Poema sobre Idiarte Borda

Por Catalina Saibene


Poema escrito en 2016 a propósito del varieté “El castillo en venta” que realizó el Centro de Barrio Peñarol en el castillo Idiarte Borda, y la temática era en torno a su persona.

 

Anoche tuve un sueño:

el castillo y el pueblo me creían muerto.

Mi mujer lloraba desconsolada,

mis enemigos festejaban,

también algún curioso que no sabe lo que es la eternidad

y confunde con sus dichos al simple mortal.

Decidí entonces hacer valer mi nombre,

toda la trayectoria

plasmada en mi mayor deseo:

esta majestuosa obra.

La transité de punta a punta,

noche y día,

hice saber a todos que no me iría,

que no hay ausencia

y tampoco olvido:

yo soy recuerdo vivo

yo habito en cada rincón,

no te asustes si doy brincos en el balcón,

o tomo sol en el jardín,

también como frutas del naranjo

y me tropiezo con algún maceton.

La mudanza al castillo sé que te desorbitó,

te pido disculpas,

mi amor.

Fue la manera que encontré

de permanecer en esencia.

Me conducía una búsqueda certera,

que ya no me desvela.

Aquí encuentro paz

aquí soy músico y esposo,

anfitrión y mozo;

aquí me quedo por elección,

observo el lazo formado;

nuestra unión está intacta.

Todo el esfuerzo comprimido

para que nos encontremos hoy.

Merecía disfrutar este sitio,

el parque inmenso.

Dejó de ser anhelo,

se convirtió mi deseo.

Si me precisan estoy,

les abro las puertas

conozcan el interior.

¿Que suenen violines de fondo

que siga la fiesta con fulgor!

que se funda la magia emblemática.

Su grata compañía no es casualidad,

los abrazo en estas líneas.

Ahora mi imagen se siente mucho mejor,

que siga la fiesta en Colón.


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*