarah Kane explora en esa obra, a partir del intercambio de voces que habitan en la psiquis de todos nosotros, “enfermos” o no, el cruel trato clínico que sufren las personas con algún trastorno psiquiátrico. Si bien Kane parte de experiencias personales, la obra, de una gran potencia poética, trasciende la experiencia individual y realiza una ácida crítica a la práctica psiquiátrica, incluyendo la “lobotomía química” como Kane llama a la práctica de adormecer las conciencias de los pacientes a base de psicofármacos.

El domingo 4 Alarcón realizó un trabajo de un gran compromiso emocional con el texto de Kane, se apropió del mismo, como ella mismo nos comentó, desde las entrañas, no desde la mente, y se adueñó asimismo de la atención de la platea que aplaudió de pie a rabiar al finalizar la función.

Hacia casi diez años que no se veía un texto de Sarah Kane en nuestros escenarios, y una vez más nos quedamos con la sensación de que es una autora a seguir descubriendo. Alguna vez Luis Gregorich escribió que la ejemplaridad de Antonin Artaud consistía en su: “persistencia por intentar expresar con un lenguaje comunicable una total desintegración interior y una completa desinteligencia con el mundo exterior” lo que, según Gregorich, fue el propósito malogrado de muchos poetas del siglo XX. Sarah Kane vuelve sobre esos propósitos y los excede, logrando comunicar un proceso psíquico complejo que trasciende subjetividades. La enfermedad de Kane, como la de Artaud, no facilita sus logros poéticos, al contrario, pero sí quizá sea un factor para des-automatizarse del conformismo individualista y autocomplaciente que caracteriza a las sociedades burguesas en las que les tocó (nos toca) vivir.

Más Temporada Alta

La muestra continúa el viernes 9 y sábado 10 con Lo único que necesita una gran actriz es una gran obra y las ganas de triunfar, y el lunes 11 y martes 12 con Ese recuerdo ya nadie te lo puede quitar, ambos espectáculos a cargo de la compañía Vaca 35 Teatro en Grupo de Ciudad de México.

Por último cerrará la muestra el espectáculo catalán Indomador el miércoles 13 de febrero en el mismo horario de todas las funciones de la muestra, 21:00 horas.

Lo único que necesita una gran actriz es una gran obra y las ganas de triunfar

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*