“Nuestra realización son las canciones”. Entrevista a Nicolás Souto

El pasado viernes 13 se presentó en la Zitarrosa El bueno, el malo y el feo.  La agrupación estuvo acompañada por Rojo Tres Banda. 


Por Mauricio Rodríguez (*) 

La banda está integrada por Tito Souto (bajo y voz), Marcelo Melgar (guitarra y voz) y Nicolás Souto (batería). Ofrece una propuesta de rock fuerte y directo y presenta una formación de trío que suena original y en sus composiciones toman lo más visceral del rock y le suma nuevos matices, conjugando los sonidos que nutrieron a sus integrantes a lo largo de más de dos décadas de trayectoria.

 ¿Cómo vivieron la previa de este recital?
Nos pasan dos cosas. Por un lado, para este proyecto nuevo es un paso importante, y lo valoramos como una muy buena oportunidad de mostrarnos en buenas condiciones. Por otro lado, la Zitarrosa es una sala importante de la escena montevideana con más de 20 años de permanencia y tanto Tito, como Marcelo o yo, ya hemos tocados en repetidas oportunidades en la sala. Esta vez fue distinto porque mostramos nuestra música en la que hemos puesto lo más genuino de nosotros y transmitir al público lo que tenemos para decir con nuestra propia voz.

¿Qué repaso hacen del camino recorrido por cada uno y éste presente musical?
Como dicen, es una larga historia. Comenzamos con mi hermano en los años 90’s este camino, y pasaron muchísimas cosas que nos trajeron hasta acá. La experiencia de todos de haber tocado en otros proyectos, con muchos discos grabados y habiendo recorrido muchos escenarios, nos encuentra hoy con este nuevo proyecto y las mismas ganas de hacer música de nuestros inicios. Es un desafío que asumimos con gusto y entusiasmo independientemente de todo, sabemos que no podemos dejar de hacerlo con y sin viento a favor. Gran parte de nuestra realización y satisfacción son las canciones, la libertad creativa que tenemos y el hecho de juntarnos a componer en nuestra propia sala que es un sueño cumplido de muchos años. Todo lo que venga y se sume o trascienda desde ahí en adelante será un premio extra para nosotros en esta nueva etapa.

¿Qué momentos destacarían especialmente?
Son 25 años desde que empezamos y podría citar shows multitudinarios en los que supimos estar, una gran experiencia que nos trajo hasta acá y nos hizo lo que somos. Creo que todo sumó y si tuviera que destacar algo es el presente, el estar haciendo lo que nos nace y el entusiasmo que nos producen las canciones que estamos componiendo.

¿En qué ha cambiado el hecho de hacer música cuando empezaron y hoy en día?
Muchas cosas han cambiado desde principios de los 90s al dia de hoy. El contexto social, tecnológico, cultural ha variado mucho, en muchos casos no fue para bien. Como decimos a veces, la música es música, y por suerte va por un canal de conexión especial con nosotros mismos y la banda. Hacemos un esfuerzo consciente por mantener esa esencia simple de hacer canciones y poder disfrutar de crear y compartir cosas en equipo. Esta banda la armamos pensando en eso, en que todos los integrantes en igualdad de condiciones pudieran poner todas sus inquietudes artísticas y de ahí formar algo en común, la real y verdadera idea de “banda”. Creemos que esa es la mejor manera de hacer las cosas y vamos en ese camino.

¿Qué les brinda musicalmente el formato trío?
El trio es la mínima expresión del rock, así lo veo, y en este caso funcionó muy bien. Hace muy práctico todo y los tres nos sentimos cómodos con este formato. Cada uno tiene su sonido e identidad propia y la suma de nuestras influencias conformaron las canciones y las llevaron por lugares nuevos, así que estamos muy contentos con este “minimalismo”, que por otro lado en potencia y a nivel de arreglos nos deja muy conformes.

¿Qué temas les interesa abordar en las composiciones?
Esta banda surge de un montón de ideas que venía trabajando mi hermano desde 2014 a las que le empezamos a dar forma y nos fuimos involucrando cada vez más.  En las letras con Marcelo se complementaron muy bien, la temática de las canciones son cosas que nos pasan e identifican a los tres con lo que ejecutamos, algunas buenas y otras malas pero que remueven, así comenzamos. De la adversidad se pueden canalizar cosas positivas en el mundo de la música, transformar sentimientos difíciles de sobrellevar en canciones que liberan. Al momento tenemos un grupo de canciones que se pueden hilar en una obra conceptual, amor, desamor, los escollos de la vida y la interpretación de la realidad que nos toca vivir, poder ver más allá de la alineación que nos propone la sociedad actual y salir adelante. Valorar las cosas simples, lo importante y revelarse positivamente para sobreponerse y levantarse siempre. Creemos que el Rock debe tener ese ingrediente o será otra cosa, la música debería servir para “elevarnos”, es un objetivo ambicioso pero importante en esencia para nosotros.  Hoy día la industria del entretenimiento ha pervertido un poco las cosas, por eso más que nunca en esta nueva etapa queremos ser sinceros con nosotros mismos y cuidar la música.

¿Cómo viven la experiencia de estar en el escenario? ¿Y el vínculo con su público?
La banda naturalmente es intensa y creo que está bien. Nos costaría bastante escapar a esa naturaleza, desde adolescentes encontramos en el rock un canal de expresión que nos identifica y aún lo hace. Héctor y Marcelo comparten un nivel de energía muy alto en cuanto al movimiento en escena y eso genera interacción directa con el público. De eso se tratan los shows, intercambios de energía, el que va a un show de rock quiere cargarse las pilas, nosotros también. A esta altura de nuestras vidas esto es un objetivo en sí mismo, compartir un buen momento y brindar al público nuestras composiciones, hacer llegar el mensaje que contienen.


(*) Publicado en el semanario Voces

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*