“Siempre estamos mirando mucho hacia nuestra genética musical”. Entrevista a Luciano Supervielle

El 3 de mayo tendrá lugar el estreno mundial de “La Sphère. Concierto para Orquesta y electrónica”, obra de Luciano Supervielle. Será a las 21 horas en el Teatro Solís. El músico contó a Granizo cómo vive éste presente artístico, y adelantó que en breve saldrá un nuevo disco de Bajofondo.


Por Mauricio Rodríguez

Previo a su estreno en Alemania a fines de mayo, “La Sphère, Concierto para orquesta y electrónica”, de Luciano Supervielle, será estrenada en el Teatro Solís el 3 de mayo próximo. La obra está basada en el poema “La Sphère”, del poeta franco-uruguayo Jules Supervielle (bisabuelo del músico), y contará con la dirección orquestal del prestigioso Maestro brasileño Jaques Morelenbaum.

El concierto contará también con los estrenos de obras inéditas para orquesta del propio Morelenbaum y del gran músico argentino Javier Casalla (Bajofondo, Gustavo Cerati, Charly García), quien además será primer violín de la orquesta “Clássica Nova”, creada especialmente para este concierto con músicos de primer nivel del ámbito local. Este concierto será grabado como material para el próximo LP de Luciano Supervielle.

El universo musical de Supervielle tiene la particularidad de integrar de manera natural estilos tan disímiles como la música clásica, la electrónica y la música popular rioplatense. El compositor los integra para construir una obra orquestal contemporánea única; representativa del lugar y del tiempo en el que vive.

¿En qué momento sentís que te encontrás hoy en tu carrera?
Estoy en la última etapa de un proyecto de varios años, que empezó con el proceso de realización de mi disco anterior. Y éste proceso lo definiría como un pasaje por una cosa más de música clásica, aunque relacionada siempre con el hip hop, con mis estilos de la música electrónica. Pero es una etapa que, cuando empecé a trabajar con esto, ya había visualizado en mi cabeza este momento. Es decir, el proyecto con una orquesta. Quizás a esto lo que le podía seguir después es hacerlo con una orquesta más grande todavía , una Orquesta Sinfónica. Lo que estamos haciendo ahora es una orquesta de veinte músicos de cámara que es el proyecto con el que voy a grabar y a hacer un disco. Es un desarrollo que vengo experimentando desde hace tres años ya. Hemos ido probando cosas para determinar puntos de encuentro entre mis lenguajes y la música clásica.¿En qué momento sentís que te encontrás hoy en tu carrera?

¿Y por qué se te abrió esa puerta para ir por ese lado?
Tiene que ver con el proceso de cuando nosotros, ya desde hace muchos años, con Bajofondo, a la hora de buscar cosas de qué hablar y fuentes de inspiración, siempre estamos mirando mucho hacia nuestra genética musical. Es decir, las cosas que nos formaron, y aparecen todas las cosas que tienen que ver con haber crecido en esta zona del mundo- Y en realidad el ejercicio que hice con mi disco anterior, y ahora con éste, es lo mismo pero llevado a una cosa más de mi infancia y de mi adolescencia, de mi formación clásica. Yo estuve bastantes años tocando música clásica entonces no lo veo muy diferente a nivel de procesos creativos …

Es como volver a las raíces de alguna manera…
Es volver a mis raíces. Lo que pasa es que en este caso tiene que ver con mi formación pianística, en mi adolescencia, cuando estudiaba mucho música clásica.

¿Lo sentías como un debe, algo que lo tenías en la vuelta?
Sí, es algo como que en algún momento … (Piensa) Nosotros ya habíamos tenido una experiencias de trabajar con orquestas con Bajofondo, yo mismo es también algo que ya venía haciendo. Tuve muchas instancias de trabajar con grupos de cámara o  haciendo arreglos para discos de Jorge Drexler, La Vela Puerca, El Cuarteto de Nos, música para películas o arreglos para Camerata Punta del Este. Yo siempre tuve esa inquietud de empujar un poco más allá mis posibilidades de arreglo, más enfocado hacia una orquesta. Es algo que en algún momento tenía en mi cabeza y que quería desarrollar. Lo que pasa es que esto, lo que tiene de distinto respecto a todo lo anterior, es que es una obra original, compuesta para orquesta. Entonces el lenguaje es diferente, no es que vos hacés adaptaciones de tus temas que fueron compuestos en otro contexto al que le agregás una  orquesta…

