“Gambito de dama”: Cuando la vida es una partida de ajedrez

La nueva serie de Netflix ha arrasado con altos puntos de rating y es una de las más vistas estas últimas semanas en Uruguay.


Por Valentina Canoniero 

“Gambito de dama” relata la historia de una joven huérfana (Beth Harmon), cuya madre tenía antecedentes de inestabilidad emocional y, luego de su fallecimiento en un accidente de tránsito, es llevada a un orfanato. La serie está ambientada en la década de los 50-60’s. Una vez ingresada allí comienza la travesía de adaptarse a la institución intentando seguir los mandatos e instrucciones para en un futuro lograr ser adoptada, así como también desarrollar el rol que la sociedad espera.

Pero Beth comienza a sentir que no encaja en ese rol esperado y en esas actividades de instrucción y la comienza a ganar el hastío. En los momentos donde su maestra la envía al sótano a limpiar los borradores conoce a un funcionario de mantenimiento. Y su vida dará un giro que ni ella tenía previsto. Este funcionario juega partidas de ajedrez y Beth comienza a demostrar mucha curiosidad por el juego. Luego de varios rechazos, finalmente el funcionario cede y empieza a adentrarla en un mundo que para Beth es el escape perfecto a un entorno donde no encaja.

Luego de frecuentes partidas, ambos descubren que es muy buena para su edad. Con tan solo 9 años comienza a manejar las jugadas de forma excepcional, por lo cual el señor de mantenimiento- quien será el mentor de sus sueños- fomenta que la niña desarrolle aún más su potencial, integrándola así a un club específico de juegos de ajedrez.  

Existe otra temática dentro de la vida de Beth, vinculada a que en aquel entonces era frecuente dar tranquilizantes como rutina, incluyendo a las niñas del orfanato. La protagonista se hace adicta a ellos, y cuando los ingiere por las noches logra visualizar un tablero en el techo y así realizar jugadas en su mente que pone en práctica al día siguiente. En el futuro ése será su modo de mejorar el juego, que mezclará con el alcohol, algo que para la época era socialmente aceptable y bastante común.

El tiempo transcurre y Beth demuestra ser una alumna excepcional, por lo cual una familia finalmente decide adoptarla. Su padrastro debe irse por viajes de negocios y queda bajo la tutela de su madrastra. Están en bancarrota y les queda como única opción que la chica comience a competir en torneos de ajedrez buscando ganar algo de dinero. Al principio no supo la magnitud que tendría esto, pero con el tiempo, Harmon comienza a ganar y crecer más en el ámbito de los juegos de ajedrez, inclusive compitiendo a nivel internacional.

El rol de Beth en la vida, así como a nivel social y emocional muestran a una chica que bien podría decirse que representa al verdadero feminismo, donde lucha por sus sueños y sus metas personales, compitiendo en un mundo de hombres, donde la respetan por sus destrezas. Por otra parte, en el proceso de su adolescencia y transcurso de madurez, comienza un descubrimiento de sí misma, donde acepta que a veces también en la vida debemos saber perder. Ver en nuestro tablero de la vida cuáles son las partidas necesarias para resolver problemas o conflictos que se nos pueden presentar.

 “Gambito de dama” nos muestra también que, pese a las dificultades y pérdidas sustanciales que pueden ocurrir en la vida, siempre hay algo por lo que seguir adelante, aún si lo hemos perdido todo. 


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*