Los arreglos de Piazzolla para bandoneón… Y algo más

(Realizado con el apoyo del Fondo Nacional de la Música. www.fonam.org.uy) (*)


Escribe Ramón González

En anteriores trabajos ya me he referido a las formas de ejecución de Astor Piazzolla actuando al frente de sus distintas formaciones. Los ejemplos abundan ya que a lo largo de su carrera fueron muchos los solos de bandoneón (la mayoría memorables) que escribió e interpretó. Pero el tema, ahora, tratará sobre los arreglos que realizó para bandoneón solista. Son varios, y mayoritariamente talentosos, los músicos que han puesto su creatividad al servicio de esta causa: Roberto Pérez Prechi, Máximo Mori, Domingo Mattio, Roberto Pansera, Walter Ríos, Néstor Marconi, Leopoldo Federico, Juan José Mosalini, Julio Pane, por nombrar algunos, sin retrotraerme a los pioneros. Y no deben olvidarse los compatriotas Federico Scorticatti, René Marino Rivero y Luis Di Matteo.

Lo de Piazzolla es distinto. Varios de sus trabajos para bandoneón solista no fueron grabados y quizá algunos no los haya tocado nunca. Más bien eran como un ejercicio para poner a prueba sus espléndidas cualidades creativas y su gran capacidad para armonizar. A diferencia de los solos para bandoneón del Quinteto – partituras difíciles de tocar con notas repetidas y fraseos irregulares, en su gran mayoría abriendo – (Biyuya, Fracanapa, Movimiento continuo, La muerte del ángel), en los arreglos para el instrumento solista prevalecen los ligados en un profuso tratamiento armónico, más “organístico”, para tocar sentado y que requieren, claro está, de una muy depurada técnica para su ejecución.

La información que hay al respecto es poca y no del todo confiable, por lo tanto me basaré (cuando no) en datos suministrados por Boris Puga, en una charla mantenida con Ramiro Carámbula y en mis viejos y queridos apuntes, con la salvedad de que el trabajo puede pecar de incompleto. No hemos tomado en consideración para esta nota aquellos registros no comerciales donde claramente Piazzolla improvisa sobre composiciones propias o ajenas, como los solos de bandoneón interpretados en El Club de la Guardia Nueva en abril de 1955, los registrados para el coleccionista Eduard Pecour en París en 1964 y algunos otros relativos a su participación en programas televisivos.

El investigador Carlos Kuri indica en “Piazzolla la música límite” (Ed. Corregidor, Bs. As.1997) que lo primero que Piazzolla tocó en su vida fue una ranchera llamada Cadenita de amor (1930), que fue reproducida en un programa de televisión en 1982. Pero en 1930 nuestro protagonista tenía solamente nueve años y resulta imposible que el arreglo haya sido creado por él. Lo mismo ocurre con el título Marionette español, “Columbus” 5-9037, grabado el 30 de noviembre de 1931, en Nueva York. Se trata de una grabación no comercial, acetato de la Radio Recording Studio 1619, Brodway, de esa ciudad.

En concreto, su primer arreglo para bandoneón solista sería de agosto de 1937. Se trata del tango Divina (Joaquín Mauricio Mora). La primera grabación que se conoce está a cargo de Daniel Binelli en el CD del año 1994 “Piazzolla Clásico”, de la Camerata Bariloche, donde Binelli toca dos solos, el ya mencionado y La casita de mis viejos (Juan Carlos Cobián), también con arreglo de Piazzolla pero de 1961. El disco es de Milan-Sur A-669. La casita de mis viejos sí, es registrada por Astor en 1971, junto a otros cinco títulos por él arreglados: Mi refugio, también de Cobián, Loca bohemia y Flores negras, de Francisco De Caro, En las sombras y Margarita Gauthier, de Joaquín Mora. El disco es RCA Victor AVS-4013.

