Voces emergentes. Entrevista a la cantante Sofía León

Por Leonardo Siré (*)


Vive prendida a un sueño. Tiene diecinueve años, y con apenas dieciséis llegó a cantar en el Solís. Fue finalista en el concurso “Guitarra negra” y es una de las buenas nuevas voces de las denominadas “artistas emergentes”. Sabe cantar, y lo hace muy bien. Domina el escenario como pocas, pero es consciente que el secreto estriba en la formación; y a ello apunta todas sus baterías. Hugo Fattoruso quedó prendado del talento de “aquella morocha”, y la invitó a grabar un tango. No fue el único al que encandiló. Sofía contó a Granizo sobre su presente artístico y su proyección de futuro.

Es una tarea harto complicada presentarla, no es una artista que se pueda encasillar fácilmente. En su perfil de Facebook, o incluso en su canal de YouTube se le puede ver haciendo covers tan disimiles entre sí, que solo pueden resumirse en una voz y muchos estilos de canción. Desde Jorge Drexler con su “Todo se transforma” al “Aleluya” del inglés Leonard Cohen; desde “Zafar” de la Vela Puerca, al tango y la milonga acompañada por Destaoriya, en el Solís.

¿Cómo te definís a la hora de hablar del canto?

Me siento cómoda cantando todos los estilos, no siento la necesidad de encasillarme. Me gusta mostrar esa variedad en la elección de canciones y en su interpretación para lograr de cada tema hacer una versión propia, intentando dejar siempre un toque personal. La música es música, mientras logré mi objetivo de transmitir, el estilo lo voy a ir encontrando en el camino.

Sos muy joven y ya tenés un amplio y muy rico recorrido. ¿Cuánto de trabajo, y cuánto de talento natural hay en tu modo de plantarte en el escenario? 

Desde muy chica empecé a estudiar canto y guitarra, al principio como un hobbie pero con el correr de los años fui dándome cuenta de que esto era realmente lo que quería hacer. Entonces empecé a tomármelo como una carrera para la cual tengo que día a día mejorar. Los tres años que formé parte de la orquesta de tango Destaoriya me ayudaron en la parte escénica, entendí que no alcanzaba con solo afinar melodías y sentí la gran responsabilidad de plantarme en el escenario como si fuera alguien mayor sin usar mi edad como escudo. Por eso creo que el trabajo diario es lo más importante en esta profesión.

Vayámonos a los orígenes. ¿Cómo nació esta vocación?

A los ocho años entré a la Escuela de Música N°310 Hugo Balzo, es pública, totalmente gratuita y funciona en contraturno con la escuela pública. Allí recibí formación en lecto-escritura, canto, guitarra, danza e historia de la música. Recuerdo las palabras de la docente de canto Anabella Madero que una mañana me dijo “animate, sacá la voz” cuando me vio tímida cantando en el coro tapada entre mis compañeros. A los doce años cuando egresé seguí mis clases de guitarra y canto con Marcos Martínez. Tres años más tarde conocí a la licenciada en fonoaudiología Sara Dufau con quien comencé a tomar clases de Canto y Técnica Vocal. Ella es hasta el día de hoy mi maestra y quien me motivó a elegir Fonoaudiología, la otra carrera que curso.

¿Tenés algún referente musical, alguien que te haya marcado el rumbo? 

Siempre me encantó el carnaval, con mi familia íbamos a ver a una “murguita” recién salida de murga joven que ensayaba a unas cuadras de casa y así nació mi gran amor por Agarrate Catalina. Las letras de Tabaré Cardozo me ponían la piel de gallina incluso cuando algunas temáticas no lograba entenderlas del todo por mi corta edad. Me acuerdo en el 2008 cuando escuché la canción “La niebla” por primera vez en el Teatro de Verano, éramos cuatro mil personas en un silencio absoluto sintiendo cada palabra; ese día sin darme cuenta era el comienzo de este sueño. Con los años aprendí a apreciar el talento de Jorge Drexler y sus canciones maravillosas. En el ámbito internacional mi mayor referente musical es el cantante español Pablo Alborán quien sin ningún tipo de prejuicios mezcla en sus discos todos los estilos que desea cantar y es muy bien recibido en todo el mundo.

Supongo que tu padre debe ser tu fan número uno. Y la familia otro puntal importante. ¿De qué modo han contribuido en tu desarrollo artístico?

Mi padre, al igual que mi madre, son fundamentales en todo lo que he vivido a nivel artístico. Gracias a su apoyo anímico y económico tengo la oportunidad de seguir desarrollándome en la música. Mi hermano se ha despertado de varias siestas escuchándome ensayar (risas) y mi abuela no ha faltado a ninguna de mis actuaciones. La familia es un pilar importantísimo y tengo la suerte de contar con ellos.

Grabaste con Hugo Fattoruso, para el sello Sondor. ¿Cómo surgió ese encuentro? 

En febrero de 2014, mientras ensayaba para actuar por primera vez en el Teatro Solís junto a la orquesta de tango Destaoriya, conocí a Hugo. Unos días después, al llegar al teatro maquillada y con lentes de contacto, me dijo entre risas “¿vos sos la morocha de lentes?”. Esa misma noche, minutos antes de salir a cantar, entró al camerino y me entregó un CD mientras me contaba la historia de ese tango que había compuesto. Las últimas palabras que dijo antes de salir fueron “quiero que tenga tu voz”. Lo único que hice fue sonreír, me quedé quieta esperando que alguien me confirmara que lo que había escuchado era cierto.
Cuatro meses después grabamos en Sondor el tango “Manantiales”, el cual fue elegido como mejor tango en los Premios Nacionales de la Música 2014.

