Volvió Tom Cruise. Se estrenó “Misión imposible: repercusión”

Por Martín Imer


En estas épocas donde los esquemas y los papeles previamente establecidos buscan romperse es interesante fijarse en donde queda la figura del gran héroe de acción; ese personaje rudo, puro músculo y valor, sin temor a nada con la misión de salvar a su país (o a su familia, dependiendo a que público querían aspirar con la producción). Rambo, John Matrix y John McClane son algunos de los míticos personajes que ejemplifican este concepto, pero como podrá advertir el lector ninguno de estos surgió en los últimos años. Por eso tal vez las únicas esperanzas para el fanático de este género se encuentran en James Bond, John Wick e Ethan Hunt. Agente de la FMI (Fuerza de Misión Imposible, si…) interpretado por Tom Cruise, Hunt lleva en el mundo del cine desde 1996 en la película dirigida por Brian De Palma. A través de los años el personaje ha ido mutando y adaptándose a las exigencias del público actual, más deseoso de acción sin frenos en vez de espionaje, y finalmente llegamos a 2018 con la sexta entrega de la saga.

Luego de que unas poderosas cantidades de plutonio llegan a las manos equivocadas, el protagonista debe recorrer el mundo para evitar que se suceda una brutal catástrofe, enfrentándose nuevamente con el villano Solomon Kane y su siniestra organización “El sindicato”. Se suma también una investigación sobre su persona luego de que se descubra que hay un doble agente infiltrado en la misión, por lo que Ethan deberá salvar al mundo y su reputación ante la agencia antes de que sea demasiado tarde. Aquí se presenta el primer punto positivo de la película, ya que tal vez por primera vez en esta saga se observa una continuación directa entre tramas: lo que sucede en esta es una consecuencia directa de los hechos de Nación secreta, la previa entrega. Esto ayuda mucho a crear una consistencia e incluso darle una mayor profundidad dramática a los hechos, ya que son personajes que han ido ganándose el cariño del público y ahora varias tramas que durante el proceso parecían quedar en el aire pueden tener una conclusión satisfactoria.

No sorprende, ya que detrás de cámaras se encuentra el mismo director: Christopher McQuiarrie, quien algunos recordarán como el escritor de Los sospechosos de siempre. En el doble papel de escritor y director McQuiarrie se desenvuelve con mucha comodidad y un control y conocimiento absoluto sobre la trama, lo que es especialmente bienvenido teniendo en cuenta un material que en manos de otro podría haber resultado muy confuso. Llueven las traiciones, los engaños, las dobles caras (literalmente en varios casos) pero todo se desenvuelve de forma rápida y correcta, sin detenerse demasiado en largas escenas de explicaciones. También el realizador se luce con secuencias de altísimo nivel y riesgo, vistosas, llenas de emoción y espíritu de aventura que crean la ilusión de que estamos constantemente ante algo novedoso y real — que en definitiva es el interés principal de este tipo de films.

Tom Cruise, la estrella de esta saga, vuelve a demostrar que conoce a la perfección el género y a su público, con la dosis justa de carisma, diversión y emoción. Hay dos factores interesantes sobre el actor que creo constituyen la base del éxito de la saga: la dedicación que le pone y el hecho de que todas las set pieces de acción están construidas en base a él y su deseo de superarse película a película. Por este motivo la acción se mantiene “limpia”, sin mucha mano digital y tratando de tirar lo más posible a las acrobacias y las escenas mano a mano. El protagonista está bien acompañado por sus habituales compañeros (Pegg, Rhames, Ferguson) y la incorporación de Henry Superman Cavill sacude un poco la estructura y da un dinamismo interesante.

Misión imposible ha sufrido interesantes cambios en su historia cinematográfica (el propio Hunt dejó de lado la parte de espía – o al menos en lo que la película nos permite ver de él – transformándose en una especie de James Bond family-friendly) y aquí en Repercusión parece por fin haberse establecido el tono ideal. Abunda la acción y los giros inesperados en una inspirada entrega que supera a la anterior por el simple hecho de sentirse más segura en sus acciones. Los fans de acción pueden dormir tranquilos: todavía está Tom Cruise para salvar el mundo.

MISIÓN IMPOSIBLE: REPERCUSIÓN (Mission: Impossible – Fallout, EE.UU, 2018) Guion y dirección: Christopher McQuarrie. Música: Lorne Balfe. Fotografía: Rob Hardy. Edición: Eddie Hamilton. Con Tom Cruise, Henry Cavill, Simon Pegg, Ving Rhames, Rebecca Ferguson, Alec Baldwin, Angela Bassett. CALIFICACIÓN: 8/10

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*