Facundo de Almeida, director del MAPI: «Uruguay está en condiciones de jugar en las grandes ligas de la cultura»

Por Gabriela Cabrera Castromán


Hace calor en Montevideo y en la Ciudad Vieja, como cada enero, se observa un movimiento mesurado en oficinas y en entidades bancarias. En cambio, hay muchos turistas. En las peatonales Sarandí y Pérez Castellano se escuchan conversaciones en varios idioma y en la cafetería del Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI) los turistas eligen bebidas frescas luego de visitar las muestras. Tiempo de Sueños —con arte indígena australiano— concita especial interés.

Facundo de Almeida recibe a Granizo. El MAPI, que se caracteriza por una agenda intensa, no descansa en el período estival. Las diversas actividades del Museo dan cuenta de una gestión que responde a la realidad nacional e internacional y que busca posicionar al país en el mapa cultural de mayor jerarquía. Así, el Museo comenzó el año con varias novedades: una tarjeta de débito; la presencia en Vastari (un destacado servicio en línea para museos, coleccionistas y proveedores); el anticipo de una importante muestra de arte chino y la clásica programación de verano para niños.

Tarjeta de débito. La tarjeta de débito del MAPI es prepaga, no tiene costo ni las complejidades de trámite de los plásticos bancarios. La emite Gales Servicios Financieros y,  según explica el director del Museo, la iniciativa permite generar «una comunidad MAPI» para identificar y beneficiar a los seguidores del Museo con diversas bonificaciones: entradas 2 x 1 y visitas guiadas en la preinauguración de las muestras del Museo; descuento en talleres, tienda y café y otros beneficios externos con socios estratégicos (el Hotel Orfeo, por ejemplo).

«Gales, a partir de los consumos de la tarjeta, aporta un porcentaje al MAPI. Así, todos ganamos un poquito», agrega de Almeida con claridad expositiva. La tarjeta se gestiona a través de la página web del Museo con un sencillo formulario en el que se elige la sucursal del Gales en la que se desea retirar. Queda pronta para usar en 72 h hábiles y ya hay una veintena de plásticos emitidos. «Tiene una virtud especial para los docentes, nuestros amigos más queridos», agrega el director.  «Ellos pueden recaudar el dinero para las visitas, en vez de que los chiquilines lleven el efectivo a las escuelas. Esto también simplifica a los padres porque pueden depositar en RedPagos en la red de locales o en línea».

Próxima muestra. En 2020, el Museo Nacional de Arte de China realizará una exposición de pintura tradicional del país en Uruguay. La exhibición se desarrollará en tres capítulos e involucrará al Museo Nacional de Artes Visuales, al Museo Histórico Nacional y al MAPI, y se inaugurará en octubre a propósito del Día Nacional de China que se celebra el primer día de ese mes.

El vínculo con el museo oriental se inició a partir de la exhibición Uruguay en Guaraní —una significativa muestra de arqueología uruguaya— que tuvo lugar en abril y mayo de 2018. «Nuestra idea es generar intercambios porque en cultura hay cierto equilibrio de poder entre los Estados. En otros ámbitos —económico, poder militar, territorial, desarrollo industrial y reserva de materias primas— hay muchos desequilibrios, pero no en materia cultural porque todos los países tienen una producción para mostrar. Entonces, a China le interesa mostrar cosas de su país en Uruguay y también le interesó mostrar la cultura de Uruguay al ofrecer mil quinientos metros cuadrados en el principal museo del país», explica de Almeida.

Para el director del MAPI, Uruguay tiene un gran potencial por estabilidad, seguridad y tranquilidad, aspectos que favorecen el recibimiento de ciertas muestras. La diferencia radica en la gestión, «en animarse a pensar que lo tuyo es bueno, y en Uruguay eso se está dando. Las cosas que produce Uruguay son interesantes para el mundo, tendrán menos márketing que La Mona Lisa, pero no es que no haya públicos interesados en ver y apreciar los productos culturales de aquí».

El MAPI en Vastari, un mercado de exposiciones en línea. Vastari es el portal de los museos. La sede física de la organización está en Londres y la entidad, muy prestigiosa, nuclea al más selecto mundo internacional museístico. Los miembros, museos y coleccionistas, acceden a un catálogo en línea con material cargado por otros museos que incluye fotografías, planos de la salas y precio de las exhibiciones. El MAPI, el único uruguayo que es parte de Vastari, figura con tres propuestas: Uruguay en Guaraní; una síntesis de doscientas máscaras latinoamericanas que pertenecen al Prof. Claudio Rama y Sacbé, una muestra de fotografías de Javier Hinojosa (México) sobre arquitectura maya que fue parte del calendario 2013 del MAPI y que ahora es parte de su acervo.

El trabajo desarrollado durante la gestión de Facundo de Almeida ha colocado al Museo de Arte Precolombino e Indígena como intermediario cultural. «La exposición que vino de Rusia la llevamos a Buenos Aires y seguramente vaya a Brasil; la de Australia irá a Chile y a Argentina. El MAPI es responsable de esos traslados y por eso cobra», acota el director. Este rol los llevó a presentarse a Uruguay XXI (la agencia nacional a cargo de la promoción de exportaciones, inversiones e imagen país) con el propósito de exportar exposiciones. «Nos queremos profesionalizar —enfatiza el director—. Queríamos estar en Vastari y visitar la feria MuseumExpo que se hace en San Francisco este año, en mayo, donde se comercializan productos para museos».

Cuando el MAPI expuso Uruguay en Guaraní en el Museo Vaticano, en setiembre de 2014, los representantes de Vastari —que ya conocían a de Almeida— se enteraron y se contactaron con el propósito de que el Museo fuera miembro de la organización. A través de Uruguay XXI, el MAPI pudo pagar la membresía por dos años y al proyecto se anexó la visita a una gran feria internacional del rubro porque, como asegura el director del MAPI, «Uruguay está en condiciones de jugar en las grandes ligas de la cultura. Hay que animarse a más y primero profesionalizarse. El contenido cultural está y Uruguay es un superproductor de cultura. Este tipo de exportación vuelve al país, es un trabajo intensivo que genera empleo y visibilidad. Además, promueve el turismo y el comercio de relaciones políticas».

Vacaciones en el MAPI. El Museo, año a año, propone un calendario veraniego con actividades para niñas, niños y adolescentes. En 2020, la propuesta se desarrolla a través de talleres semanales: Tiempo de Sueños, Australia (narrativa); Con las manos en el barro (cerámica indígena); Descubriendo nuestro pasado (arqueología); Pintando en la prehistoria (arte rupestre). Las actividades comienzan en febrero, requieren inscripción previa, duran una hora y media y cuestan $ 250 por participante y por taller (con descuentos por grupo familiar).

Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI)

25 de Mayo 279, Ciudad Vieja

Programa de vacaciones: educacion@mapi.uy

Tarjeta MAPI

https://www.mapi.uy/comunidad_mapi.html

Tiempo de Sueños. Arte indígena australiano. De noviembre de 2019 a mayo de 2020, el MAPI muestra un conjunto de pinturas, esculturas, objetos y serigrafías que narra los últimos sesenta años del arte contemporáneo indígena de Australia.


 

1 Comment

  1. Hola Gabtiela! Te felicito por la nota y que promuevan conocer estas iniciativas. Incluiremos visitar este museo en próximas días a la capital.
    Cariños Rosella Falcone.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*