Tu carrera tiene momentos fuertes como ése, como también la presentación en el Solís o tu paso por la Sala Zitarrosa. ¿Cuáles son tus metas, hacía dónde te gustaría ir?

Tengo muchas metas y por suerte ya tuve la suerte de cumplir algunas de ellas, dentro de esos momentos claves quisiera agregar las actuaciones en la sala Adela Reta del Auditorio Nacional del Sodre donde canté en la ópera Hansel y Gretel. Tampoco puedo olvidar mi pasaje por Carnaval de las Promesas donde ganamos el primer premio con los humoristas Tribubys y también cabe mencionar la invitación que recibí del cantante puertorriqueño Sie7e de cantar con él en su presentación en Montevideo. El camino me llevará hacia donde me tenga que llevar, yo voy a seguir estudiando y formándome para tener más herramientas que me permitan ayudar un poco al destino a darme ese empujoncito.

¿Sentís que te falta algo para considerarte una cantora plena?

Sin duda, no creo que sea posible llegar a un punto en el que ya no haya nada más para aprender, siempre hay alguien que tiene algo para enseñarnos, solo hay que estar dispuestos a recibirlo. Para seguir formándome como artista integral planeo comenzar clases de piano y de baile además de retomar clases de interpretación. Componer mis propias canciones es ese pasito que aún no me animo a dar.
Las clases de canto van a seguir formando parte de mi rutina y espero complementarlas con los conocimientos fonoaudiológicos que estoy adquiriendo.

María Elena Melo me dijo hace poco: no basta con creer que cantas bien, hace falta bastante autocrítica. ¿Sos de cuestionarte mucho o analizar cada una de tus presentaciones? 

Después de cada actuación me gusta dedicarme un rato para escucharme, ver videos y corregir errores. A veces soy demasiado exigente y me quedo pensando en una notita que hice mal o un gesto que no me gustó, y me cuesta apreciar la globalidad de la actuación. Pero por suerte cuento con mi profesora Sara Dufau que tiene la capacidad tanto de elogiarme como de criticarme, ayudándome siempre a mejorar y seguir creciendo.

¿Qué cosas te preocupan, como artista?

Me gusta estar informada de lo que pasa en el país y en el mundo. Creo que es imposible alejar a la política de las vivencias personales y a la hora de cantar son estas vivencias las que nos ayudan a expresarnos y lograr la empatía con el público.

¿Cómo es un día de tu vida?

Ahora estoy de vacaciones, pero un día normal en mi vida sería despertarme temprano para ir a la Facultad, almorzar en la casa de mi abuela o con mi hermano, ir a clase de canto y después pasar horas con la guitarra cantando en el sillón. También veo muchos videos en YouTube, veo de cada artista cosas que me gustaría hacer y cosas que no.

Hay toda una revolución de la mujer en general, para romper con los estigmas y las viejas ataduras. Más allá de lo conceptual en relación a esto ¿has sufrido discriminación de algún tipo, has tenido que hacerle frente a algún prejuicio sobre tu persona? 

He tenido la suerte de no sentir discriminación por ser mujer en el mundo de la música. Pero creo que tenemos la presión de ser juzgadas por nuestro aspecto físico dejando de lado muchas veces la voz que en definitiva es lo que debería importar.

¿Tu recuerdo más querido? ¿Un sueño por cumplir?

Me acuerdo una tarde en el Parque de Vacaciones Ute-Antel, estábamos con mi abuela Marta sentadas en la terraza jugando a la conga mientras tomábamos un capuchino y compartíamos un sándwich caliente. Nunca voy a olvidar sus ojos celestes con lágrimas de risa, esa risa sana y linda que se escapa cuando uno se da cuenta de que está feliz. Sueños por cumplir quedan muchos y cada día aparecen nuevos. Hace varios años me enojé con mis padres porque mientras los papás de mis amigos hablaban de los sueños de sus hijos que eran ser futbolista, piloto o actor, ellos dijeron “ser feliz”, en ese momento no entendí por qué lo decían, mi sueño era sin duda ser cantante pero recién ahora estoy empezando a entender y tenían razón… Ese es mi mayor sueño, ser feliz.


(*) Leonardo Siré nació en Montevideo. Estudió periodismo general en el Ipep. Fue panelista en CX 42 Radio Montevideo, en Radio 1010, fue movilero en CX 4 Radio Rural, y también fue becario en diario La República. Como escritor ha ganado por sus cuentos, premios en Argentina, Venezuela y España. También se dedica a la música de raíz folclorica. Canta, toca la guitarra y es cantautor. En el mes de diciembre fue invitado por el MEC a participar del “Festival de fuego”, a realizarse en Cuba en el 2019. 

(Fotografía: abrahamtorres.com)

5 Comments

  1. Exelente entrevista, amo la musica y adoro la forma y la fuerza que le pone Sofia a cada tema que interpreta. Tiene un bello camino por recorrer, pero aun asi, es indudablemente una gran artista y bellisima personita, mucha fuerza y lo mejor para tu futuro. Te quiero

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*