Casa Arbus. “Todas las industrias están migrando a lo colaborativo”

Casa Arbus abrió en Canelones 1989. Nació por el encuentro de cinco fotógrafos uruguayos: Santiago Gorostiaga, Martín Chiesa, Francisco Pastori, Martin Illescas Salinas y Santiago Rovella. La apuesta es llegar a un público emprendedor, vinculado en cierta forma al área audiovisual, y atendiendo a una nueva propuesta que no existía en Uruguay, el cowork. El nombre remite a la fotógrafa estadounidense Diana Arbus. Granizo conversó con Chiesa y Gorostiaga sobre todas las propuestas que se brindan en este nuevo espacio.


Por Gabriela Errico

 ¿Cómo surgió la idea de abrir en Casa Arbus?

Santiago: Nosotros arrancamos con una idea, en realidad una necesidad o como un sueño, donde todos nosotros nos juntamos a trabajar. Porque esto es un sitio de trabajadores independientes en el cual cada uno trabajaba muchas horas en su casa solo. Y no está bueno trabajar solo todo el tiempo, por lo menos nosotros nos sentíamos así. Tener un colega, un compañero de trabajo, esa parte social, es necesaria. Y nos juntamos a trabajar en nuestras casas. Después llegó Francisco Pancho Pastori que estaba viviendo en Barcelona, donde estuvo un año estudiando y viviendo. Y justo se muda frente por frente a la casa donde nosotros nos reuníamos, de casualidad, y era colega nuestro acá. Competencia directa, porque todos somos competencia, pero todos nos llevamos bien, compartimos trabajo, cuando uno no puede hacer un trabajo se lo pasa a otro. Pancho se arrimó y venía con una idea en la cabeza de armar algo, como lo que hoy es Casa Arbus, y nosotros ya lo estábamos medio que haciendo entre nosotros y dijimos “bueno, vamos para adelante” y entonces empezamos a buscar casa. Fuimos a ver varios lugares y en cuestión de 15 días alquilamos la casa y empezamos a meterle. En 15 días se gestó la idea, en 15 días alquilamos la casa y en 15 días empezamos. Fue todo muy rápido. Nace desde ahí, y no sé si fue una necesidad o la búsqueda de un espacio donde disfrutar de ser independientes y al mismo tiempo compartir un ambiente de trabajo saludable. Nuestro propio ambiente de trabajo, porque esto tiene sus propios condimentos que son, que es nuestro ambiente de trabajo, el lugar físico es uno y nosotros somos nuestros propios jefes, organizamos nuestros horarios todo, pero dentro de una estructura socialmente grupal. Creo que eso es lo que está bueno.

Martín: Surge al mismo tiempo por dos lados, por un lado cuando nosotros nos reuníamos y después Pancho que ya venía trabajando su cabeza que venía ya de Barcelona donde había visto algo similar. Y venía con las ganas, se encuentra con nosotros y nos dice “tenemos que hacer esto en otro lugar”. Nosotros independientemente no podríamos tener un lugar donde hay un estudio de fotografía, una sala de reuniones, etc., entonces dice “vamos a juntarnos, vamos a armar un espacio donde podamos hacer esto y donde no podríamos estar solos”.

¿Qué es cowork? ¿Un método de trabajo?

Martín: Sí, cowork, es compartir un espacio y el día a día con otras personas, intercambiar conocimiento, trabajar en conjunto y no necesariamente en un mismo tema. El cowork son escritorios individuales que la persona puede alquilar para trabajar y desde ahí compartir con otras personas.

Santiago: El trabajo es corporativo, es un lugar donde se genera un espacio de trabajo colaborativo.

Martín: Creemos que todas las industrias están migrando a lo colaborativo, las formas de trabajo están cambiando. En la fotografía era un rubro en el que no existía todavía y se nos dio todo para crear ese espacio de trabajo compartido, criticarte, analizar el trabajo, intercambiarlos, porque no es excluyente para fotógrafos, también diseñadores gráficos, una organizadora de eventos, una maquilladora, etc. Todos tocan de alguna manera la fotografía, pero no se dedican exclusivamente a eso.

Comentaban que si bien son competencia, no es un problema para ustedes, pero ¿no encuentran que en el ambiente de la fotografía hay mucha competencia?

Santiago: Mirá, sinceramente nosotros somos nuevos en el rubro de la fotografía. Hay diferentes ramos. Estamos trabajando desde hace tres a cinco años aproximadamente, entonces tampoco yo te puede hablar de lo que pasaba hace 10 o 15 años atrás, creo que era otra la situación. Ahora ese tema de la competencia está cambiando mucho por lo del apoyo, de valorar las cosas y no competir desde la mala voluntad. Si hay competencia es desde la buena voluntad y eso es lo que hace que nosotros estemos acá. La forma más clara de ver eso es que nosotros somos competencia y somos socios. Antes tengo entendido que sí, que era diferente, que se tiraban de los pelos por una foto, por un trabajo, yo creo que hoy es mucho más saludable todo eso y si hay competencia es más saludable.

