La experiencia cultural de viajar.  Por Mariella Fernández.

Escribe Mariella Fernández


e pregunté al diccionario la definición de la palabra “viajar”. La respuesta que me dio no representa en absoluto lo que realmente significa: “trasladarse de un lugar a otro, generalmente distante, por cualquier medio de locomoción”. ¡Por favor! ¡Qué pobreza de contenido!

Con las disculpas a los Reales Señores Académicos de la Lengua Madre, debo decir lo que realmente significa viajar, al menos para mí. Viajar es salir en busca de experiencias culturales únicas, irrepetibles, emocionantes, intensas, es aprender a reconocer y reconocerse, es entrar en la historia para encontrarse a uno mismo; es llorar ante una catedral, es sentir en la piel el efecto de las experiencias vividas hace 500 años por otro ser humano en el mismo lugar; es adquirir conocimientos para la vida misma. Viajar es aprender a valorar cada expresión de la idiosincrasia de un pueblo, tratar de absorber lo aprendido por otros en otro momento.

El primer viaje que hicimos a Europa lo titulé “Un viaje a la Historia del Arte”. Me preparé para que realmente fuera eso… Hasta hice un curso de Historia del Arte al que acudí durante un año consumiendo las ultimas gotas de energía del cuerpo cada lunes a las nueve de la noche después de haber gastado el casi total de ella cumpliendo con mi deber laboral que me permitiría seguir viajando.

Alguien puede entender que viajar con esta misión puede ser algo monótono o aburrido… y podría serlo si no fuera que yo intento extraer de una obra de Arte, de un museo, de un edificio, de una catedral, de una copa de vino a la orilla del Sena, de una baguette o un panini disfrutado en una callecita perdida, todo lo intangible que tiene guardado.

Dentro del  tesoro escondido en las obras de arte están las pasiones que envolvieron al artista. Ese artista único y maravilloso, era un ser humano con sentimientos, deseos, pasiones contenidas y de las otras. Si se observa no solo con los ojos, las obras de arte trasmiten los olores del taller, el aliento alcohólico del artista que, conociendo que la inspiración estaba en el fondo de la botella, bebía hasta llegar finalmente a liberar la musa. La obra de arte, cualquiera que esta sea, cuenta la historia de amores imposibles o prohibidos que envolvieron al autor, además de la otra historia que se muestra a simple vista.

La experiencia cultural se complementa tratando de vivir lo que el artista: probar el mismo vino, caminar las mismas calles, dejarse llevar por el amor. Y esa copa de vino bebida a la orilla del Sena, en realidad me trasmite la historia de la tierra, de la gente que vive en ella y dedica un año entero para que la fruta entregue toda la información de lo que presenció. Y esa copa de vino me habla de los amantes que bebiendo liberan sus sentimientos al lado de ese río, único y maravilloso testigo de tantas traiciones, muertes, amores, que terminaron forjando la característica de un pueblo.

Perdón Reales Caballeros Académicos, viajar no es ir de un lugar a otro por algún medio de locomoción, es estar en un lugar y al mismo tiempo en muchos, extrayendo experiencias, vivencias, intensificando el significado de VIVIR.


 

12 Comments

  1. Me quedo emocionada y sin palabras frente a lo bien dicho ycaptado de la maravillosa experiencia del viajar.
    Sólo un alma sensible y sabia puede extraer todo eso que se expresado en este texto.
    Gracias Mariella!
    Inicias un blog con tus experiencias????

    • DE ACUERDO CON AMBOS COMENTARIOS.DEBERIA ESCRIBIR UN LIBRO DE SUS VIAJES,ESCUCHARLA CUANDO LOS COMENTA ES COMO HABER HECHO EL VIAJE CON ELLA.

  2. Felicitaciones colega!!!!! Divino relato al que me sumo desde lo más profundo de mi alma de viajera, y que me deja enganchada para el siguiente desde ya!! Y lo espero con el vino en la callecita pérdida!

  3. Comparto totalmente la reflexión. Las vivencias de cada viaje hacen de cada uno una nueva persona que se apropió de un patrimonio que nunca perderá.

  4. Mariela querida, felicitaciones!
    Como alguna vez leí: si quieres que algo ocurra: viaja; si quieres olvidar lo ocurrido: viaja; para festejar: viaja; para olvidar: viaja. Qué vivan loa viajes y aprovechar la experiencia al máximo! Gracias por decir lo que muchos pensamos.

  5. Felicitaciones por incursionar en la escrutura del relato de vivencias de viajes y con tal intensidad.
    Denota rigirosidad descriptiva y conocimiento de la temática.

  6. Gracias Mariella, hermoso relato dónde no solo nos regalas un viaje intenso sino también nos permites descubrir y conocer tu ser… único en el universo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*