Desde España, conversaciones con Pedro Paiva, más que un pintor oriental.

#labalsadepiedra


Por Joaquín DHoldán

Pedro Paiva nació en Salto, Uruguay; actualmente reside en Pamplona, España. Dramaturgo y actor, formó parte de diferentes compañías de teatro y también participó en el Carnaval de Montevideo los años 90 hasta el 2000.
En el año 2002, radicado en Córdoba, Argentina, fundó la compañía de teatro “LOS MODERNOS”.

A partir de la última gira de “LOS MODERNOS”, en Barcelona y Madrid, en los meses de enero y febrero del 2015, se radica en España, donde se dedica a otra de sus vocaciones: la PINTURA. A través de la pintura, busca, entonces,  nuevas vías de comunicación: el color como un nuevo lenguaje.

Expone  en Sevilla en marzo de 2017 “Tras los pasos”. En la Galería Michell Menéndez, Pamplona. “Los colores del verano”. Una exposición colectiva, en el mes de julio de 2017, y en Espacio 120, Barcelona, España (del 25 al 31 de mayo del 2018).

¿Podemos decir que hubo un “click” que hizo aparecer al Paiva pintor del Paiva actor? ¿O es el mismo artista expresándose distinto?

Las dos cosas, Joaquín. Cuando hago un paréntesis en el teatro ya venía asomando la pintura. Ahora cuento cosas en colores.

Tu estilo es muy peculiar… ¿te lo han intentando definir? 

Sí, le han dicho “peculiar”. Sabes que esa definición me persigue también con la escritura. Peculiar, particular. En un medio competitivo como el teatro y ahora la pintura, es necesario tener un relato personal. En lo particular me acerco al mundo del surrealismo, pero suele ser, como todo, un conjunto de cosas. Por un lado, el cuadro como un hecho estético en sí y por otro, la historia que cuentas.

¿Cómo fueron las primeras exposiciones y como son las actuales? ¿Notas un cambio?

La primera exposición fue en Sevilla en la clínica de unos amigos; luego lo hacía en la antesala de los teatros donde representaba mi unipersonal; Pamplona y Barcelona. Ahora estoy accediendo al mundo natural de la pintura que son galerías o espacios de exposición. Como suele ser, cada cosa en su lugar. En lo segundo hay un tratamiento específico desde lo técnico y conceptual. Luego, el tiempo dirá.

Todo Pez es submarino

Cambiaste el lápiz de color por la acuarela. ¿Ese tipo de decisiones han sido técnicas o artísticas?

Un poco de todo. La técnica se busca y no siempre se encuentra. Estoy muy cómodo con la acuarela. Me permite expresar con belleza.

Hace unos años que pintas a tiempo completo. ¿Qué diferencias notas con los comienzos?

Sabes que sucede algo que más vale no conocer su mecanismo. El ojo, la mano y el cerebro participan de una ceremonia donde, desde la memoria, seleccionan y deciden. El cerebro abre caminos, cierra otros, reconoce lo correcto, perfila un estilo, a través de nuestros ojos como el sentido dominante de una técnica visual, y la mano ejecuta. Todo a la vez, como debe ser. El mecanismo, no lo sé: bendita ignorancia.

¿Te han dado algún consejo útil, y alguno absurdo?

Sí; siempre se aconseja, se opina; y como sugería en la respuesta anterior, se aprende a pintar, pintando. La mano se libera, el ojo conversa con su patrón ¡y a la cancha!

¿Tus experiencias en otras ramas del arte te han servido para esta disciplina?

El teatro y la pintura son dos mundos diferentes. En mi caso, me tienen a mí en común, pero la técnica de expresión, las reglas comerciales, son claramente distintas. Estoy en el camino de conocer el mundo de la pintura fuera del acto de pintar: cómo hacerlo rentable, cuales son los caminos actuales para darse a conocer, la famosa “dificultad inicial”. Estar a la misma distancia del éxito que del fracaso.

¿Hay cuadros que te gustan tanto que has decidido quedártelos?

Sí, tenemos en el hogar un par de cuadros que no quisiera vender, (todo es cuestión de conversar, Joaquín)

Tu serie “Tras los pasos” parece inagotable, ¿cómo comenzó  y hasta dónde crees que llegará?

En la serie “Tras los pasos” miro circunstancias y actores que admiro: ponerme en sus zapatos, imaginar cómo sería, por ejemplo, un zapato de Dalí, de Chaplín, de Freud o Lola Flores. Luego va a depender de la fortuna, de poder hacerlo bien, expresar lo que quiero. También me abro a otro tipo de relatos. La pintura es un medio de expresión, un lenguaje de colores. Mucho por aprender.

 

Tras los pasos de Dalí

 ¿Se entiende mejor tu obra pictórica si se conoce tu obra teatral?

Son dos mundos que se complementan. Pero un cuadro, por hablar de la pintura, debe ser una historia lo bastante acabada como para hablar de sí.

¿Cómo te imaginas tu obra futura?

No lo sé; la evolución se da paso a paso y se suele arribar, por definición a un mundo desconocido. Imagino que pintaré cosas que aún no puedo imaginar.

Fuiste seleccionado por el Ayuntamiento de Valencia…contame…

Sí; es una selección de 30 pintores a nivel nacional, para hacer exposiciones por todo España. Lo particular es que han elegido como lugar de exposición, restaurantes conocidos. Puedes elegir por dónde comenzar, pero se te sugiere que lo hagas lo más cercano a tu ciudad. Comenzaré en Pamplona. Actualmente se visitan poco las llamadas Galerías de Arte, por lo que se invierte el vector: se lleva el arte a la gente; en este caso a un lugar de ocio placentero. Son exposiciones de un mes y medio, durante un año. Es la primera experiencia, ya te contaré.

LUZ  La dulce espera

Se vienen exposiciones en Argentina. ¿Se puede pensar que una vez allí tu obra llegará a Uruguay?

Del 15 de octubre al 15 de noviembre, expongo en Córdoba, Argentina y luego, diciembre, Mendoza. He recibido invitaciones de dichas ciudades; son lugares culturalmente muy activos. Con respecto a Uruguay, por lo mismo, no se me ocurriría exponer sin tener una invitación. Tengo con mi país, un vínculo, desde lo artístico, que no logro descifrar; sería para otra entrevista, que quizá me negaría a hacer. Exponer insume riesgos económicos y emocionales, que, más vale preservar.

 

Visite la web de este gran artista: www.paivastudio.com


 

 

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*