En 1970 hay una grabación curiosa de Piazzolla. Se trata de su arreglo para bandoneón solista de Milonga Triste (Sebastián Piana), lo raro está en que después de haberlo registrado le agrega partes de un doblaje realizado en estudio por lo que queda como un dúo de bandoneones. Aparece como bonus track en la reedición de “Piazzolla en el Regina” (RCA Victor-AVLS-3924). Respecto a Divina, también fue registrado por Marcelo Nisinman, quien en un disco de 1999, grabado en Europa (Discremedi Blau DM 850-02), incluye además La casita de mis viejos, En las sombras, Mi refugio y Pedro y Pedro. Este último ya tenía dos versiones anteriores: la primera, en 1981, por Leopoldo Federico, Sello Philips LP 5383, aparecido en 1982 y la otra europea a cargo de Juan José Mosalini (Label Bleu LBLC 2502-199). También está la primera grabación (no comercial) realizada por el propio Astor en París, en 1981.

El 5 de julio de 1950 se produce el estreno de la película argentina “Con el cielo en las manos”, cuya banda de sonido pertenece a Piazzolla, y en ella se incluye un tango con el mismo nombre del film y con letra de Homero Cárpena. Meses después es grabado para el sello TK por María de la Fuente con orquesta dirigida por Astor. Hay quienes atribuyen a Astor el arreglo para bandoneón solista sin especificar en qué momento pudo haber sido escrito. Pero el destacado bandoneonista y compositor Néstor Vaz recibió información de una persona que asegura que el arreglo pertenece a Calixto Sayago, quien fuera integrante de la fila de bandoneones de Troilo y del cual él había sido alumno. En 1983 esa obra es grabada por Juan José Mosalini en Eingelsten Musik Production ES- 2030. Néstor Vaz, la tiene integrada a su repertorio y es un deleite escuchar su interpretación; en cuanto a la escritura opina que, analizando detenidamente la misma, su estructura no concuerda con la forma de armonizar de Piazzolla.

Con respecto al ya mencionado Pedro y Pedro, en los primeros años ochenta Piazzolla, estando en París, compone esta espléndida obra, con la que rinde homenaje a Laurenz y a Maffia y, a pedido suyo, es Leopoldo Federico quien la graba (1981). Cabe destacar que el investigador Carlos Kuri, en el ensayo ya citado de Editorial Corregidor, expresa que existe una grabación no comercial de Pedro y Pedro, a cargo de Piazzolla, registrada en Grecia en 1981. Además da cuenta de una versión de Los mareados (Juan Carlos Cobián), difundida en Buenos Aires en 1982, también en un programa de televisión. Volviendo a Grecia (1981), de un concierto realizado en la Catedral St. Marks, – la fecha sería el 7 de agosto de 1981 -, hay registros no comerciales de La última curda y Garúa, ambas de Aníbal Troilo, Melodía de arrabal, y Volver (Gardel), Mi noche triste (Samuel Castriota) El choclo (Ángel Villoldo), De vuelta al bulín (José Martínez), Uno (Mariano Mores) y de sus composiciones Mi loco bandoneón y Adiós Nonino. Todo indicaría que la grabación de Pedro y Pedro sea de la misma oportunidad. Esto no quiere decir que haya partitura de los arreglos de todo este repertorio; se presume que la mayoría fueron improvisaciones. Sí las hay de Pedro y Pedro y de Adiós Nonino. En cuanto a La última curda y Garúa, posiblemente los arreglos sean los mismos con que acompañó a Roberto Goyeneche en el Teatro Regina. Recordemos que en mayo de 1982 se realiza el concierto “Piazzolla-Goyeneche en el Regina” y en esa oportunidad Astor con su bandoneón le brinda un magnífico fondo musical a Roberto Goyeneche en Garúa y, además, hace una recordada versión de La última curda. Claro está que en esta oportunidad no se trata de bandoneón solista sino de un bandoneón acompañante.

