Entrevista. Nahual llega con un espectáculo visceral a La Trastienda

Nahual presenta su nuevo espectáculo, “Rojo”, el próximo viernes 10 de agosto, por primera vez en La Trastienda MVD. Un concierto en formato banda, donde sonaran las canciones de siempre junto a los temas nuevos, con momentos íntimos de solos con guitarra y voz como nos tiene acostumbrados Nahual. Granizo conversó con el artista a propósito del show y el momento de su carrera en que se encuentra.


Santiago Cossarini (Nahual), nos da sus canciones y su alegría. Su poesía nos da la esperanza de participar en la nobleza de los seres humanos. Pulso vibrante, sensibilidad fina y elegante. Sus canciones pasan a través de las más intensas zonas de la pasión por la vida.

Un regalo de sinceridad, de arte, espontaneidad, amor y sabiduría.

Finalizando los años ’90, en su Argentina natal, Santiago Cossarini (Nahual) comienza a componer canciones y a presentarlas en vivo en formato solista. A sus jóvenes 19 años, mientras estudiaba piano clásico y filosofía, con su proyecto Ciervos del Universo ya realizaba conciertos en diferentes salas de la ciudad de Buenos Aires.

En 2010 forma el proyecto Nahual y en 2011 graba el disco De la Tierra, luego Del sol en 2014 y su último trabajo en 2016 es “Forastero”.

¿Por qué “Rojo? ¿Cómo comenzó a gestarse este show?

Rojo se refiere a lo visceral. Es un concepto en el cual busco hacer un show que queme, que encienda, que pasen cosas por dentro, intento que mueva algo dentro del espectador y de los que tocamos también. “No quiero juntarme con la gente que se calla”, es el nombre de un tema que va a sonar por primera vez en este concierto y hace alusión a esta idea de Rojo donde lo tibio no tiene lugar. La idea la tengo dando vueltas hace un tiempo. Rojo es el nombre de un disco que me imagine hacer, pero que aún no he realizado y bueno hacemos este concierto en parte anticipando ese disco que pronto verá la luz. El concepto y la idea surge tiempo atrás y me viene ayudando en lo musical, puntualmente en la parte de banda, Pedro Alemany.

En líneas generales: ¿Cómo describirías el sonido de tus trabajos? ¿Cuáles son tus principales influencias musicales?

Describo mi música como Rock acústico, Charly García, la música clásica, Bob Marley, ACDC, Silvio Rodríguez y Lenine son mis principales referentes

¿De qué te nutrís al momento de componer?

Mis canciones surgen de cosas que percibo y o experimento del mundo, de la naturaleza, de las relaciones, de la psicología, de la filosofía, de la galaxia.

Siempre son como comprensiones de momentos, contextos o periodos de mi vida. Son reflexiones. Siempre surgen como cierre de un capitulo o etapa y vienen a traerme como una especie de resumen o redondeo de cosas que ya pasaron.

¿Como arribas a la autodenominación de ¨comunicador¨ frente a la de simplemente ¨músico¨? 

Me digo “comunicador” quizás porque siento la música como un lenguaje para comunicar literalmente. Me importa más llegar y transformar que agradar sonoramente. En mi música los textos son bastante protagónicos. Prácticamente las canciones son poesías musicalizadas, aunque las componga inspirado en las melodías. En la adolescencia me interesé mucho por la filosofía, incluso fui a la universidad en Buenos Aires a estudiar esa carrera y luego me surgió componer canciones y siempre sentí que podía intentar compartir un mensaje en lo que escribo, mas allá de ser instrumentista. Incluso recuerdo a una profesora de piano que tuve, me decía que tenía que dedicar más horas diarias al estudio del piano si quería ser un gran concertista. Recuerdo que le dije que prefería dedicar mi tiempo a diferentes cosas, tales como salir a caminar por la plaza, sentarme a leer, tocar la guitarra, escribir poesía, etc. Como que volcarme a estudiar lo mismo por 5 o 6 horas diarias nunca me resulto. Siempre me intereso vivir mi vida en diferentes actividades. Creo que de allí he sacado el contenido de mis canciones, de andar por allí observando.

