Entrevista: Di Candia, Pintos y Borteiro anuncian los Festivales por la convivencia

Vuelven los Festivales por la convivencia, que este año tendrá tres eventos asociados. El Montevideo Tango comienza hoy, el Montevideo Tropical el 10 de noviembre en la Rural del Prado y nuevamente el Montevideo Rock (17 y 18 de noviembre en Rural del Prado). El prosecretario general de la Intendencia de Montevideo, Christian Di Candia, los curadores de Montevideo Tango, Martín Borteiro, y de Montevideo Tropical, Bocha Pintos, contaron cómo llegan a esta nueva instancia. (*)


Entrevista de Mauricio Rodríguez

¿Cuál es el balance de la edición pasada de los Festivales?

Di Candia Nosotros quedamos muy contentos con los festivales del año pasado. Era una apuesta arriesgada desde todo punto de vista: presupuestal, política, cultural. Y realmente las expectativas superaron lo que teníamos previsto en todo sentido. Obviamente que el Montevideo Rock suponíamos, por el tipo de grilla que teníamos, por lo que era la vuelta de Montevideo Rock treinta años después, que iba a ser un evento histórico y masivo. Pero siempre decimos que el hecho cultural, el suceso cultural real del año pasado fue el Montevideo Tropical. Fur una apuesta mucho más arriesgada y obviamente no sabíamos cómo iba a ser. Incluso hubo otro comportamiento en el tema de la venta de entradas. Montevideo Rock agotó mucho antes, y el Montevideo Tropical creo que vendió cuatro, cinco mil entradas el mismo día, el mismo domingo. Se precisaban ocho mil personas por lo menos, y terminó siendo la pista de baile más grande de la historia del Uruguay. Bailaron familias enteras, desde los gurises más chiquitos hasta las señoras con la sillita playera y el mate. Y a nosotros nos sirvió, primero para demostrar que lo público puede producir, que puede producir bien, que podemos apostar a marca ciudad que genere una movida interesante desde el punto de vista de la industria creativa.  Porque siempre decimos que está bueno que lo privado tenga su espacio, que se desarrolle, pero que también los festivales públicos son una garantía no solamente para la ciudadanía sino también para la propia industria creativa. Muchas veces al privado le cuesta ese espacio porque hay un riesgo que asumir y el riesgo que de última nosotros asumimos es político. Es presupuestal pero también es político. Y entonces en ese sentido este año se nos planteaban los desafíos de poder estar de vuelta al nivel que estuvimos el año pasado, poner la vara otra vez en el mismo lugar, con las dificultades que eso conllevaba pero también reinventarnos.

¿Cuál fue la enseñanza en el caso de la tropical?

Pintos Nosotros tuvimos la suerte de que nos salió un cien por ciento, un 99,5 por ciento perfecto. Obviamente hay experiencia, porque tanto del Fata (Fabián Delgado) como nosotros, tenemos mucho conocimiento del ambiente. Pero también hay que reconocer a las bandas. A veces los músicos no manejan tanto lo de ser profesionales, sobre todo en la música tropical. Hay que ser realista, es un género que siempre se tuvo de lado porque mayormente no tiene esa cabeza profesional, por ejemplo, que tiene un músico, una banda de rock. No tienen esa disciplina de ir a hacer una prueba de sonido a las diez de la mañana para tocar a las once de la noche. Fue muy difícil hacerles la cabeza. Este año es más fácil para nosotros porque ya la mayoría sabe de qué se trata.  Éste año tratamos de que todos estén, o sea todos los géneros, las edades, las bandas clásicas y las nuevas que están muy de moda ahora. La gente a veces está desinformada y dice “la cumbia es terraja” y a nosotros, con la posibilidad que se nos dio de presentar la música tropical, a la par de los otros géneros, lo aprovechamos, y lo hicimos bien.

En el caso del tango, ¿cómo fue el proceso de armar la grilla?

Borteiro – El tema siempre es los que quedan afuera, porque te pasa un poco que es difícil poder conciliar los distintos colectivos y los distintos artistas, tratando de que todos estén representados de alguna manera y que haya propuestas artísticas a todos los niveles. Nos pasa, por ejemplo, en el caso de las mujeres, que tenemos cantantes solistas ya consagradas con sus grupos y sus bandas, y es muy difícil poder decir porqué una y no la otra. En este caso van a estar participando Maia Castro con su banda y Malena Muyala, pero también hay otras muy importantes que no van a estar. Quizás estén en otra oportunidad, siempre ha sido difícil elegir. Por otro lado, tenemos un plan del Departamento de Cultura con respecto al tango. Queríamos dar también algunas señales de proyectos que ese quieren apoyar y apuntalar para el futuro. Las presencias, por ejemplo, de las orquestas escuelas, que si bien están temprano son momentos fuertes en la grilla del festival. Es una señal nuestra de decir “bueno, nosotros acá tenemos la semillita del futuro”, y queremos darle el espacio que se merecen. También hay una apuesta importante a la danza de tango como espectáculo, con la conformación de un escenario de danza. Que pone al baile de tango en el lugar que tiene hoy en el mundo. A eso se agrega un espacio de milonga que va a estar frente a la Catedral donde se van a presentar algunas propuestas artísticas. Será participativo, mientras están tocando las bandas en el escenario la gente puede bailar. Cumplimos con la idea de vivir una experiencia con el tango y poder participar. Sentir el tango como propio.


(*) Publicado en el semanario Voces

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*