El carnaval más ancho del mundo. Por el escritor Joaquín DHoldan

La Balsa de piedra, una columna del escritor montevideano Joaquín DHoldan, quien vive desde hace 15 años en Sevilla.


El carnaval de Cádiz comenzó el 9 de enero con las preliminares; la última etapa del concurso será el 9 de febrero. Hasta ahí podemos decir que el carnaval de Montevideo es el más largo del mundo. Pero en Cádiz durante febrero se comienza a celebrar el carnaval, no me refiero al concurso en el Teatro Falla, sino a la fiesta, a esa fiesta que siempre debe ser más grande que un concurso. La compañía de Teatro “Las Niñas de Cádiz”, integrada por las hermanas Ana, Alejandra y Rocío López Segovia y Teresa Quintero serán las pregoneras del Carnaval de Cádiz 2018 y anunciarán el inicio de la semana grande de la ciudad el sábado 10 de febrero en la plaza de San Antonio.

Las agrupaciones juveniles actuarán en el Gran Teatro Falla los días 11, 12, 13 y 14 de enero; y las infantiles lo harán los días 20 y 21. O sea, no hay trampa contando como carnaval el de las promesas o el concurso de “murga joven”.  Oficialmente termina el 18 de febrero.

Pero además, luego de los 10 días de fiesta, el 25 de febrero empieza el llamado “Carnaval chiquito” o “Carnaval de los jartibles” (“jartible” de “harto” o “lleno”, en uruguayo sería algo así como “carnaval de los pudridores”, o de los “pesados”, o de los que les gusta tanto carnaval que no tienen suficiente nunca). Luego los conjuntos comienzan la ronda de ganadores con la que hacen giras por toda Andalucía (a Sevilla suelen llegar en Abril).

Quizás entonces, alguien nos insinúe que deberíamos renunciar al título de “Carnaval más largo del mundo”, pero no es necesario.

Juntos, ambos carnavales (que son dos fiestas de lo mismo), forman el “carnaval más ancho del mundo”. Ninguna fiesta popular tiene tantas cosas en común, son complementarias y a la vez diferentes y evolucionan de formas tan diversas para, seguramente, llegar a lo mismo. Más allá de las diferentes categorías: coros, chirigotas, comparsas, cuartetos, (salvo estos últimos que son una suerte de humoristas), el resto son grupos cantando. En especial las chirigotas (muy similares a nuestras murgas)  con mucha crítica y buscando la risa. Los grupos cambian de nombre todos los años en base a su espectáculo y de rueda a rueda se van cambiando los libretos (en base a la propuesta elegida) para buscar la sorpresa y mantener la emoción del concurso. Y si, también la gente protesta por los fallos, pero cuando termina la gente se vuelca a las calles a divertirse.

Hace un tiempo un periódico hizo un ranking de los mejores carnavales del mundo. El listado era: Río de Janeiro, Venecia, Oruro, Barranquilla, Nueva Orleans, Niza, Notting Hill, Tenerife, Cádiz y Sitges.

Sin embargo, nuestra ausencia en el listado no nos hace ausentes en Cádiz. Ciudad hermana de Montevideo, vive y disfruta intercambios y el único pregonero extranjero fue Jorge Drexler, que realizó una maravilla de espectáculo/ concierto, que mostró la esencia de nuestro carnaval. En uno de los mejores actos inaugurarles del carnaval de Cádiz hasta la fecha.

Nuestro carnaval viene de Cádiz. Pero en algún momento nos dejamos algo por el camino. Las murgas, preocupadas por la puesta en escena, por elaborar guiones con una propuesta transgresora del director escénico han dejado algo tan simple como hacer reír cantando, y peor aún, esto sí es algo que deberíamos solucionar, ¿por qué la gente no canta en las calles?

El corazón del carnaval de Cádiz no es el concurso, sino que es esa semana (la más corta del mundo) en donde todos están disfrazados en las calles (quien va con disfraz no paga transporte público)  y en cada esquina está cantando una “chirigota ilegal”.

Ese sería mi carnaval  de Montevideo favorito. Grupos de vecinos cantando en la esquinas, disfrazados y con la cara pintada. Ni prueba de admisión, ni puntajes. Cada grupo hace una propuesta (algunas muy atrevidas), entre todos escriben un libreto y ensayan para atraer a la mayor cantidad de gente.

Murgas ilegales cantando en las esquinas, les dejo esa propuesta. Me ofrezco como letrista, tengo algunos premios ganados en el Carnaval del ramón Collazo, los cambio a todos por una noche con un grupo de vecinos haciendo algo así de hermoso.


 

2 Comments

  1. Nuestros montevideanos conjuntos carnavaleros, incluidas las murgas, impelidas por la reglamentación de un concurso ideado por carnavaleros de escritorio,cada vez se han vestido mejor, cantado mejor, letras de buena poesía y cada vez se van alejando mas del sentir popular. Por algo cuando nos juntamos a comer un asado cantamos despedidas de murgas de 50 años atrás y mas. De las despedidas contemporáneas nadie recuerda ni una estrofa.-

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*