“Me encantaría ver a Motosierra en vivo”. Entrevista a Marcos Motosierra (Parte II)

Por Ginny Lupin


Con un disco nuevo bajo el brazo, el primero en 11 años, ¿cuáles son los siguientes pasos a seguir para una banda que no se rige bajo los esquemas típicos del Rock uruguayo?

“Lo nuestro es exactamente lo mismo siempre: nunca sabes que puede pasar.”

Se presentan más en el exterior que en su Uruguay natal. No forman parte de grandes fechas ni festivales, ni tampoco editan nuevo material discográfico cada año. Sin embargo, Motosierra cuenta con un público fiel que los ha acompañado en estos casi 20 años de carrera.

Sus presentaciones en vivo, anárquicas, eufóricas y políticamente incorrectas, los posicionan como la banda más impredecible del ambiente local. Es que Motosierra es una banda para ver en vivo y así experimentar el feedback único que se genera entre lo que pasa arriba y abajo del escenario.

El público.

¿Sentís el cariño del publico?

Obvio, yo soy más cariñoso. Yo me preocupo por eso. Motosierra es amor. Nuestro público es fiel. Hacemos algo por la gente que la gente lo precisa y eso es una responsabilidad que tenés. La gente puso en vos un montón de cosas y no podés defraudarla. Por eso cuando bajo del escenario yo saludo a todo el mundo. No por una cuestión estratégica, me sale, salgo con ganas de abrazar a todo el mundo que nos fue a ver. Yo necesito el cariño de la gente. No quiero estar solo, no me gusta nada.

¿Se renueva generacionalmente el publico de Motosierra?

Se renueva más que la banda, y es un orgullo nuestro porque no pasa a menudo. Lo que hacemos es una forma de expresión muy adolescente. Nosotros estamos muy en contacto con nuestra parte adolescente, se puede decir que somos unos pendejos de mierda. Entonces está bien mantener el publico de siempre, pero si no hubiese renovación creo que uno no lo seguiría haciendo. Si siguiésemos llevando, por mas que sea más gente, los mismos 50 viejos de siempre (de la misma edad que nosotros), no tiene sentido. Y eso en cierta manera es honesto, porque esos pibes que vienen son pibes de liceo o que tienen 20 años, no los podes engañar tan fácil. Son gente que eligió, entre todas las opciones que hay, ir a vernos a nosotros.

¿Cómo llega el público joven a la banda?

Antes que nada tenés que buscarlo, porque no te lo van a pasar en la radio ni te lo van a poner en un festival, vos tenés que buscarlo. Y segundo tenés que ser una persona con problemas. Tenés que tener algún tipo de problema para que te guste esto, no quiere decir que necesariamente un problema sea algo negativo, pero tenés un problema. También te damos satisfacciones, te vas a divertir con nosotros, por lo menos por el momento que estas ahí vas a solucionar el problema. Yo también voy a solucionar problemas cuando voy a tocar, se trata de eso.

Nuevo disco.

En 2017 Motosierra tocó mucho en vivo, lanzaron disco nuevo (Motosierra, disponible en Bandcamp y Spotify)…

Pero, a ver. Todas las ofertas para tocar en el extranjero no partieron de nosotros, nos ofrecieron. El disco lo empezamos a componer en el 2013 y lo grabamos en 2015, con tiempo. Pasaron cosas en el medio también. Es el primer disco en 11 años. Y tocamos acá si, tocamos un montón porque no estábamos tocando nada. Entonces para lo poco que estábamos tocando, ahora es un montón. Pero eso es por diversas circunstancias, porque en realidad tocamos mas afuera que acá. En Montevideo está el negocio ese de que si tocas mucho la gente no te va a ver. Después resulta que el año pasado en Bluzz Live tocamos dos veces en el año y nos fue a ver menos gente que en años anteriores. Es al pedo especular que si vos tocas más va a venir más o menos gente. Este año decidimos que vamos a salir a tocar donde nos pinte, en cualquier lugar, y ya de entrada no lo pudimos hacer porque ya tuvimos que cancelar un show por laburo y cosas.

¿Se genera una cierta expectativa del público que quizás se acostumbró a verlos más seguido?

