El transporte eléctrico pisa fuerte en nuestro país


Por Santiago Magni

En el mundo la bicicleta eléctrica ya es una alternativa de movilidad sostenible y saludable. Estos rodados eléctricos son una opción diferente para trasladarse de un lugar a otro en períodos de tiempo más cortos. Rondan los U$S 1.000 y U$S 1.400, alcanzan una velocidad de 30 km/h y pueden tener pedaleo asistido.

Carlos Belinky, especialista en el rubro de bicicletas eléctricas, habló sobre el funcionamiento de este medio de transporte ecológico, las ventajas y las dificultades por las cuales no ha alcanzado su boom en Uruguay.

“Las bicicletas eléctricas funcionan en general con una batería de litio que se puede recargar en cualquier enchufe hogareño. Los motores pueden ser diseñados para varios usos: plegables, mountain bike o de paseo“, según Belinky. Belinky cuenta con más de 40 bicicletas a la venta y cree que el mercado uruguayo está “verde“ en este negocio, y hay un error al creer que es un medio de transporte caro. “El precio promedio está entre 1.000 y 1.400 dólares. Todavía no está el asunto ecológico en la gente, está muy verde eso, y está también el asunto de los robos. Sin embargo hay modelos plegables donde vos podés subirla a un ascensor, por ejemplo“, comentó.

“Cuando dicen eléctrica la gente piensa en una moto, pero no, vos pedaleás y te va asistiendo. Tiene acelerador pero para usarla para subida, por ejemplo.  La ventaja de ésta bicicleta es que no necesitás ni registro ni patente, permitiendo un ahorro económico“, agregó Belinky. También está el ahorro de tiempo. Belinky contó que alquila y vende sus bicicletas en Tripadvisor, Google o Facebook y tiene clientes que demoran 20 minutos menos de ida y de vuelta a sus trabajos.

Por otro lado, Belinky cree que la bicicleta eléctrica es un producto “win-win, en el que la gente tiene que largarse. Le veo mucho futuro, hice un estudio de marketing y me dio que en dos o tres años iba a subir el uso de las bicicletas eléctricas“. La carga es similar a lo que consume una bombita de luz de 40 watts, dura unos 25o 30 kilómetros. “Para el 90% de la gente le alcanza para ir y volver al trabajo. Además, podés sacarle la batería y cargarla en el trabajo en tres, cuatro horas, así tenés para andar 50 kilómetros en total“, explicó. “Al pedalear asistido no transpiras, ese es un problema que tienen las bicicletas comunes, donde las personas necesitan de vestuarios o duchas en sus trabajos, porque llegan transpirados“, concluyó.

Los monopatines eléctricos y su auge en Montevideo

Hoy hay 200 monopatines Grin en 50 puntos de Montevideo (Ciudad Vieja, Pocitos, parte de la rambla y Centro, zonas de Shoppings y del World Trade Center). Grin, es una compañía latinoamericana, de monopatines eléctricos de uso compartido que apuesta por conectar a usuarios en sus viajes cortos para disminuir la dependencia del automóvil. El objetivo es ofrecer una alternativa de transporte diferente, conveniente, fácil, limpia y divertida.

La alianza entre Grin y Rappi -dos empresas que ya están trabajando hace unos meses- permite que los usuarios de Rappi que aún no bajaron la App de Grin conozcan el servicio. Si bien Grin se lanzó en UY hace pocos días, ya es una empresa que está en México, Santiago de Chile (Chile) y en Bogotá (Colombia).

Las contingencias están previstas y la seguridad para los usuarios de Grin son uno de los puntos que han tenido en cuenta.


 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*