“La magia del stand up radica en que la gente lo descubra todo contigo por primera vez”  Con Leandro Ureta  

El pasado domingo 7 de abril, volvió a las carteleras del Under Movie “Buenas noches Muchas Gracias”, consagrando su quinta temporada, la cual se presentará durante todo el año 2019. Elenco que se ha formado en el 2015, hoy sigue pisando fuerte. Sus integrantes son Diego Domínguez, Eduardo Fernández, Fernando Dias, Gabriel Korytnicki, Hernán Prieto, Leandro Ureta y Matías León. Granizo habló con el comediante Leandro Ureta, de 33 años.


Por Amparo De Joan

¿A qué edad y en qué circunstancias conociste el stand up?
Yo estaba trabajando en un call center, hacía cinco años que desempeñaba actividades de servicio al cliente. Allí conocí a un compañero, con el que en cada almuerzo solíamos ser las personas que hacíamos reír a los compañeros de trabajo. Pero nada similar a algo que pudiera ser artístico. Mi compañero sabía de unos talleres acerca del stand up; yo no sabía absolutamente nada qué era el stand up, no sabía cuál era el significado de esa palabra. No conocía referencias ni en español ni en inglés. Tenía un dinero ahorrado y quería hacer un curso de diseño gráfico, porque tenía dotes a la hora de dibujar y quería mi independencia laboral, pero en lugar de eso invertí 400 dólares en un taller de stand up que duraba tres meses. Ahí fue mi primera subida a un escenario, en el 2010, y desde ese entonces no pare. El año que viene estaría cumpliendo 10 años.

¿Qué es el humor para vos?
El humor hoy por hoy es un código escénico con el que me manejo muy bien. El trabajar tanto con el humor en la vida diaria, me ha hecho ser un poco más introvertido y un poco más pausado a la hora de decir las cosas; tal vez en el mano a mano me cuesta un poquito más hacer reír de lo que me cuesta arriba del escenario. Pero sin duda, es una forma de expresarse, de comunicarse y de arrancarle a la otra persona un pedacito de alma para quedártela uno por un rato. Es algo que alimenta tanto a quien genera el humor como a quien lo recibe.

¿Hay algún momento en el que podés disociarte del personaje?
En realidad el stand up, particularmente, es como un alter ego o una persona escénica, no es tanto un personaje. Hay algunas personas que podrían llegar a hacer un personaje arriba del escenario, pero por lo general es una exageración de una persona escénica que está basada en la realidad, por lo cual, en realidad a mí no me cuesta. Arriba del escenario soy como yo mismo pero con un plus de herramientas artísticas y de exageraciones sobre la realidad y algún pensamiento retorcido. No es algo tan alejado de la realidad y a su vez es algo bastante diferente, pero no cuesta. La diferencia del comediante arriba del escenario y abajo del escenario se nota mucho.

¿Cómo surge “Buenas noches muchas gracias”?
Surge en el 2015, buscando imitar a otros que ya lo habían realizado. El hecho de juntarse, formar un elenco y estar en un ámbito teatral. Entre el 2015 y el 2016 hubo muchos compañeros que incursionaron en llevar un elenco al teatro, y nosotros quisimos hacer lo mismo. También viendo lo que estaba pasando en Argentina. Y ahí nace. Al principio con un elenco más rotativo y después, con el paso de los años, el elenco se redujo y se mantuvo, y ya tiene tres años laburando juntos. Surge también como una forma de aunar esfuerzos, es más difícil para un artista que no es conocido convocar y llenar una sala de teatro. El comediante de stand up está acostumbrado a ir a un bar donde los que convocan son las papas fritas y la milanesa; entonces esto era una forma también de probarse a uno mismo. Y para no hacerlo solo, hacerlo contenido con un grupo de colegas que trabajen todos para un mismo fin.

¿Hay competencia entre ustedes?
Creo que en este rubro tan individualista no, porque es un monólogo donde se sube uno solo ahí arriba. La competencia es más con uno mismo que con el otro. Puede haber algunos comediantes que sean más competitivos y menos competitivos. Pero la verdad, es que cuando uno se pone a laburar en serio y de forma profesional, los desafíos vienen a vos y no a la competencia, entonces no te da el tiempo. Si, está bueno mirar para el costado y ver qué están haciendo los demás para ver lo que queres hacer, a donde queres llegar y lo que no queres hacer. Pero, por lo menos en mi experiencia, ni siquiera llega a ser una competencia sana, porque no es competencia, sino un trabajo muy individualista que no te deja ser muy competitivo.

¿Se podría decir que pueden vivir de esto?
Hay varios colegas que viven del humor, capaz que no específicamente del stand up en sí, pero sí del humor. Se puede vivir del humor, se puede vivir haciendo stand up en teatros, en boliches, animando fiestas privadas, casamientos, despedidas, cumpleaños, dando talleres de humor para los nuevos comediantes, a aquellas personas que tienen inquietud de incursionar en el rubro, etc. Son diferentes patas de una misma mesa que es lo que te da de comer y tenes que meterle a todo, porque si no es imposible. Obviamente que hay algún comediante super exitoso que le va muy bien y que se podría dedicar solo a actuar en el teatro y le daría muy bien. Hay otro par, como yo por ejemplo, que diversifica un poco más. Hago de todo un poco, siempre dentro del humor. Hay otros que no pueden, porque tienen otros trabajos, otras inquietudes en su vida, otras responsabilidades y el humor no es su carrera, no es su profesión, sino es más una actividad que desarrollan y punto.

¿Cuánto de guión y de improvisación hay en el espectáculo?
La mayoría de las veces es un 95 por ciento guion y un cinco por ciento librado al azar. Hay excepciones de momentos que suceden y ta, son como cosas aisladas. Cada tanto te puede pasar que de repente salís y haces 10 minutos y cinco fueron improvisados, pero son cosas que pasan muy de vez en cuando. La magia de stand up, el truco para mí, radica justamente en salir y decir algo que parezca que lo estás diciendo por primera vez, que la gente lo descubra todo a la par contigo por primera vez. Ése es el truco, hacer que la gente sienta que vos estas diciendo algo por primera vez, y en realidad vos ya lo pensaste y dijiste un montón de veces antes.

¿Los guiones lo hacen en conjunto o cada uno realiza el suyo? ¿Qué rol tiene el resto de los componentes del elenco en la creación de cada monólogo individual?
Los guiones se hacen en forma individual, cada uno trabaja su guion, ya que no hay un hilo conductor, no hay algo que aúne los materiales. Sí después leemos entre nosotros, nos ayudamos con algún chiste, con algún remate, con alguna idea, pero la verdad es que el trabajo es prácticamente individual. Hay un tema que es interesante y es que el trabajo del comediante, a diferencia de otro trabajo, se basa en su propio criterio a la hora de escribir. Entonces uno escribe algo que cree que es gracioso, pero, no es hasta que sube al escenario y lo prueba, y comprueba si realmente es gracioso o no, la posibilidad de error es abismal. Es gigante. Lo que tiene de bueno es que si vos vas a un show el día de estreno, y de repente vas al mismo show dos o tres meses después, va a variar. Porque ya los chistes tienen rodaje, ya probaste, sacaste cosas, sumaste y va mutando, cambiando. Es como que un monólogo, el mayor tiempo está vivo, no es que lo escribas y es eso y ya está. Cuando funciona y es perfecto sí, pero no siempre pasa eso.


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*