Una loba para el hombre. Sobre “Eva”, la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte

El escritor español Arturo Pérez-Reverte acaba de presentar una nueva novela. Se trata de “Eva”, la segunda entrega de la serie Falcó, inspirada en el contexto de la Guerra Civil que sacudió a la Madre Patria en la segunda mitad de la década del 30. Una historia de espías, traiciones y asesinatos que demuestra la plena vigencia de la intrépida pluma de Pérez-Reverte.


Por Mauricio Rodríguez (*)

Arturo Pérez-Reverte tiene un largo recorrido en el mundo literario y ya hace un buen tiempo que sus seguidores se multiplicaron más allá de las fronteras de su Cartagena española natal. Si quisiéramos poner un “punto cero” a su camino literario, en sus inicios “despuntó el vicio” esquivando balas como corresponsal de guerra. Al calor de las bombas fue fogueando y encontrando un estilo que hoy es distinguible e indisoluble de su apellido.

Nacido en noviembre de 1951, Pérez Reverte se dedica hoy en forma exclusiva a la literatura, tras vivir 21 años (1973-1994) como reportero de prensa, radio y televisión, cubriendo informativamente los conflictos internacionales en ese período. Trabajó doce años como reportero en el diario Pueblo, y nueve en los servicios informativos de Televisión Española (TVE), como especialista en conflictos armados.

Como reportero, Arturo Pérez-Reverte ha cubierto, entre otros conflictos, la guerra de Chipre, diversas fases de la guerra del Líbano, la guerra de Eritrea, la campaña de 1975 en el Sahara, la guerra del Sahara, la guerra de las Malvinas, la guerra de El Salvador, la guerra de Nicaragua, la guerra del Chad, la crisis de Libia, las guerrillas del Sudán, la guerra de Mozambique, la guerra de Angola, el golpe de estado de Túnez, etc. Los últimos conflictos que ha vivido son: la revolución de Rumania (1989-90), la guerra de Mozambique (1990), la crisis y guerra del Golfo (1990-91), la guerra de Croacia (1991) y la guerra de Bosnia (1992-93-94). Desde 1991 y, de forma continua, escribe una página de opinión en XL Semanal, suplemento del grupo Vocento que se distribuye simultáneamente en 25 diarios españoles, y que se ha convertido en una de las secciones más leídas de la prensa española, superando los 4.500.000 de lectores. Con más de veinte millones de lectores en todo el mundo, muchas de sus novelas han sido llevadas al cine y a la televisión. Hoy comparte su vida entre la literatura, el mar y la navegación y es miembro de la Real Academia Española.  Desde abril de 2016 es editor y cofundador de la web de libros y autores Zenda.

Su libro “Territorio comanche” (1994) es en sí mismo un manual de periodismo, no solo por la notable escritura sino por develar, desde el terreno mismo, la actitud que un periodista debería asumir – o intentaría, allí donde los manuales de estilo tienen el mismo valor que un diario mojado – en situaciones límites. En un contexto donde cada tanto le tocó ver cómo asesinaban a algún colega o algún camarógrafo moría por el estallido de una bomba, aquella experiencia marcó a fuego la vida y la pluma del escritor. En una entrevista para un medio español confesó que, sin olvidar que Eva es una novela, mucho de lo vivido por él mismo fue materia para darle vida a Falcó y ahora a esta espía rusa. “Muchas de las cosas que cuento en Falcó y en otras novelas no me las han contado, no es teoría narrativa, no es imaginación, no lo he visto en el cine, ni en la tele ni en los libros. Son cosas que he vivido yo: hay sensaciones, sentimientos, actitudes, mías o de otros. Es más fácil, a la hora de arropar las historias que cuento, utilizar estos recuerdos personales. Nada es ‘yo’: es una novela de ficción, no un libro de testimonio. Ni este ni ningún otro. Pero sí que es cierto que la manera de mirar, la violencia, el horror, e incluso las luces…, claro, a veces me han disparado”, dijo el escritor.

Falcó es un personaje que todo hace pensar que llegó para despedir al capitán Alatriste, un veterano de los tercios de Flandes que malvivía como espadachín a sueldo en el Madrid del siglo XVII. “Sus peligrosos y apasionantes lances nos sumergen en las intrigas de la Corte de una España corrupta y en decadencia”. Así se presentaba Alatriste, quien tuvo una larga serie de publicaciones (desde “Limpieza de sangre” hasta “El puente de los asesinos”). Pero Eva parece haber llegado para no solo ocupar el tiempo y la atención de Pérez Reverte y de sus seguidores, sino también para poner fin a la vida de navajazos del capitán madrileño.

“Falcó” se publicó en 2016 y desarrolla su historia en la Europa turbulenta de los años treinta y cuarenta del siglo XX. Ese es el escenario de las andanzas de Lorenzo Falcó, ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos y agente de los servicios de inteligencia. “Durante el otoño de 1936, mientras la frontera entre amigos y enemigos se reduce a una línea imprecisa y peligrosa, Falcó recibe el encargo de infiltrarse en una difícil misión que podría cambiar el curso de la historia de España. Un hombre y dos mujeres -los hermanos Montero y Eva Rengel- serán sus compañeros de aventura y tal vez sus víctimas, en un tiempo en el que la vida se escribe a golpe de traiciones y nada es lo que parece. Arturo Pérez-Reverte entrelaza magistralmente realidad y ficción en esta historia protagonizada por un nuevo y fascinante personaje, comparable a los más destacados espías y aventureros de la literatura”.

Eva, por su parte, dejó ahora de ser un personaje secundario y adquiere un rol protagónico. Tiene su propia historia, que se desarrolla en marzo de 1937, en una Guerra Civil que “sigue su trágico curso”. Una nueva misión lleva a Lorenzo Falcó hasta Tánger, “turbulenta encrucijada de espías, tráficos ilícitos y conspiraciones, con el encargo de conseguir que el capitán de un barco cargado con oro del Banco de España cambie de bandera. Espías nacionales, republicanos y soviéticos, hombres y mujeres, se enfrentan en una guerra oscura y sucia en la que acabarán regresando peligrosos fantasmas del pasado”. Al promediar la historia, Eva se planta y dispara: “No me tengas por una de esas burguesitas perdidas entre las filas obreras. Soy una agente soviética, y tus criminales jefes fascistas podrían pedirte cuentas.”

La prensa ha recibido con muy buenas críticas este nuevo trabajo del escritor. “Bien documentado y perfectamente trazado, Falcó refleja las muchas habilidades narrativas del autor” (The Times Literary Supplement), “Pérez-Reverte en su mejor momento. Sus novelas trazan lazos de unión unas con otras, hasta formar una urdimbre que es lo que los clásicos llamaban estilo, y los modernos, mundo” (ABC Cultural), “Pérez-Reverte ha construido una sólida historia que sirve de perfecto escaparate para presentar en sociedad al nuevo personaje; una trama perfectamente documentada y ambientada. La acción es trepidante, no hay momento alguno para la reflexión y la calma” (Qué Leer), “Un relato vertiginoso que sujeta la atención del lector de la primera a la última página. En el medio queda el espectáculo lamentable de unas vidas que representan la compleja sustancia de nuestra especie y hacen bueno el viejo dicho de que el hombre es un lobo para el hombre” (El Cultural).


(*) Publicado en el semanario Voces

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*