Has tenido la oportunidad de pisar diferentes escenarios en nuestro país y visitás asiduamente Argentina. ¿Cómo se da esa oportunidad de llevar tu música al otro lado río? ¿Cómo te recibe el público argentino?

Me gusta mucho ir a tocar a Argentina. Es un gran desafío para mí, ya que siento como que soy un extranjero en mi propia tierra. En Buenos Aires (capital), me ha pasado que encuentro un público más crítico, como menos abierto a recibir algo nuevo, como si me estuvieran midiendo, como si dijeran, ¿- “A ver que toca este flaco?”. Así y todo, cada vez que voy me van a escuchar personas que conocen mi música por internet y que me hace más sencillo todo. Siempre me llevo la sorpresa de que se acerca gente a saludarme al final y me deja saber cómo llego a las canciones y es muy estimulante. Es diferente en el interior de Argentina, allí siento que hay receptividad más natural, espontanea. Al igual que aquí en Uruguay.

¿Como vivís el proceso de pasar de sonar en los buses a tener videos con casi 400.000 reproducciones?

La verdad que es todo muy natural, ha sido todo tan despacito, tan gradual, que para mí es prácticamente lo mismo ahora que cuando me subí a un ómnibus por primera vez. Hay diferencias en la cantidad de gente que escucha mi música y todo lo que eso significa y me siento muy agradecido al poder vivir de la música, pero cuando comencé a componer temas también me sentía muy agradecido por todo lo que podía llegar a ser, por todo lo que vislumbraba, por la incertidumbre. ¡Por eso el sentimiento es parecido ahora y antes!! Al fin y al cabo, para mí todo es transitorio y lo que me importa es poder animarme a ir por más este donde este parado.

¿Sos un artista independiente por elección? ¿Cómo ves la escena musical en nuestro país?

En parte si y en parte no. Siempre he tenido la expectativa de ser ayudado y o promovido por algún sello, promotor o alguna empresa de la industria musical. La verdad es que nunca he tenido una propuesta que me resulte conveniente. En un principio me acerqué a algunos sellos y siempre tuve una respuesta negativa, o, en la mayoría de los casos, no obtuve respuesta. Fue así como me decidí por promoverme yo mismo y planifiqué hacerlo vendiendo cds en los ómnibus. La estrategia era vender entre 2 y 4 discos por día y así mandar mi música por las venas de la ciudad de Montevideo. Resultó bien desde el principio, ya que vendía un promedio de 5 discos por día. Con el tiempo cada vez fue funcionando mejor, y junto a otros músicos llegamos a vender hasta 15 discos por día. Con el correr del tiempo, desde el 2008 hasta la fecha he vendido unos 10000 discos caseros en los ómnibus de Montevideo, Ciudad de la Costa, en conciertos y tocando a la gorra en plazas y restoranes de Piriapolis, Colonia, Montevideo, Brasil y Argentina. Gracias a esto es que pudo vivir de la música y que mi música se ha hecho conocida.

Para este 10 de agosto anunciás un show en formato banda, donde sonarán las canciones de siempre junto a los temas nuevos. ¿Que nos podés adelantar sobre eso?

El concierto que se viene será un show mixto, donde habrá momentos muy íntimos (estaré solo con mi guitarra y con el piano por momentos) y se van a ir sumando músicos hasta llegar a ser cinco para sonar en formato de banda de rock. Estarán Pedro Alemany en guitarra eléctrica, Daniel Bentancur en percusión y coros, Rodrigo Calzada y Tato Bolognini (de 4 pesos de propina) en bajo y batería respectivamente, también va a estar cantando un tema la murga La Gran Muñeca y otros detalles que me reservo.

¿Cómo sigue este 2018?

Sigue con algunas presentaciones por Argentina en lugares donde nunca estuve. Estaré por el Gran Buenos Aires y por la Patagonia. También empiezo a grabar el disco “Rojo” en formato de Banda Visceral, ¡entre otras cosas!!  ¡Gracias por la oportunidad de compartir un poco sobre mi trabajo y mi mundo!!

Entradas en venta en RED UTS

 


 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*