Vos tenes una banda para tocar. ¿Sino para qué?. El fin de esto es tocar.  A parte es una banda que es para el vivo. Todo lo que hacemos nosotros: discos, todo, no puede  representar lo que somos en vivo. Me encantaría ver a Motosierra en vivo. Yo se que debe ser divertido. Pero eso nos encantaría tocar más, nos encantaría tocar en el interior. Es difícil. No se si hay una expectativa o no. Claro que nos gusta que venga gente, pero nosotros hacemos el mismo show si hay 10 personas o si hay, no sé, Pilsen Rock. El efecto sorpresa es muy importante también. El efecto sorpresa nuestro con 18 años es difícil de mantener. Yo me encargo un poco de traer una sorpresa, eso de “a ver que va a hacer Marcos, de que se va a vestir”. Pero igual, la gracia de esta banda es verla por primera vez. El año pasado tocamos en el Konex en Buenos Aires, en un festival (Festival viaje de Agua Vol.2) donde había pila de gente que no nos había visto, y no solamente eso, sino que no eran del palo nuestro, eran de otra cosa. Se quedaron petrificados. Capaz que no les gustó, pero no se olvidan nunca más. Y eso es la parte importante, por la que uno se sube arriba de un escenario, ese es mi laburo. Yo cuando me subo al escenario, mi laburo es que vos pagaste una entrada y te lleves algo. ¿Qué te llevas? Que no vas a poder dormir por toda la noche.

 La idea es sacar el disco en vinilo ¿por qué eligen este formato?

¿Por qué lo vas a sacar en CD? Es una porquería el CD. La tendencia ahora es vinilo. Cuando vos compras el disco ¿qué estás comprando, la música?. No, la música ya la tenes, estás comprando el objeto. ¡Que objeto más lindo que un vinilo! Un CD no tiene valor para mi, suena igual que un mp3, ya no salen ni siquiera reproductores de CD. El CD está demodé. Prefiero antes sacarlo en cassette, que son formatos que uno le tiene más cariño por una cuestión generacional. Uno creció escuchando vinilos y casettes, no CD. Yo al CD accedí mucho tiempo después. Y me parece algo absurdo sacarlo ahora. Hasta en cierto modo creo que es despreciar tu obra sacarlo en CD, no tiene valor. Nosotros venimos sacando vinilos desde el año 2001. Nunca pensamos en las cosas para este medio. Ya desde el principio esta banda fue pensada para afuera. ¿Por qué te pensás que cantábamos en inglés en un principio? Ahora pasamos a español porque ya está, no puedo seguir “baby, baby”. A mi me cambió el hecho de escribir y cantar en español.

¿Costó ese cambio?

¡Claro que costó! Si no costase no tendría gracia. Siempre lo hice de a puchitos en todos los discos.

¿En qué te inspirás para escribir las letras?

Este disco fue grabado entre sesiones, la primera fue grabada en el año 2015 con canciones que habíamos hecho en el año 2013. Quiere decir que la mayoría de las canciones, letras y todo eso, se hicieron en el 2014, que fue justamente cuando me quebré la pata, que mi vida se fue a pique. Perdí muchas cosas, no fue solamente el cacho de fierro que tengo acá (ahora tengo metal en el cuerpo). Perdí laburo, salud, una cantidad de cosas. Todo ese tiempo me hizo pensar mucho y por suerte tenia ese desafío de tener que hacer las letras para un disco. A parte yo había vuelto de brasil hace poco y veía al país nuevo, este país diferente del que yo dejé cuando me fui. La canción “Buzo Nuevo” habla un poco eso. Para mi era un país desconocido. Me fui de un país en donde todavía quedaban los últimos coletazos del Rock uruguayo, donde la gente todavía no tenia un mango, donde no había Facebook ni Whatsapp. Llegue acá: nuevo uruguayo, murga joven, en dos años iba a explotar la cumbia cheta. Todo había cambiado y yo empecé a ver todo con ojos críticos de viejo. Todo eso se volcó dentro de las letras del disco. Por suerte pasé un momento medio jodido que lo pude sacar para afuera, no dándole tamaña importancia porque tampoco soy Leonard Cohen, me chupa un huevo. Yo escribo desde mi perspectiva. Me gusta la calle. Mi acercamiento del Rock n Roll es tipo este que tenemos nosotros, no el de semidioses que tocan. Yo escribo desde esa perspectiva. Sin tirarme un pedo más grande que el culo y con las armas que tengo. A veces eso me juega un poco en contra, porque quizás por querer rebajar mucho, no dejo que vaya para otro lado. Porque me freno a mi mismo, por no perder la humildad.

Magia negra.

