Medellín: la ciudad de Fernando, Carlos y Pablo

Desde Colombia, por Daniel Noya


Dejar un pequeño y hermoso pueblo como Villa de Leyva y pasar a una ciudad gigantesca no algo que me guste mucho. Visitar Medellín era una tarea pendiente. Más que tarea fue un placer enorme y otra vez, en el viaje, me dejo sorprender y ganar ya que Medellín es una ciudad que enamora y te obliga a quedarte varios días. Esos dos días que me marqué para Medellín quedaron muy cortos y ya van varios más.

Medellín es la llamada “ciudad de la eterna primavera”. Es una ciudad enclavada en un valle entre las montañas y con un clima muy agradable y con vistas espectaculares para donde mires; es como que la ciudad fue subiendo y conquistando la montaña creando una hermosa combinación.

Un punto que hay que mencionar es la calidez de los “paisa”, el gentilicio de la región de Antioquía. La amabilidad y el recibirte con un buen café son su tarjeta de presentación.

Medellín es la ciudad fénix que resurgió del fuego y de la gran violencia de las décadas anteriores. Es una ciudad que se está modernizando y creciendo. Debo reconocer que Medellín no estaba en la lista de puntos para visitar en el viaje. Tenía en mi mente los recuerdos de la Medellín de cuando era chico y veía las noticias en los años 90 y todo era violencia y muerte. Por suerte incluí visitarla y puedo ser testigo así de esta metamorfosis en tan poco tiempo de la ciudad que está dejando su triste pasado pero sin olvidarlo.

Es una ciudad que palpita y que se mueve todo el tiempo. Posee cierto aire europeo con elemento s de distinción y elegancia  y con un metro que acerca a la ciudad y que la hacen muy cómoda y accesible. Cuenta con hermosos edificios pero cada tantas cuadras aparecen rincones verdes y descontracturantes  entre ellos el Parque de los Pies Descalzos. Aquí la idea consiste en descalzarse pisar arena y luego refrescarse en el agua de la fuente. Uno queda con una sensación muy linda y más si eres viajero y tus pies son tu herramienta esencial.

Es una ciudad que empieza en el valle y se extiende subiendo las montañas. Por si fuera poco, Medellín también tiene el sistema de Metro Cable. Este nos permite viajar subiendo por las montañas y ver todos los rincones de Medellín. Esto lo hice para  visitar el mayor pulmón que tiene Medellín que es el Parque Arví. Arrancas desde la estación Acevedo y luego comienzas el ascenso hasta dicho Parque.

Un lugar muy destacado es la llamada Comuna 13 y sus escaleras mecánicas. Barrio lejano de Medellín que se caracteriza por sus casas y calles apretadas y su cultura grafitera. Las escaleras son el medio para adentrarse y obtener las mejores vistas.

Tras varios días de vagar y de sentir Medellín siento que hay tres personajes que se adueñan de la ciudad, por lo menos en mi mente: Fernando, Carlos y Pablo.

Uno es el gran artista Fernando Botero. Es un icono de la ciudad y sus esculturas pueden ser vistas en la llamada Plaza Botero, plaza central de Medellín. Es una hermosa donación que hizo el artista a su ciudad natal. Es un museo al aire libre ubicado en el corazón de la ciudad. Aquí podemos apreciar 23 monumentales obras del artista paisa.

Botero es dibujante, pintor y escultor colombiano, reconocido por trabajar en sus obras con una importante voluptuosidad y exuberancia. Esto despierta la curiosidad y la atención y convierte su arte en una verdadera belleza monumental. Entre las obras podemos destacar Hombre a Caballo, Soldado Romano,  Maternidad, Mujer con Espejo, Mujer con fruta, Hombre Caminante, Mujer sentada, Mujer reclinada, Hombre vestido, Eva, Adán, Perro, Gato, Caballo, Esfinge, Caballo con bridas, mujer vestida, entre otras.

Otro personaje que está atado a Medellín es nuestro Carlos Gardel. Medellín es la ciudad donde muere en aquel accidente de avión en 1935. Aquí empezó el mito. En un día de descanso en la ciudad camino y llego hasta su plaza pegada al Aeropuerto de la ciudad.

Por lo que pude averiguar, en Medellín se escuchaba tango mucho antes de la muerte de Gardel. Y hoy en el barrio de Manrique en Medellín el tango sigue vivo y la música sale y recorre sus calles.