De todas formas tiene su complejidad …
Sí, tiene su complejidad, y es un lenguaje interesante. Esto es realmente compuesto para orquesta, entonces esta obra está basada, entre otras cosas, en mi disco anterior, que es una colección de breves piezas. Cuando estaba componiendo esa música estaba pre visualizando este proyecto, la obra ésta está basada en la suite. Y hay varios de los temitas que están sugeridos en el disco que los agarro y los desarrollo, les doy una forma más de obra. Es una obra de poco menos de 25 minutos, donde conviven las máquinas, y yo voy a tocar (scratch), que tiene un lugar importante…

¿Qué tanto pesa que tenga que ver con tu pasado, con Jules Supervielle? Ese lado emotivo, más allá de lo artístico o lo musical…
Como sabés, la obra esta está basada en un poema de Jules Supervielle. Me parecía interesante, ya que estoy haciendo referencia a una cosa más clásica, darle un marco un poquito más amplio a nivel de referencias dentro de lo clásico. Y Jules Supervielle justamente es un poeta con el que me identifico mucho en varios aspectos. Por ejemplo, que es un tipo que es mitad uruguayo mitad francés, que viajó muchísimo en su vida, entonces el tema del viaje es muy omnipresente en su obra. Es mi tío bisabuelo entonces hay un link muy fuerte familiar.

¿Qué te fué llegando de la familia sobre él?
Yo ya había incorporado fragmentos de su poesía en mi música, en mi primer disco incluso está la voz de él. También en vivo utilizo fragmentos de grabaciones de él, en los visuales también incorporo cosas relacionadas con él. Hay una música que también es muy importante, que tiene que ver con tía segunda mía, que se llama  Susana. Nació en Argentina pero vivió mucho tiempo en Brasil y es una figura muy importante de la vanguardia de la música electroacústica en Sudamérica. Y ella musicalizó muchos poemas de Jules Supervielle, entonces también tenía esa data, eran cosas que me parecía interesante abordar. También tengo que decir que el poema que se llama “La Sphére” , “La esfera”,  a mí lo que me da es el puntapié inicial y las referencias que hago en la obra son obviamente muy abstractas. Es una obra instrumental, pero lo que sí es cierto es que a lo largo de este proceso creativo fui armando, construyendo la obra, y todo el tiempo recurrí al poema como para releerlo y tener un contexto medio empírico. Empaparme de ese mundo y del poema en sí, además de que me generó como una estructura, que más o menos traté de respetar una estructura que ya existía. A lo que trato de acercarme con el poema es que tiene un estilo que es entre clásico y también muy moderno para la época, porque utiliza elementos muy de la poesía más clásica. Y Supervielle es un poeta que no es surrealista pero está ahí cerca, entonces utiliza elementos muy rupturistas para la época, y me parecía que estaba bueno  hacer esa referencia también desde lo musical. Que también tiene mucho que ver con mi estilo, que hace referencia a lo clásico, ya sea a través del tango con Bajofondo o, como en este caso, directamente a la música clásica desde un lugar más contemporáneo, Además, el poema habla del viaje, “La esfera” es un poema que habla del viaje y de la esfera como de la conjunción de los paisajes que uno va absorbiendo con los viajes. En realidad, de una manera muy poética, lo que dice es que el protagonista de ese viaje se convierte en paisaje …

La Esfera

Enroscado en tus aromas, bella tierra giratoria,

Estoy envuelto en recuerdos emigrantes,

Y mi corazón, liberado de miedosas ataduras

Se propaga, rebosante de bienestar y devenir. 

 

Bajo la fascinación de las fuentes y las grutas

Me construyo una primavera de ciudades y montes

Y paso de la alondra a las algas marinas

Como en una flauta se va de nota en nota.

