La guitarra en el tango


Por  Ramón González

(Realizado con el apoyo del Fondo Nacional de la Música. www.fonam.org.uy) (*)

“La historia del tango está sembrada de entrañables íconos. Muchas imágenes hablan profundamente, y evocan -por sí solas, sin palabras-todo el mundo, toda la vida y todo el arte que representan.

Están las imágenes de los artistas, que pueden hacer pensar en la esencia misma del canto, o en una página emblemática, en la idealización de un instrumento, o en la substancia de la poesía, en la danza propiamente dicha, o en cualquiera de los componentes del universo tanguero. Y están los instrumentos. Es común que las diferentes expresiones musicales cuenten con un instrumento que las identifica, puede ser uno o más de uno. En el caso del tango, la sola palabra genera la idea del bandoneón; es verdad. Pero si se ahonda en el tema se puede ver el protagonismo que también tiene la guitarra, a tal punto que muchas estampas de tipo “postal” la utilizan y, precisamente, a dúo con el bandoneón. (…)

En el comienzo se entendió apropiada una rápida visión de la guitarra en sí, una síntesis de sus características, para saber de qué se está hablando. (…)”

Desde los orígenes

“Es la guitarra un instrumento de enormes recursos. Su riqueza de sonidos, su variedad de timbres, una amplia paleta de matices y colores, hacen posible la gran ejecución y la más lograda composición, así como también el arreglo que lleva al terreno guitarrístico lo que originalmente es creado para otros instrumentos.

La palabra de grandes maestros como Stravinski o Beriloz ha reiterado, de una u otra manera, la imagen de la guitarra como una pequeña orquesta o de la orquesta como una guitarra amplificada, marcando, de esa forma, su real alcance, a pesar de la condición intimista que la caracteriza. A propósito viene a la memoria una apreciación de Atilio Rapat. El entrañable Maestro  afirmaba que el guitarrista es, mentalmente, un director de orquesta en función de las órdenes que debe enviar a los dedos de su mano derecha, responsables de toda la “coloración” que el fraseo musical requiere.

No pueden caber dudas respecto a la jerarquía del instrumento y, por lo tanto, la responsabilidad que implica pulsarlo”.

Orígenes- estructura

“Los orígenes de este instrumento pueden ubicarse allá por el siglo XIV, en tierras árabes. El vocablo guitarra proviene del árabe “kitra” y éste del griego “cítara”. Pero sus características cambiaron; hubo, a lo largo de los años, un proceso de transformación que fue definiendo la guitarra que hoy se conoce. De todos modos la forma moderna no significa una definición estática, inamovible; por el contrario la creatividad de los diferentes artistas (intérpretes o constructores, que estos, vaya si pueden ser considerados verdaderos artistas) se han manifestado en múltiples modificaciones. A modo de ejemplo se puede recordar que los clavijeros con las espigas de madera fueron sustituidos, luego, por la estructura de metal; aún hoy se encuentran guitarras con las antiguas clavijas. Una sorprendente modificación tiene que ver con la forma de la boca o incluso la supresión de la misma. El maestro Abel Carlevaro concibió una guitarra sin boca, que emitía el sonido de manera envolvente al proceder de una línea perimetral de puntos; eliminó, también, una de las curvas del aro presentándose, entonces, en línea recta, cumpliendo el objetivo de beneficiar la presencia de los bajos.  Otro cambio significativo ha sido la generación del actual encordado (cuerdas de nylon y entorchadas) sustituyendo a la cuerdas de metal.

Una breve revisión  de sus partes se hace necesaria para un elemental acercamiento al instrumento: Lo que podríamos llamar el cuerpo de la guitarra está compuesto por una caja armónica o caja de resonancia que tiene una tapa (está en ella el alma, la vida de la guitarra) y un fondo; alrededor, marcando sus cinturas, se encuentran los aros y, unido a esta estructura, se levanta el mástil o brazo. En la punta del brazo aparece el clavijero (en la cabeza); en él se sujetan las cuerdas -seis- que se fijan, por el otro extremo, en el puente (trozo de madera adherido a la tapa). El brazo tiene, además, un listón de madera con los trastes (pequeñas varillas de metal) que marcan las separaciones para dar origen a las notas. Esta parte recibe el nombre de diapasón. Para apoyar las cuerdas, ya sea cerca del clavijero o en el puente, están las cejillas.