El fin de Carlos y el comienzo del mito de Gardel se dio el 24 de junio de 1935 cuando en el despegue en Medellín la aeronave se salió de la pista y chocó contra otra. Iba con destino a Cali.

Y el último personaje y no tan celebre como los anteriores es Pablo Escobar. Medellín es la ciudad donde el formó su cartel y donde reinó literalmente unos cuantos años. Es importante aclarar que Medellín sufrió un cambio positivo y se encuentra en un gran trabajo tratando de superar la violencia del pasado. Como ya dije Medellín está en plena modernización y exorcizando todos sus fantasmas del pasado. A unos 80 kilómetros de Medellín se encuentra la ciudad de Guatapé y aquí visito la Finca La Manuela, el lugar preferido de Escobar y donde él tenía a su gente y a su familia. Se llama así en homenaje a su hija. La Manuela era una de las 80 propiedades que se le conocieron al líder narco. Hoy la maneja quien era el mayordomo de Escobar. Para llegar tomo una lancha y llego a la finca. Esta todo derrumbado y quemado ya que fue explotada por los “Pepes”. Estos son los llamados Perseguidos por Pablo Escobar y fue un grupo paramilitar integrado por narcotraficantes ex socios de Escobar y financiado principalmente por el Cartel de Cali, argumentando ser perseguidos por Escobar y diciendo que sus actos son justos.

Estos quisieron asesinar así a Escobar pero la noticia se filtró, le llegó a Escobar y pudieron vaciarla. Al poco tiempo Escobar encerrado y sin escapatoria decide matarse en Medellín. Hoy la finca se encuentra en un largo trámite judicial ya que el Estado colombiano quiere quedarse con la finca pero el ex mayordomo señala que hace más de 25 años la está atendiendo y cuidando. La ley colombiana señala que si alguien habita una propiedad vacía por más de20 años le corresponde su propiedad. Esto fue luego de la muerte de Escobar cuando la viuda del mismo le encarga al ex mayordomo su cuidado. Luego ella se va para Buenos Aires, pero esa ya es otra historia. La muchacha que nos hace la explicación me enseña las dobles paredes del lugar donde, al parecer, Pablo guardaba el dinero y que toda su gente fue a sacar cuando supieron que el fin estaba cerca. Ella dice que nunca se encontró nada en las paredes.

Pablo Escobar es el fundador del Cártel de Medellín, grupo que manejó el negocio de la cocaína desde su producción hasta su consumo, manejando más del 80% de la producción mundial. Escobar rápidamente se fue convirtiendo en el jefe de la mafia en Colombia y en uno de los hombres más ricos del mundo.

Como hombre ambicioso que era, Escobar va a ir por más y va a meterse directamente en el mundo de la política, ocupando un escaño como representante a la cámara en el Congreso en 1982. En 1989 Escobar declaró la guerra total contra el gobierno de la época. Organizó y financió una extensa red de sicarios que asesinó a miles de personas y perpetró actos terroristas con el empleo de coches bomba en las principales ciudades del país que desestabilizaron al mismo. Esto hizo que Pablo Escobar se convirtiera en el criminal más buscado a comienzos de los años 90.

En 1991 aparece en Colombia una nueva Constitución y también la prohibición de la extradición de colombianos a Estados Unidos. Ante este nuevo escenario, Escobar decidió someterse a la justicia y entregarse con la condición de ser recluido en una lujosa cárcel. La realidad de Escobar no había cambiado mucho y él seguía manejando todo tras las rejas. Es así que el gobierno decide cancelarle los buenos tratos, por lo cual Escobar se dio a la fuga. Aquí comienza la gran búsqueda del líder narco y finalmente fue tiroteado en Medellín. En la finca nos cuentan que Escobar decide quitarse la vida y que no fue asesinado por la policía. Se señala que esto fue algo inventado para darle el prestigio a la policía de que fueron ellos los que capturaron a la persona más buscada del momento.

Dejo Medellín con mucha fascinación por su gente y sus historias. Es que de eso mismo está conformada la riqueza de una ciudad, de un pueblo: de su gente y sus historias.

En breve dejamos la ciudad y nos vamos para una Colombia desconocida: El valle de Cocora y el Parque de los Nevados. Vamos a la fría Colombia.

 


 

3 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*