“La música está en todas partes”. Entrevista a José Ramírez, de Latasónica

El  próximo domingo 13 de mayo Latasónica festeja 18 años de vida. Será a las 20 horas en el Teatro Solís. La banda ejecutará un show con repertorio propio y más de 50 invitados. Además, interpretará en vivo, por primera y única vez, la música del audiovisual que la banda produjo por el centenario de La Cumparsita. Granizo conversó con José Ramírez, integrante de Latasónica, a propósito del camino recorrido.


Entrevista de Ariel Ugolino

La banda se propone realizar un show como celebración de sus 18 años de trabajo y brindar una experiencia que promueva la diversidad cultural, la convivencia de lo tradicional y lo nuevo, y siempre tratando de poner énfasis en la identidad cultural uruguaya.

¿Cómo surge Latasónica?

Latasónica surge de los talleres que dictaba en forma gratuita la Intendencia en los distintos barrios de Montevideo. Esto fue durante el año 98 y nuestro docente fue allí Nicolás Arnicho. Surgimos entonces allá por el año 99 al finalizar estos talleres. Nicolás Arnicho tenía en ese momento La Tribu Mandril. Entonces hubo una activación de marca para un jugo instantáneo que consistía en un trio eléctrico que tocaba por la rambla de Montevideo a paso de peatón. Y cuando paraba en la playa tocaba la Tribu Mandril. Entonces la primera conformación de Latasónica fue la selección de músicos que hizo Nico para subir a ese trio eléctrico. A partir de ahí empezamos a tener un poco de visibilidad y a tocar en lugares públicos como cuando nos metíamos en las ferias… íbamos hacia donde estaba el público. Ahí empezamos a mostrarnos y empezaron las demandas. Entonces Nico Arnicho nos dijo que teníamos que armar nuestro propio camino con esto y avanzar. Entonces allá como un grupo de estudiantes empezó Latasónica para transformarse en lo que es hoy.

¿Cómo es el proceso de selección del material y creación del instrumento?

Esto tiene mucho que ver con la búsqueda de los sonidos. La creación de la música viene a veces del objeto o a veces viene la creación musical primero. Se arma la partitura, se generan maquetas, bocetos de cosas y se prueban y ahí se va cambiando el instrumento. Vamos decidiendo si vamos a ir por tal o cual instrumento. Sobre todo pensando en la tímbricas básicas que hay de los objetos, que son los plásticos y los metales. Después hay otras mezclas como adentro del plástico el arroz, nylon o distintos tipos de palos con los que golpeas que te da distinta sonoridad. Y después hay algunos instrumentos que los crea un luthier. Por ejemplo el “tubofono”, que es ese aparato con tubos que se percute con chancletas, lo mandamos a hacer. Nosotros queríamos tener una especie de piano, algo que hiciera la música melódica y lo mandamos a un lutier, Cacho Rodriguez, que tiene sus productos Cachimbo y nosotros usamos varios de ellos.

Además de crear ritmos y sonidos increíbles con elementos reciclados. ¿Buscan con ello dar algún mensaje?

El mensaje que nosotros queremos dar es que la música está en todas partes. Que se puede hacer música cuando uno quiera. Y de alguna manera lo que profesamos es eso. A nosotros nos gusta hacer música con esto, entonces es como que podemos hacer lo que nos gusta en cualquier momento. Obviamente que va implícito todo un mensaje de la reutilización. Nosotros lo que hacemos es tratar de no desperdiciar, de incluir objetos de desecho en la música y muchas veces transformarlos. Le buscamos tal sonoridad a tal objeto hasta que nos de el sonido que queremos. En ese proceso hay cosas que se descartan y se reutilizan para otra música o le damos hasta que podamos encontrar el objeto que queremos porque nos da la nota o tímbrica que necesitamos.

¿Quiénes conforman Latasónica?

Fernanda Bertola, Laura Ganz, Andrea Silva, Francisco Silva, Sergio Amon, Ismael Bertola, William Araujo y José Ramírez. Esos somos los músicos. Después hay un equipo de técnicos sonidistas e iluminadores y asistentes de escenario. Puntualmente ahora para este show se suma la dirección de Jimena Márquez.

¿Y si quisiera aprender percusión?

En principio tenés que tener ganas y con eso ya alcanza. Latasónica da talleres. Tenemos un proyecto que tiene varias patas. Una son los shows para adultos y para niños. La otra pata del proyecto tiene que ver con la docencia. Impartir clases, trasladar y compartir conocimientos. Esto lo hacemos en el lugar que nosotros tenemos, el mismo donde ensayamos. Y después hay otra pata del proyecto que tiene que ver con el segmento corporativo, con la consultora de comunicación Improfit con la cual hacemos talleres para empresas. Donde estas tienen una experiencia musical, de aprendizaje y ejecución… de poder terminar tocando todos un mismo tema. Una actividad ultra emocionante y de descarga increíble con personas que nunca se imaginaron que iban a poder en una hora y media hacer música con tachos de basura. Pero si querés aprender de esta percusión con Latasónica tenés que venir a los talleres. Hay dos instancias al año que son de tres meses cada una con un encuentro de una hora y media por semana. Y si no hay intensivos que generalmente son en febrero y en setiembre, donde muchas veces viene gente del interior y también han venido del exterior.

