“No nos autoreprimimos”. Entrevista a Lucas Cary, de Ángel


Por Emilio Pérez Miguel

Si bien son muy jóvenes, ya cuentan con una experiencia considerable. En tu caso, lideraste la banda Buentiempo durante casi cinco años, y compartiste el escenario con tu padre Christian en una infinidad de eventos, y no solo de rock – recuerdo haberte visto con él en el escenario de la Sala Zitarrosa, en un evento orientado al tango. Y Pablo fue el guitarrista (y fundador) de La Mala Lengua, banda que ya cuenta con un material discográfico editado por Bizarro Records. ¿Cómo se canalizan todas esas vivencias y conocimientos en éste nuevo proyecto musical?

Y bueno, Ángel es una nueva aventura para nosotros, principalmente porque partimos de la base de encargarnos de todo el trabajo, composición, producción, arreglos, etc.  Y también porque una de las premisas fue ser libres al momento de trabajar y evitar ponernos barreras creativas. Gracias a nuestros proyectos previos (Buentiempo y La Mala Lengua principalmente) tuvimos la suerte de aprender cómo funcionaban un montón de cosas en el ámbito del rock, dentro del estudio de grabación, y también en los escenarios. Además, con Pablo produjimos el primer EP de la banda( “Del Viejo Palo”), y eso fue un gran aprendizaje, ¡fundamental después para encarar la producción de nuestras canciones que eran bastante divague en un principio! [risas]

¿Cuándo comenzó a gestarse el proyecto de Ángel en sí?

Los primeros pasos que dimos fueron en 2016, si bien con Pablo nos conocimos en sexto de liceo (2015), y siempre hablábamos de hacer algo juntos, empezamos tocando algunos covers en bares, hasta que un día vino Pablo a casa con una canción para armar una maqueta, nos re colgamos y quedó tremenda, ¡dos por tres la escuchamos! [risas] Después, naturalmente se empezó a dar que nos juntábamos a divertirnos, grabando ideas y componiendo. Cuando quisimos ver teníamos algunas canciones con potencial de ser mostradas, y ahí fue cuando decidimos compartir las canciones de Ángel con la gente.

¿Por qué el nombre de “Ángel”? ¿Qué otras alternativas manejaron?

El nombre viene de la canción Ángel Eléctrico de Soda Stereo, que es una canción que nos voló la cabeza. Empezamos a auto-llamarnos Ángel Eléctrico, y a bromear con eso. Unos días antes de que el EP estuviese terminado decidimos cambiarlo por Ángel porque nos sonaba más contundente.

¿Qué buscan exteriorizar con su música?

Libertad, queremos hacer todas las cosas que se nos ocurran, hasta las más locas y rebuscadas, siempre manejándonos en un lenguaje pop, pero lo interesante para nosotros de este proyecto es que no nos autoreprimimos, sino todo lo contrario. Creemos en el valor de las ideas y confiamos en que el camino de nuestra búsqueda va por ese lado.

¿Cómo fue el proceso de grabación del EP?

Como te comentaba anteriormente, teníamos algunas canciones que queríamos grabar, pero necesitábamos un baterista y un bajista para poder desarrollarlas un poco más, además estábamos medio saturados de trabajar solo con la computadora. Fue así que se sumaron Franco Serra (batería) y Joaquín González (bajo) y luego de 3 meses de ensayo con ellos entramos en el estudio para plasmarlo. En el Cuarto Tavella grabamos la bata y el bajo con tremendo equipo, Nico Demczylo como Ingeniero de grabación, Fer Alfaro como Drum Doctor y Shino Maiuri en controles. Hasta ese momento casi no habíamos tocado la guitarra, porque el trabajo con Franco y Joaco lo hicimos con las maquetas y a lo sumo alguna acústica, y cuando empezamos a grabar las guitarras unas semanas después, no teníamos ni idea de que iba a salir. El primer día de guitarras empezamos con “Fantasía” y ahí nos dimos cuenta lo que iba a ser el resto de la grabación, estuvo increíble. Volviendo un poco a la ficha técnica, todo lo que se escucha en el disco (sin ser la batería y el bajo) fue grabado en nuestras casas, armamos un estudio de grabación en un cuarto donde pusimos el equipo de guitarra, y durante aproximadamente 1 mes y medio estuvimos haciendo ruido. Al liquidar con las guitarras invitamos a Betina Martínez a que grabara los pianos de algunas de las canciones, fundamental para la construcción de esos temas, y a Juan Oliveri a que aportara algunos Hammonds.

¿Cuál de sus cinco canciones consideran que resume mejor la esencia de la banda?

Ninguna en especial, todas tienen algo de la esencia y también algún experimento. Si tuviera que elegir una me la juego por “Miedo”, porque en gran parte representa el sentimiento que nos unía al momento de empezar a componer nuestras canciones.

De tener los recursos, ¿qué clase de disco grabarían?

Tenemos muchísimas ideas para llevar a cabo en próximos materiales, pero por ahora no pensamos mucho en eso de los recursos, al contrario, intentamos acomodarnos y hacer lo mejor que se pueda con lo que tenemos a disposición.

En lo estrictamente personal, ¿cómo sentís que has evolucionado en lo artístico desde que fundaras “Buentiempo” hasta hoy?

Creo que hubo un proceso de maduración natural, en el que me di cuenta cuales cosas me hacían disfrutar más y cuales hacía por inercia. Ahora me preocupo por algunos aspectos que antes no tenía en cuenta, la forma de decir, la pulcritud de los arreglos etc.

Me consta que con Ángel se han planteado dos metas principales, que son: 1) Poder llevar adelante un proyecto independiente, y 2) Lograr presentar su música en escenarios argentinos. ¿Cómo piensan implementar todo esto? ¿Con qué dificultades inmediatas se han encontrado? Y al mismo tiempo, ¿hay algo que les esté resultando más sencillo de lo previsto?

El hecho de tomar un camino independiente fue para cerrar la idea de cómo se hizo el disco, no tenía mucho sentido ponernos a buscar un sello, la intención era dar a conocer las canciones. Cuando estábamos grabando no sabíamos que esto se iba a convertir en una banda, a medida que las etapas fueron pasando nos dimos cuenta que nos sentíamos muy cómodos trabajando con Franco y Joaco y ahí les propusimos que se sumaran de forma estable al proyecto. El año que viene queremos tocar todo lo que se pueda acá en Uruguay, y nos encantaría formar parte de Festivales y eventos, también es verdad que queremos tocar en Argentina, vamos a hacer todo lo posible para que salga. Cuando nos invitaste a cerrar la Campaña del Juguete en Bluzz Live con Abril Sosa y Tito Fargo, se abrió una gran puerta, porque por un momento pensamos que no íbamos a poder tocar en vivo antes de fin de año y eso nos tenía un poco frustrados. El toque estuvo buenísimo y nos sirvió para empezar a ver la situación de la banda en vivo. Una semana después teloneamos a La Triple Nelson en el mismo lugar. Pasar del disco al show terminó siendo más sencillo de lo que esperábamos, creíamos que no íbamos a poder reproducir algunos de los arreglos que quedaron grabados pero por suerte le encontramos la vuelta.

¿Cuáles son sus próximas presentaciones en vivo?

Por ahora nada concreto, vamos a ver si podemos tocar en verano en el Este, pero no hay nada concretado aún.


 

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*