 

Tiño de azul, fluvial, la grama de mis días,

Narro el nevado señuelo de la Montaña

A las colinas que llegan a mis pies de terciopelo

Mientras que las aldeas descienden de los campos.

 

Y como un reluciente compendio de las estaciones,

Mi corazón descubre en sí trópicos y banquisas

Viajando de isla en cabo y de puerto en sorpresa

Desenreda una íntima madeja de horizontes

 

El hecho de que lo que se vaya a mostrar que allí se transforme en un disco después ¿te implica un desafío adicional? ¿Trabajás de otra manera?
Mi idea con respecto al disco es que la obra ésta sea el centro, pero es una obra de 25 minutos, y en realidad el disco además de esta obra va a tener piezas. Más temas en un formato pop, que van a hacer referencia a la obra todo el tiempo, o sea me voy a samplear a mí mismo. Y a raíz de eso voy a hacer temas distintos, más en un lenguaje de hip hop, relacionado más con mi estilo. El disco lo visualizo de esa manera,  un lado “a” que es “La Esfera”, y un lado “b” de canciones que remiten a “La Esfera”.

Cuando estás en este proceso creativo ¿en qué momento empezas a pensar en el lugar físico en el cuál se va a desarrollar?
Plantear grabar te obliga a ir a un auditorio, no había muchas opciones: el Sodre, o el Solís.

Pregunto en forma general, en tu obra, cuando vas pensando en un espectáculo ¿ya vas pensando en un lugar de la mano?
Sí. De hecho, ésta obra también la voy a estrenar en Hamburgo a finales de mes. Ahí también en un auditorio muy bonito y el contexto me lleva, va asociado a eso. Obviamente también me encantaría después llevarlo a lugares más alternativos, pero el lugar natural para esta música en particular, es un auditorio. También es cierto que cuando desarrollo otros proyectos, cuando hago la música, también estoy pensando en el contexto dónde va a sonar. Si bien mi música es difícil de definir, integra elementos de distintos mundos, y no deja de tener una unidad. Entonces hay ciertos contextos, por ejemplo estos últimos dos, tres años que vengo tocando en formato más pianístico, el lugar natural son teatros. Ahora toqué en la Alianza Francesa en un jardín, pero siempre es un contexto para definirlo como de música para escuchar, estar sentado, tranquilo. Las veces que he intentado hacer este concierto en lugares más nocturnos, no funciona. Lo que estoy pensando es armar un formato que no renuncie a toda esta parte más concertista, pero sí de más volumen, más pensando en poder tocar en lugares más de Dj.

¿Cómo fue el trabajo con esos 20 músicos?
Puntualmente con algunos músicos, que son fundamentales dentro de la obra – por ejemplo, el flautista, el percusionista, el violinista, el director obviamente, – con ellos he tenido un laburo más puntual, de intercambio, más mano a mano. Pero sino los ensayos con la orquesta, conozco a varios músicos, aunque no a todos. Me dio una mano muy grande para armar la orquesta Roberto Martínez del Puerto. He laburado con él en otros proyectos, ha tocado conmigo, hemos tocado en discos de La Vela Puerca. Y le pedí una mano como coordinador de la orquesta, porque conoce a muchos músicos del ambiente. Me interesaba que fueran músicos que tuvieran una formación clásica, pero que también tuvieran contacto con la música popular, porque esta obra no es música clásica. Hay un montón de cosas que tienen algunos códigos más propios de la música popular, incluso dentro de la obra, en la partitura, hay un momento que es medio improvisado, donde el director dirige una improvisación. Y la formación clásica no está tan familiarizada con ese tipo de acercamiento a la partitura. 

Más allá de tu proceso personal, la cultura “clásica”, – la música, el ballet – , ha tenido un renacer en los últimos años, ¿eso ayudó a que este proyecto tomara vida?
Puede ser. Yo no estoy conectado, sí conozco a varios músicos, pero no estoy conectado, no pertenezco a la escena de la música contemporánea culta, como se le dice acá. Soy un músico principalmente de hip hop, no soy un concertista de piano ni soy compositor de música clásica. Esa es la realidad, no es una modestia aparte. Es cómo yo me ubico y cómo trato de abordar esta obra, de integrar la orquesta. O sea,  muchas de las cosas que toca la orquesta derivan de mis técnicas de composición, entonces ahí está el desafío más que nada. Una persona que pretenda ver una cosa muy avanzada a nivel orquestal capaz que se desilusiona, porque en realidad lo más interesante va por lo estilístico más que por lo técnico. No es una obra difícil de tocar a nivel técnico, sí es difícil de tocar a nivel estilístico, por eso para mí es muy importante el nivel de perfil de músicos que armamos. Yo creo que en realidad hay una tendencia global efectivamente dentro del mundo de la música clásica de integrar más cosas contemporáneas más populares.