Y también hay que mencionar, en la tapa, la boca, que es por donde la guitarra “habla” o, mejor dicho “canta”.

La tensión de las cuerdas se logra accionando las clavijas. Las cuerdas se pulsan con la mano derecha y se pisan con la izquierda. Claro está que en el caso del guitarrista zurdo este orden se invierte, así como también, dada la perfecta simetría del instrumento, una inversión en la colocación del encordado lo deja pronto para las manos de un zurdo. Clásico ejemplo, la emblemática figura de Atahualpa Yupanqui”.                                       (Fragmento del Cuaderno de Tanguedia Nº 6 escrito por Hugo Indart)

Este extracto es para que los lectores tengan una idea aproximada de la importancia de la guitarra, no solamente en el tango sino en la música toda. Y eso es lo que han entendido también los responsables del XIII Festival de Tango Organizado por Tango Vivo, esta meritoria y creativa organización que viene bregando exitosamente por la difusión del género, presentando artistas ya reconocidos y a la vez brindando oportunidades y haciendo conocer nuevos valores que se integran al universo del tango.

Es por eso que en la propuesta de este año, que se ofrece desde el 6 al 17 de noviembre, para el día 13, a la hora 20.30, en el Auditorio Nelly Goitiño (SODRE), Av.18 de julio 930, se ha programado la actuación de dos conjuntos en los cuales predomina la guitarra:

Luis “Chato” Arismendi y Los Reja

Arismendi canta, y lo acompaña un cuarteto integrado por dos guitarras (Diego Azar y Gabriel Federico), guitarrón (Santiago Lorenzo) y contrabajo (Diego Balseiro). El legendario cantante de otros ritmos, “Chato” Arismendi, vuelve a sus raíces de tangos y milongas que lo vieron nacer como músico (guitarrista) acompañando a figuras de la talla de Alfredo Zitarrosa, Alberto Mastra, Amalia de la Vega, e integrando Las Cuerdas de Oro de Mario Núñez.

Trío los Cigarros

Está integrado por Álvaro Fontes, Ney Peraza y Nicolás Ibarburu y tal como lo expresa la gacetilla de programación “explora una veta abandonada en la música típica del Río de la Plata, rescatando y recreando un valioso repertorio de viejos tangos, valsecitos criollos, milongas y foxtrots, con autenticidad, frescura y pasión. Se puede afirmar con certeza que su repertorio está salpicado de perlas perdidas y olvidadas del cancionero rioplatense,  y que transmite la magia de estar escuchando un disco de vitrola, pero aggiornado y enriquecido por la versatilidad estilística de sus integrantes”.

Mirta Álvarez

 Y por si lo anterior fuera poco, el día 16, a la hora 21.00, en el Museo del Vino (Maldonado 1150), actuará la artista argentina Mirta Álvarez.

 (Fuente de información sobre M.A.: www.mirtaalvarez.com.ar)

Concertista de música argentina en guitarra, compositora y arregladora, originaria de la provincia de Buenos Aires. Desde los 8 años abraza su guitarra. Profesora Superior de Guitarra, Instrumentista en Música Popular con especialidad en Guitarra Tango con el maestro Aníbal Arias y Guitarra Folklore, con el maestro Kelo Palacios. Desempeña su rol docente en la E.M.P.A. (Escuela de Música Popular de Avellaneda) desde hace varios años, dictando las cátedras de Guitarra Tango, Guitarra ciclo básico, Apreciación del Tango e Historia del Tango.

