Con la cantautora argentina Cata Raybaud: “Siento una conexión muy fuerte con Uruguay y su gente”

Cata Raybaud es una cantautora argentina que empezó a componer a los 23 años. Grabó dos discos, “Detrás de lo que vieran” (2011) y luego “Deja que corra el agua” (2014). Compartió música con Jorge Drexler y Kevin Johansen, entre otros. Este viernes estará en Montevideo en el marco del ciclo “Canciones de otoño”, en la Sala Camacuá. La cantante contó a Granizo detalles de su recorrido musical y cómo se prepara para este recital en Montevideo.


ata Raybaud es una joven músico – cantautora nacida en Argentina. A sus 23 años comenzó a componer y desde entonces grabó dos discos, “Detrás de lo que vieran” (2011) y luego “Deja que corra el agua” (2014). Su primer disco tuvo mucho alcance del público nacional e internacional y la llevó a conocer a grandes artistas como Jorge Drexler, Kevin Johansen, entre otros.

En Enero de 2013 su primer disco la llevó a de gira a Venezuela de la mano de Radio Mega Maracaibo. Ha dado muchísimos shows en distintos teatros de Buenos Aires y en programas de televisión como “Pura Química”, “Quiero música en mi idioma” y “de 1 a 5”. Participó de “La Noche de la Filosofía” en el Centro Cultural San Martín y del ciclo “Con el arte a todas partes” del Gobierno de la Ciudad en el Salón Dorado de La Casa de la Cultura. También participa anualmente en “La Noche de los Museos” que se realiza en el Palacio Pizzurno del Ministerio de Educación.

En 2016 hizo su primera gira por México donde estableció un vínculo especial con su tierra, su cultura y sus músicos. Tocó en Montevideo, Rosario, La Plata, Salta y Tucumán. Actualmente está grabando un nuevo material discográfico de la mano de Ariel Lavigna.

Los músicos que acompañan en su recorrido son Philippe Bacque (guitarra y coros), Martin Nastri (bajo y coros), Rodrigo Genni (batería, octapad y microkorg) y Lucas Espina (percusión).

¿Cómo y por qué decidiste hacer música?

La música siempre fue parte de mi vida. Mi casa se inundaba de rock nacional, de bossa nova y algo de jazz gracias a mamá, que desde chica tiene fascinación por la  música aunque eligió la psicología como compañera de ruta. Me crié con música, crecí con música y la sentí parte de mí desde un principio. Tuve la suerte de tener acceso a diversos instrumentos y sentí una conexión enorme con la guitarra y la percusión. Elegí la guitarra y la voz como canal y medio de expresión.

En tu camino como artista, ¿quiénes han sido tus referentes?

Crecí con Fito Páez, Charly Gacía, Fabiana Cantilo e Hilda Lizarazu. También con La Negra Sosa Julia Zenko, María Elena Walsh, Sandra Mihanovich, Celeste Carballo, Pablo Milanés y Los Beatles. Ellos y tantos otros marcaron mi infancia y adolescencia de una manera muy fuerte. La bossa nova fue un género que me enamoró desde un principio. Caetano, Gilberto Gil, Joao Gilberto, Marisa Monte y Maria Bethania eran caricia para mis oídos y felicidad para el alma. Con el tiempo recorrí diferentes géneros y pasé por el pop, rock y jazz. Tiempo después aparecieron los músicos que me ayudaron a descubrir mi identidad como músico (cantautora) con los que me sentí reflejada en un estilo o un no estilo definido, donde los géneros se entrelazaron en una unión perfecta y donde la canción era la única protagonista. Apareció Jorge Drexler, sublime, Kevin Johansen, el des-generado que entrelazó la música de Latinoamérica de un modo muy genuino, sencillo y hermoso y de ahí en adelante aprendizaje puro.

¿Cómo fueron las experiencias de grabar tus dos discos anteriores?