¿Cómo responde el público cuando hacen intervenciones urbanas?

El público se acerca, mira, disfruta. En ese proceso que nosotros hacemos de llegar, sorprender, seducir en base a la virtud y después pedirle la interacción al público. La gente primero te mira mucho, te mide y después se termina entregando a la escena que estas proponiendo. Nos va muy bien cuando hacemos ese tipo de cosas. En un momento Latasónica laburaba mucho con eso, el principio de Latasónica era tocar en la calle y nos fuimos desarrollando en otros escenarios.

¿Han hecho giras por el exterior?

Hemos estado en Buenos Aires en distintos eventos. Hemos ido a tocar a lugares, boliches, centros culturales y demás. Fuimos al Primer Encuentro de Percusión de Ciudad de Buenos Aires hace varios años. El año pasado fuimos al Festival Interamericano de La Canción Infantil. También tuvimos la suerte de ir a Barcelona a un intercambio entre músicos de Catalunya y músicos de Montevideo, muy interesante. Se dio en distintas zonas y lugares de Barcelona con una respuesta alucinante también. Para este año tenemos un par de invitaciones de las que estamos esperando confirmación para festivales en Brasil. También invitaciones que nos surgieron a partir del encuentro de música infantil que tenemos que terminar de concretar y que ojala podamos ir.

Si tuvieras que hacer una retrospectiva de estos 18 años, ¿qué dirías?

La retrospectiva tiene que ver con el cambio. La transformación de un grupo de alumnos en una banda de música. Además, una banda que ofrece una performance que tiene que ver con el movimiento, lo coreográfico, lo escénico, lo actoral. Por otro lado, la retrospectiva es ver la entrega, la capacidad de trabajo. El ser muy responsables con el producto que hacemos, con la composición y con la tarea artística. Cuidarla lo más posible para poder rendirle al público que te llama algo que el convenza de lo que va a ver. Desde el comienzo solo estamos Sergio Amon y yo, pero ya la mayoría hace años que está en el proyecto. Esto tiene seguramente sus cosas complejas, ¿cómo decirlo? Muchas veces los grupos tienen eso de que se van achanchando. Pero por otro lado está todo el conocimiento. Y el respeto y el cariño con el que se labura que creemos es parte del secreto de mantenerse tantos años. Respetar mucho el laburo del otro, de los compañeros. Laburar para exigirse también pero es re importante eso, estar con buena gente. Si alguien se va del grupo y hay que reponer un rol tratamos de mirar muy bien distintos aspectos, no solamente lo técnico. Mas tratándose de una banda que ya tiene un carisma, una forma de trabajar y demás. Siempre obviamente abierta a mejorar pero ya con una base de trabajo que tiene mucho de responsabilidad y de que el laburo salga como queremos, como nos parece que se merece la gente.

¿Qué van a mostrar este 13 de mayo en el Solís?

La gente se va a encontrar con una banda de percusión que suena fuerte y solvente. Se va a encontrar con un show donde vamos a hacer temas de los distintos años pero en versiones arregladas para esta ocasión. Se van a encontrar con artistas invitados que han pasado de alguna manera por la trayectoria de Latasónica. Y están muchos de los que admiramos mucho y que nos han marcado también en algunos intercambios. Siempre se aprende de esta gente que tiene más años y que hace cosas buenísimas. Entonces ahí tenemos a Hugo, Rosana, Popo, Christian Cary, Nico Arnicho ni que hablar. Después hay otro montón de artistas, el Coro Rapsodia. Un grupo emergente como es De Las Chapas, un grupo de percusión que hace tap que están empezando y que para nosotros esta bueno darles un espacio. Y se van a encontrar con la versión en vivió del homenaje que le hicimos a La Cumparsita el año pasado. En ese video que hicimos con un montón de invitados no estaba Hugo pero va a estar en el Solís. Video que quizás lleva más de un millón de reproducciones en Facebook y más de 83.000 en Youtube, una cosa de locos que nunca pensamos que fuera a ser así. Entonces se van a encontrar con un espectáculo que recorre el repertorio de Latasónica, temas nuestros que van a ser tocados por nuestros invitados y nosotros vamos a tocar temas de ellos. Como un encuentro de amistad y que trata de mantener eso de la música uruguaya que Latasónica es una banda de música alternativa que a veces cuesta identificarla más allá de que creemos que estamos identificados con la percusión en el Uruguay, sobre todo por la trayectoria pero… nada, es un espectáculo que le va a volar la cabeza a la gente. Las versiones que estamos logrando en la fusión con los invitados son increíbles. Por el disfrute que vamos a tener por tocar alado de ellos y creemos por lo que potencia a nuestra música el acercamiento de ellos. Asique estamos copadísimos con esta propuesta que pudimos elaborar para que la gente vea a una Latasónica potenciada, recargada.


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*