Lo mismo ocurre con Che bandoneón (Aníbal Troilo – Homero Manzi), obra que algunos comentaristas afirman que cuenta con un arreglo de Astor para bandoneón; yo tengo la certeza (me lo dijo Héctor María Artola) de que Piazzolla arregló Che bandoneón para la orquesta de Troilo (Sello TK S-5001, grabado el 24 de noviembre de 1950, donde el cantor Jorge Casal aporta su primera grabación para el conjunto). No conozco un arreglo para bandoneón solo, lo que no quiere decir que no exista. Sí hay una versión no comercial de esta obra por Piazzolla acompañando a Rubén Juárez. Fue realizada en Europa el 11 de marzo de 1981, fecha en la que Astor cumplía 60 años, y la realizó en su apartamento en una reunión de camaradería. Pero tampoco se trataría de un arreglo para bandoneón solista y más bien pienso que estaba improvisando. En 1986 Piazzolla toca en solo de bandoneón su arreglo de El día que me quieras (Gardel), como parte de la banda de sonido de la película de Pino Solanas “El exilio de Gardel” (Milan A-280). Y en 1988 en la música del film “Sur”, también de Solanas, incluye cuatro solos de su autoría: Vuelvo al sur, Regreso al amor, Los sueños y Tristeza y separación. La banda musical íntegra está incluida en el CD Milan A-676.

También se dice que hay arreglos para Chiquilín de Bachín y La Última grela, opino que se trata de los trabajos de Piazzolla (bandoneón) y Ferrer (recitado), contenidos, junto a otros ocho, en el disco “En persona” (RCA Victor AVLP-3982,1971). Nuestro compañero de “Tanguedia” Ramiro Crámbula localizó la partitura de Juanito Laguna ayuda a su madre, lo que indicaría que, posiblemente, las restantes piezas también estén escritas para bandoneón solista, más tratándose de una grabación comercial y teniendo en cuenta la riqueza interpretativa que contienen.

Existe también un arreglo del tango de Charlo Fueye, (la foto de la partitura está en Internet) y hay una versión del bandonenista argentino Luis Caruana donde indica a Piazzolla como autor del arreglo. Este mismo músico registró además, pero con arreglo de Rodolfo Mederos, la obra Reminiscencia; ésta también fue tocada por Piazzolla, con su propio arreglo y, junto a Flores negras y El cielo en las manos y Margarita Gauthier, fue grabada por la bandoneonista noruega (radicada en Suecia), Anne Ekholm. Escuché la versión de Reminiscencia y es el mismo arreglo de Mederos que toca Luis Caruana.

En la música ambiental de las más de cuarenta películas que Piazzolla musicalizó, suelen aparecer en algunas pequeños pasajes de solos de bandoneón, que son solamente eso. No se trata de una obra en sí misma, sino, repito, fragmentos de la banda de sonido. A modo de ejemplo destaco Hotel PLM, de “Armaguedón” (1977) y Fotografía y Final, de “El infierno tan temido” (1979). Hay otros interesantes trabajos que, aunque no sean arreglos específicos para bandoneón solo, contienen un muy importante contenido creativo:

En 1971, disco de RCA Victor “Concierto para Quinteto”, se incluye una versión de Recuerdos de bohemia (Enrique Delfino), interpretada por cuarteto de bandoneones compuesto por Piazzolla (arreglos y dirección), Antonio Ríos, Leopoldo Federico y Rodolfo Mederos. Vuelve a repetir esta experiencia, con cuatro bandoneones, en 1974. En esta oportunidad quienes lo acompañan son Rodolfo Mederos, Daniel Binelli y Juan José Mosalini. Actúan en el Teatro Coliseo de Buenos Aires y quedan registradas en grabación no comercial las siguientes obras: Adiós Nonino, Amelitango, Tristango y Violentando.

Para finalizar, quiero destacar una composición y arreglo casi desconocidos. Se trata de Milongón festivo, presuntamente credo en 1960. Fue rescatado por Juan José Mosalini, está arreglado para tres bandoneones y orquesta sinfónica; pero él graba las tres partes de bandoneón. Lo acompañan el guitarrista Leonardo Sánchez, el pianista Osvaldo Caló y Ensamble Orcheste de Basse-Normandie. El registro es del 26 de julio de 1998, Sello Indigo Label Bleu-LBLC-2557. El disco incluye otras obras de Piazzolla como ser Milonga del ángel y Homenaje a Lieja.


 (*) Tanguedia es una publicación cultural de Tango y Ciudad del Río de la Plata / Segunda época.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*