Fue aprendizaje puro. Con mi primer disco entendí de qué se trataba el proceso de grabación, sus pasos y etapas. El resultado fue muy bonito, muy rico. Un disco fresco con un audio excelente y con la ingenuidad y la magia del azar gracias al suceso de circunstancias. Lo loco fue cuando lo tuve en la mano… Ahí sentí que estaba dentro de un juego de mesa y que estaba parada en el casillero de salida. Mi recorrido empezaba justo ahí y estaba justo en el punto de partida. Era algo muy grande de lo que me tenía que hacer cargo, acompañar y cuidar para hacerlo crecer y que todo el trabajo que había detrás tenga un propósito de ser. El segundo disco me encontró parada en otro lugar. Me había enamorado de la canción de autor y de la música del Río de la Plata. Me estaba transformando en mujer con el paso del tiempo y las experiencias, con ideas más sólidas de la vida y del amor. Siento que marcó un momento especial de mi vida de transición, no solo como persona sino también como músico. Este disco tuvo otra búsqueda y dedicación en cuanto a la producción y a la base rítmica. Incorporamos la percusión como parte estable del grupo y arreglamos los temas partiendo desde ahí. Armé arreglos para guitarras que decoraron introducciones y generaron diferentes climas. Hay una idea de historia desde lo musical, un viaje en cada canción con un punto de partida, un recorrido y un destino final.

¿Cómo los definirías en pocas palabras?

Son discos sinceros, frescos, hechos con mucho amor y dedicación

“En cada época me inspiran cosas distintas. Me ha inspirado la vida, la naturaleza, el amor”

¿Qué te inspira a la hora de componer?

En cada época me inspiran cosas distintas. Me ha inspirado la vida, la naturaleza, el amor. Últimamente me siento inspirada por la búsqueda personal, las emociones, las vidas que nuestra alma viene recorriendo, la búsqueda en general

¿Qué se escuchará en “Tribu”, tu próximo disco?

“Tribu” es un disco con mucha personalidad, sólido y fuerte. Es un disco donde cada canción es un universo que nos llevó a estar a merced de ella y a movernos de lugar. “Tribu” es un desafío, es el reflejo de todas las Catas que llevo dentro y es el resultado de una búsqueda interior y crecimiento personal y grupal. Es un trabajo en equipo, es mi familia elegida y es el festival de los géneros! Género canción, pop, latinoamericano, electrónico y ancestral.

¿Cómo fue que “Detrás de lo que vieran” te acercó a Jorge Drexler?

Poco después de haber lanzado “Detrás de lo que vieran” conocí a Kevin Johansen y por amigos en común al poco tiempo a Jorge Drexler. En esa época yo estaba más enamorada que nunca de la canción de autor y fue un regalo del universo poner en mi camino a los músicos que más admiraba para compartir y aprender de ellos

¿Cómo es tu vínculo con la música uruguaya?

Casi toda mi infancia veraneé en las costas de Uruguay y desde que tengo recuerdo siento una conexión muy fuerte con Uruguay y su gente. La música de Uruguay me genera esa misma emoción. El Negro Rada, los Fattoruso, Fernando Cabrera, Jorge Drexler han sido súper inspiradores y me han abrazado a lo largo de mi vida. El año pasado gracias a un ciclo que armamos con amigos y colegas conocí a Seba Jantos quien participó en “Tribu”, y a Luciana Moochi que por suerte cruza el charco seguido al igual que Seba para que disfrutemos de su música.

¿Cómo vivís la experiencia de venir a tocar a Uruguay?

Para mí viajar con la música es lo más gratificante que me puede pasar. Es una experiencia enriquecedora que me llena el alma y como músicos y artistas considero que es muy necesario sentirse así para poder transmitir eso en los conciertos y en las canciones. Ir a Uruguay siempre me hace muy feliz.

¿Qué mostrarás en tu presentación en el ciclo “Canciones de otoño”?

En “Canciones de otoño” voy a estar tocando varias canciones de Tribu en versión solista, así como nacieron, desnudas junto a otras canciones que acompañan mi recorrido y alguna que otra canción prestada.


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*