Como una forma de acercarse más a la gente…
De acercarse más a la gente, de abrir el panorama. Yo he estado en Alemania mucho estos últimos años, yendo a tocar, he tocado con orquestas allá , he tocado en auditorios y realmente hay como una necesidad de éstas cosa. Son estructuras muy grandes y tiene que ver también con el mundo globalizado. Hoy en día el público de la música clásica, por lo general, es un público que también consume otras músicas. También el jazz es un proceso que lo viene haciendo desde hace más tiempo; los festivales de jazz hoy en día van mucho más allá del jazz. Y el público del jazz escucha muchas otras músicas. Y en la música clásica ha pasado lo mismo en los últimos años. Yo he tocado en algunos festivales de música clásica, pero tocando mi música y no estaba mal. Por ejemplo el año pasado, hubo un festival en Milán que ocurría en muchos lugares distintos, y algunos de los lugares donde ocurría el festival eran discotecas. Yo no tocaba ahí porque lo que toco no era adecuado para ese lugar, pero era siempre con el piano y la música clásica como centro. Y un poco medio sin querer me fui metiendo en ese círculo, como de neoclásico. No está buena la palabra porque yo insisto en que lo que yo hago no es música clásica, pero poco a poco me fui metiendo en ese circuito, sobre todo en Alemania, donde es más fuerte. En Europa en general; y acá en Latinoamérica hay gente también que hace cosas, aunque menos, porque la música clásica  tampoco tiene la tradición que tiene allá. Pero lo cierto es que allá hay músicos de mi generación en donde la música electrónica ya es una música vieja, ya tiene su tradición …

Más de 20 años de vida…
Claro, ya nacieron con una tradición de música electrónica. Entonces, yo en parte pertenezco a esa generación, y para mí meterme a transgredir la “música clásica” o la música electrónica está ahí, a la par. No es que soy un bicho solo de la música electrónica y que vengo a visitar. Es parte de mi cultura, y creo que es un fenómeno bastante global.

¿En qué está Bajofondo?
Estamos sacando un nuevo disco. Tuvimos un parate largo, como de tres años – incluso un poco más – en el que tocamos puntualmente, pero dejamos de hacer giras. Y hace un año y medio estamos haciendo el nuevo disco, que ya está terminado y va a salir ahora en mayo, junio. Primero va a salir en Méjico, que es donde estamos con la compañía Sony Méjico, y va a haber un foco allá. Pero vamos a tocar realmente en octubre o noviembre. Estamos planeando la gira sudamericana por Uruguay, Argentina, Brasil.  

¿Por dónde transita éste nuevo disco?
Es un disco que grabamos gran parte acá, en Montevideo, en el estudio de Juan Campodónico. Después grabamos toda una parte en Argentina también con la orquesta, y después muchas cosas en Los Ángeles, en el estudio de Gustavo allá. Es un disco más tocado, menos electrónico en general, y bastante rockero. Sigue un poco la evolución que ha tenido la banda, que fue de una cosa más electrónica a ser una banda más parecida a una banda de rock, pero con un estilo “bajofondero”.

El tango sigue estando…
El tango está presente siempre, pero desde un lugar muy “bajofondero”. Está bueno. Es un disco que me parece que tiene que ver con la actualidad… Tiene que ver con la actualidad musical en la que la industria discográfica, que se ha reconfigurado. Como que nos despegamos un poco de las estructuras más propias de la tradición del cd, las duraciones y todo. Tenemos otro tipo de estructuras más extensas, y el disco está abordado como una cosa más de obra global. 


 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*