Trayectoria Artística

A lo largo de su carrera como concertista solista especialista en tango, recorre escenarios nacionales e internacionales (Argentina, España, Francia, Alemania, Finlandia, Estonia, Turquía, Perú, México, Chile, Brasil, entre otros.) Ha participado de diversas formaciones orquestales y camarísticas. Integró agrupaciones orquestales de Tango y Folklore dirigidas por Rodolfo Mederos y Kelo Palacios, como también participó de formaciones de música de cámara. Por otra parte acompañó a las memorables voces del Dúo Salteño, Néstor Fabián, Cardenal Domínguez. Recibió una mención especial en los Premios Luisa Vehil de Teatro 2017, por su desempeño musical en la Obra “Bájame la lámpara, concierto de palabras” de Francisco Pesqueira.

Discografía

La misma comprende “Mirta Alvarez, guitarra” (2006), “Tango, seis caminos de amor” (2011), “Sentido” (2016). Además ha intervenido en diferentes grabaciones entre las que se destaca su colaboración en el álbum de Susana Rinaldi en homenaje a Chico Novarro, “Conmigo” (2015). En 2017 es seleccionada para participar en la Formación de Ensamble dirigida por el maestro Dino Saluzzi, en la Cátedra de la Universidad de San Martin. En 2018 está presentando un libro de partituras con sus propios arreglos de tango para guitarra publicado por la editorial Melo.

Características

Tomando como referencia la tradición rioplatense que desarrolló el Tango en la ejecución de la guitarra, la búsqueda estética de Mirta Alvarez se despliega desde sus propios arreglos, en los que adapta a su guitarra versiones de las orquestas de tango más representativas. Reencontrando la sonoridad de una “pequeña orquesta”, con sus diversos climas y matices, la artista interpreta autores como Osvaldo Pugliese, Horacio Salgán, Roberto Grela, Aníbal Troilo, Alfredo Gobbi, Carlos Gardel, Astor Piazzolla, etc. Su paisaje musical recrea el diálogo entre la música y la poesía a través de versiones instrumentales y cantadas, e incorpora sus propias composiciones.

Algunos conceptos sobre Mirta Alvarez

“Es una de las mejores guitarristas que he conocido, ejecuta tangos con una gran solvencia, cosa que me agrado tratándose de nuestra cultura.” Aníbal Arias (Maestro de guitarra)

”En sus interpretaciones, aparecen el poeta y el músico, debidamente mancomunados y respetados, hallamos en ella una interprete cabal, total, absoluta y aún más, determinando antes del aplauso, el asombro.” Armando Rolón (Periodista)

“…es una ejecutante capaz con amplia expresión en la música popular. En tangos ella juega con el maravilloso ritmo. Desde la esencia popular, podemos disfrutar de su canción expresiva y su performance atractiva apoyada en su alta técnica…                                                                 Gendai Guitar, Japón

“…mucho uso de los ritmos del tango, gran cantidad de armonías exuberantes, deslizamientos rápidos y mucha música de la que inmediatamente gusta… …suena verdaderamente idiomática y expresiva con bellas interpretaciones…”                                                              Classical Guitar Magazine, Chris Dumigan, Londres

“…la mujer que se fundió con su guitarra: Mirta Alvarez .Una artista completa un sonido prestísimo y cabal .Dulzura de timbres potencia de sones, agilidad de mástil, expresividad de gesto .Un sinfín de belleza surgido del cráter negro, cabe en las seis cuerdas, por la magia sutil de unas manos prodigiosas y una inteligencia única .Nada de teatro en los finales todo contención y matiz. Un deleite para los sentidos y un par de instantes inolvidables.                                                                                               Andrés Molinari, Diario el Ideal, Granada

Como se puede apreciar a través de “Los Reja”, “Trío los Cigarros” y la concertista Mirta Álvarez, la guitarra estará muy presente y jerarquizada en el XIII Festival de Tango organizado por Tango Vivo, que como anteriormente se indiaca, va del 6 al 17 de noviembre.


(*) Tanguedia es una publicación cultural de Tango y Ciudad del Río de la Plata / Segunda época.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*