Martín: Competencia hay, eso sin duda, somos un montón de fotógrafos laburando y hay trabajo para todos, y nos llevamos bárbaro. Pero competencia no está asociado a lo malo, competencia es que somos una cantidad de empresas dedicándonos a lo mismo y eso existe. Es cada vez más accesible tener una cámara y las capacitaciones, entonces hay cada vez más personas como nosotros que se están dedicando a la fotografía, pero también hay más demanda de imágenes. Todo entra por los ojos y va acompañando la demanda de la imagen en todo.

Y cada vez se abren más los rubros, ¿no?

Martín:  Sí, cada vez hay más rubros. Nosotros estamos en el rubro fotografía de bodas, es lo que más hacemos, también hacemos fotografía comercial, fotografía de estudio, documental, proyectos personales, hacemos un poco de todo. Pero el rubro boda es como del que vivís más y se va modificando, van saliendo diferentes estilos.

Hoy me comentaban que ofrecen una sala para cowork, ¿qué otras cosas hay para aquel que quiera acercarse a Casa Arbus?

Martín: La casa tiene tres áreas básicamente: el cowork, que es la parte de adelante, que es un espacio compartido con 12 personas más, que tiene una capacidad para 13 personas; un estudio de fotografía que lo pueden arrendar las personas que trabajamos acá a un precio más accesible que alguien de afuera, y después está el área de capacitaciones. Estamos dando dando unos cursos iniciales de fotografía, para quienes se quieran introducir en la fotografía o que quieren formalizar conocimientos. Y ya estamos trabajando en otros cursos un poco más avanzados, más específicos, tenemos un aula destinada a eso. Dentro del área del cowork hay tres oficinas cerradas que ya están alquiladas. En una de ellas hay una Productora Audiovisual que se llama Amazonas, en otra hay una maquilladora que se llama Carolina Pereira y en otra una productora de eventos que se llama 011 Producciones.

Santiago: También coexistimos. Amazonas Media trabaja con nosotros, después también hay una chica que se llama Cecilia Passalacqua, que es una coworker que se dedica a la comunicación que también trabaja con nosotros en esta especialidad, redes sociales, etc. Esa es la idea del coworker, personas que estamos dedicadas a lo mismo o a cosas similares, que nos podemos necesitar. Yo puedo necesitar que alguien maneje las redes porque yo no puedo tener conocimientos de cuándo, a qué hora o qué publicar algo, y hay una persona que te dice eso, y ella precisa fotos. La maquilladora la conocí en una empresa de modas, la crucé dos veces, le conté del proyecto y está instalada acá. Ese es el espíritu de coworker. Personas que están dedicadas a cosas similares, que se pueden cruzar en sus trabajos, tengan un espacio común. Te simplifica tener tu oficina porque no se justifica o no podes mantenerla y acá tenés un espacio que por un monto inferior tenés tu propia sala de reunión donde atender a tus clientes, en un puto de la ciudad que está super cómodo para muchos de nosotros, tenés el estudio.

Tienen también una sala de exposición…

Santiago: Sí, como para poder agregar algo y darle espacio también a otros artistas, difundir el trabajo de artistas locales y quizás algún día internacionales. Está el espacio que esperamos que vaya rotando cada dos meses. Ahora está expuesto un trabajo que se llama Shot, que es de Gustavo Rosas y Gastón Gómez, que sacan fotografía callejera, está buena porque se muestra Montevideo desde otra perspectiva, donde se muestras personajes que están en el centro, en 18 de Julio, y viste que cuando caminás por ahí se ven pasar personajes que viene de todos lados y creo que está bueno porque te muestra todo desde un punto de vista que no estamos acostumbrados. Te detenés a ver y de fondo, por ejemplo, está el Salvo.

¿Y en cuanto a los cursos?

Martín: Ya comenzó el inicial de fotografía, pero se lanzó otro curso para los miércoles en la noche que empezó este 5 de abril y estamos trabajando en otros cursos más específicos. La idea es que vaya tomando fondo formato escuela, nos interesa mucho la parte social cultural, que se genere un poco de todo dentro del espacio. En junio va a haber un Congreso de Fotografía que se llama Congreso Uruguay donde va a haber una conferencia para un montón de gente en el Auditorio de las Comunicaciones y después de la conferencia van a haber talleres más personalizados con los fotógrafos que van a exponer en la conferencia: Susana Barberá, Facunado Santana y Márcio Prestes. Esos talleres van a ser acá en Casa Arbus.

 


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*