Historia de Los Portones de Carrasco

Por Valentina Canoniero


Si hablamos de Portones de Carrasco, no hacemos referencia al centro comercial sino más bien al origen del barrio Carrasco y todo lo que hay detrás de él. Remontando a 100 años atrás, el barrio Carrasco es llamado así por Salvador Sebastián Carrasco quien fue uno de los primeros pobladores de Montevideo y como novedad fue tío abuelo de José Gervasio Artigas, quien tuvo estancia en esa zona.

“Alfredo Arocena adquirió los terrenos en 1907 y en 1912 creó la sociedad anónima Balneario Carrasco, un barrio jardín diseñado por el francés Charles Thays. El Balneario Carrasco, iniciando la compra de los primeros solares fue con la administración de Dr. Alfredo Arocena, D. José Ordeig y D.Esteban Elena, la cual dio la llegada a nuevos pobladores a la zona.”

De forma masiva y expansiva, la ciudad jardín obtuvo un gran  desarrollo, primero que nada se construyeron canteros, plazoletas, viviendas, plazas y se comenzó por plantar árboles logrando así diferentes tipos de vegetaciones.

Luego se realiza la instalación eléctrica y se  implementan tren vías urbanizando su paisaje costero, la zona era de indudable belleza, llena de rocas, cuenta con una amplia e inmensos médanos de arena y montes de eucaliptus de toda la zona.

Todo esto como punto  turístico importante derivo a la construcción del majestuoso hotel “El Gran Hotel Carrasco” el cual fue inaugurado oficialmente en 1921 considerado como una de las obras más importantes de América del Sur de la época, donde tenía ornamentando su arquitectura con obras esculpidas en mármol de origen Europeo como:  El Sueño, Meditación, Descanso, Una Espina,El Sueño, Meditación, Triunfo, El Vigía y La Vendimia,

Muchas de las obras que estaban en proceso se vieron detenidas por la primera Guerra Mundial,  pero luego se continuaron.

En 1921 fueron inaugurados el Hotel Casino Carrasco y la iglesia Stella Maris. En sus inicios las residencias eran utilizadas en el verano, por los habitantes del centro de la ciudad, luego pasaron a ser residencias permanentes.

Con el paso de los años el barrio se  convirtió en la zona residencial más lujosa de la ciudad, donde hoy por hoy está la clase social alta.

Y es que aquí se lo tiene todo: ramblas para matear o pasear, el Parque Rivera con mucha fauna y  flora novedosa y su lago. Esto se logró gracias a  Pierre Durandau.

El parque también fue escenario para “Voces Anónimas” y la leyenda de “La llorona” que asustaba a todos en aquel entonces, aunque ahora tal vez suene gracioso.

Y hasta aquí una breve reseña histórica, pero esta historia también es vista desde la perspectiva de aquel entonces de una niña de 12  años quien se mudaba allí con su madre  y  hermanos y concurrió a la escuela Portones de Carrasco, cerca del resto de su familia los cuales vivían en Punta Gorda como los abuelos y en Malvín los tíos.

Ella recuerda las travesuras en 6º de escuela (la 283) habiendo cambiado su paradigma de lo que era una escuela ya que el paradigma con el que  se guiaba era el de colegios religiosos.

Recuerda también el liceo Nº 20 Joaquín Torres García, los compañeros todos nuevos que iban a la Asociación Cristiana de Jóvenes a prácticar la gimansia aburrida curricular.

También el liceo Nº15 Ibiray donde fue conejillo de un plan piloto y más tarde parte de su adultez concurriendo con sus amigos a matear y ver puestas de sol a la Virgilio o Plaza de la Armada, aquellas puestas de sol eran increíbles. Al igual que la Playa Verde y la de los Ingleses.

Esa niña que llegó al barrio a los 12 y se fue con 25 años recuerda con ojos lagrimeantes y emotivos esa etapa de su vida.


Fuente consultada: https://es.wikipedia.org/wiki/Carrasco_(Montevideo)

Fotografía: Municipio E. Intendencia de Montevideo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*