Nace cuando me invitaron a este proyecto de Rotten State, una cosa muy extraña que pasó en mi vida y que acabó muy mal. Es una banda de Trash Metal con pibes que no son metaleros, yo me metí para romper las pelotas y de repente nos transformamos en la sensación del verano. Y cuando me di cuenta estábamos en Alemania tocando en el mayor festival de Metal del mundo, el festival de Wacken. Y ahí a los metaleros no les gusto nada, porque es una tribu muy cerrada y me veían como Marcos Motosierra, este punky que viene a robarnos la llave del reino del metal. Cuando fuimos para Alemania, cosa que ninguna banda uruguaya de Metal había hecho antes, nosotros fuimos los primeros en ir, los metaleros acá estaban ahogados en su propia bilis. Entonces fue todo muy lindo, nos quedamos 20 días tocando y de los 4 que fuimos, dos nos partimos una pierna. Osea que necesariamente quiero creer que atrás de todo esto hay macumba. Y por eso esa letra. Magia negra la empiezo a escribir en la recuperación, fue de las primeras canciones que empezamos a hacer cuando yo iba a los ensayos con muletas. La letra la empecé a hacer con la pata rota, y ¿en qué iba a pensar?. Hay canciones que básicamente cierran, las canciones vos las escribís pero hay una parte que se escribe sola. Andate a Cagar por ejemplo, hice toda la letra, que básicamente era a la salida de un boliche que se llamaba “Amock”, donde está el Bluzz ahora. Un boliche mucho más roto que estaba divertidísimo. Yo salía de laburar y me pasaba del viernes al domingo ahí, era toda una salida ese boliche. Tenía toda la letra menos el estribillo, como no se me ocurría nada dije ‘anda a cagar’ y le puse Andate a Cagar. Con Magia Negra fue lo mismo. Tenía toda la letra armada menos el estribillo. Un día volviendo de un ensayo veo los cartelitos de arriba del bondi, esos que están en todos lados: Pae Donato Magia Negra y digo: ta, es esto.

Buzo Nuevo

En el mes y medio que estuve con la pierna arriba en la cama, Juan y Walo (porque Leo estaba en Buenos Aires viviendo) continuaron haciendo canciones en la sala de ensayo. Se tomaban 600 cervezas y se ponían a grabar boludeces que se les ocurrían. La banda eran ellos 2. Entonces me mandaban los audios de lo que estaban grabando en el estudio. La primera canción que sale ahí es la que abre el disco, Buzo Nuevo, que cuando empieza aparecen Juan y Walo hablando. Eso es en el momento que yo estaba tirado en la cama, ellos me mandan el audio, yo lo escucho y es el primer contacto que tomo con esa canción. Cuando la fuimos a mezclar les digo ‘tenemos que poner esa parte antes de la canción’. Y así es como arranca el disco

¿Van a hacer una presentación del disco?

Cuando lo tengamos en físico.

¿Cómo se presenta un disco de temas que el público ya ha escuchado en vivo?

El desafío es si la gente que sabe que estamos tocando las mismas canciones de siempre, acepta el juego ese de que estamos presentando el disco. Como aceptaron el juego que tuvimos en una época del “último show de Motosierra”, que lo exprimimos… tuvimos varios shows despedida de Motosierra. Que a parte es productivo por dos lados: tenes el show despedida y después el show reunión. Hicimos como 3 o 4. Nos iba bárbaro. A la gente le encanta, mirá La Trampa. Mirá Los Traidores, ¿cuántas veces volvió a caer la lluvia sobre Montevideo? Nosotros nunca nos fuimos en realidad, siempre estuvimos medio como ahí. Cuando vos estas con la bobada nuestra, que no sabes que puede pasar, “se separan”, ya nos separamos 50 veces. Dentro de la pavada sos más libre. Ahora, ¿cómo se inserta eso dentro de un panorama uruguayo donde la gente idolatra a La Trampa? ¿Qué podemos hacer nosotros? Y está todo bien con ellos, los quiero, son divinos. El problema es el público, que fomenta ese tipo de cosas y que escogió eso frente a lo otro. Obviamente la banda debe de ser una banda que laburó mucho más y que tiene más contacto con lo que es el “ser uruguayo”. El problema es el “ser uruguayo”, que obviamente no va con lo que hacemos nosotros. Nunca lo pretendimos.

 

Próximas fechas:

Este año decidimos tocar en todos lados. Vamos a tocar acá el 4 de mayo con los Oxford en Rock es la Cultura. Queremos ir a Brasil, vamos a ver como pinta eso, el año pasado fuimos después de muchos años, nos fue bárbaro y tenemos que volver ahí. Queremos ir a Chile también y por supuesto a Buenos Aires.

Motosierra se presenta este Viernes 4 de Mayo en Rock es la Cultura Bar (Soriano 952), junto a los Oxford. Entradas en puerta, capacidad limitada.


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*