Sobre Sonia Possetti. Por Ramón González


Pianista, compositora, arregladora. Nacida en Chascomús, provincia de Buenos Aires, en 1973.

Estudios
Cursó la carrera de Instrumentista con especialización en Piano en el Conservatorio Provincial de esta ciudad. Instrumentista en Música Popular con especialización en “Piano Tango” y “Piano Folklore” en la Escuela de Música Popular de Avellaneda. Estudió con los maestros Orlando Trípodi, Aníbal Arias, Rodolfo Alchourrón, Rodolfo Mederos, Kelo Palacios, Lilian Saba, Juan Farías Gómez. Se capacitó en  improvisación en jazz con Diego Schissi y luego estudió con el maestro Horacio Salgán. Por último se especializó en  composición, contrapunto, armonía y orquestación con Daniel Montes.

Docencia
Desde el año 1996 es profesora en la Escuela de Música Popular de Avellaneda dictando la materia Repertorio y Práctica.

Desempeño como pianista
Lo ha hecho en la orquesta del bandoneonista y compositor Leopoldo Federico; con la agrupación folklórica “Los Chalchaleros”; en el quinteto del bandoneonista y compositor Rodolfo Mederos; en el sexteto del bandoneonista Walter Ríos; el  show de tango “Caño 14”, junto al bandoneonista Ernesto Baffa y el quinteto del bandoneonista Carlos Buono. Show musical “Nacha canta a Discépolo”, acompañando a la actriz y cantante en su gira española.
También acompañó a los cantantes: Facundo Saravia, Raúl Lavié, Guillermo Fernández, Alberto Podestá, Sandra Luna, Jorge Sobral, Alba Solís, Julia Zenko, Juan Darthés, Jairo, Raúl Carnota, Amelita Baltar y María Creuza.

Proyectos
En el año 1996 forma el dúo Possetti-Bolotín junto al violinista Damián Bolotín, con quien graba dos elogiados discos: “Entre nosotros” (1998) e “Ida y vuelta” (2001)  y se presentan desde entonces con un repertorio de tangos tradicionales y propios en diferentes auditorios de Argentina, Uruguay, Brasil, EEUU y Europa. En el año 2002 forma su Quinteto con un repertorio en la totalidad de propia autoría. En el 2003 graba el primer disco con dicha agrupación, “Mano de obra”, merecedor del premio Konex 2005 en la categoría “Agrupación de Tango”, marcando un verdadero cambio de sonoridad en el género. En una segunda etapa compositiva el quinteto se transforma en Sexteto con la inclusión de trombón. Con esta nueva sonoridad (Sonia Possetti Sexteto) graba en marzo de 2009 el  disco “Cayó la ficha”, también formado por un repertorio nuevo e inédito de la pianista,  donde la forma y el lenguaje se expanden para dar lugar al contenido.

Intérpretes
Sus composiciones y orquestaciones han sido interpretadas por diferentes agrupaciones de cámara y orquestas, argentinas y del exterior. Se destacan algunas de ellas: Orquesta Típica Rotterdam (Holanda); Orquesta Sinfónica de la BBC de Londres (Gran Bretaña) junto a la prestigiosa  violinista rusa Viktoria Mullova; Orquesta Juan de Dios Filiberto (Argentina); Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires (Argentina); Orquesta “El Arranque” (Argentina); Gramercy trío (EEUU); El reconocido cellista Eduardo Vasallo y su agrupación “El último tango” (UK); Cuarteto Zum  (Holanda); Quinteto “Alturas” (Australia).

Cine
Su música ha sido incluida en: los Films documentales “ Ramón  Carrillo, el médico del pueblo”, “Tango, una historia con judíos” y “Fútbol Argentino”

Grabaciones
Dúo Possetti-Bolotín “Entre nosotros” (1998); Dúo Possetti-Bolotín “Ida y vuelta” (2001); Marcelo Mercadante quinteto “Esquina Buenos Aires”; Gustavo Mozzi “Matiné”; Sonia Possetti Quinteto “Mano de obra” (2003);
Sonia Possetti Sexteto “Cayó la ficha” (2009); Julia Zenko “Vida mía”.
También ha grabado con Nacha Guevara, Leopoldo Federico, Facundo Saravia, Yamila Cafrune, Edith Rossetti y Raúl Carnota

Distinciones
Sonia Possetti ha sido nominada como “artista revelación de tango” en los Premios Clarín 2003; fue nombrada “Madrina de honor” del VI Festival Buenos Aires tango 2004, su Quinteto ha recibido el Premio Konex 2005 al mérito, en la categoría  “Agrupación de tango”.

Algunas de sus composiciones
Ahora sí (t), Bailarina (m), Desde aquí (m), Dulce casero (m), Ida y vuelta (t), Mano de obra (t), Posdata (t), Papel picado (t), Bullanguera (m), 1 2 3 Probando (t), Somos tango (t), Buena suerte (t). Todos estos títulos están incluidos el CD “Mano de obra”, que Possetti grabara con quinteto.

Otras composiciones son las que integran el CD “Cayó la ficha”, esto es con Sexteto:  Fiesta de marionetas, Dalo por hecho, Sepia, Solo por hoy, Ausencia de tus ojos, y una suite que consta de cuatro títulos: Tierra de tango-Aire de tango-Agua de tango-Fuego de tango.

Como se indica anteriormente, en “Cayó la ficha” la artista repite su experiencia del CD “Mano de obra”, o sea, en conformar el repertorio con  sus propias composiciones. Ella es reconocida como la pianista más brillante de su generación y esta distinción no es solo como instrumentista, ya que como compositora es una verdadera revelación manejando una escritura en donde la forma y el lenguaje se funden con el contenido.

Lo suyo es, básicamente, tango instrumental. Se trata de una música  un tanto especial, ya que si bien se basa en lo típico (su raíz está  prendida a  lo más o menos clásico-toca como invitado Leopoldo Federico-), su idea se proyecta hacia el futuro y allí aparece la inclusión de instrumentos que generalmente no pertenecen al tango, como pueden ser la trompeta, el trombón y el vibráfono. También encontramos ingredientes compositivos ajenos al género, como la inclusión de la Suite de los elementos, que conserva el aire barroco que predomina en el CD del Sexteto pero, que no termina de apartarse del aire tanguero de todo el álbum. Su planteo estructural aparenta separarse un tanto de lo conocido para proponer interesantes, búsquedas, con las que amplía las fronteras del tango con una importante influencia de la música clásica contemporánea, algún toque de jazz y música latina, lo que resulta en un cambio de sonoridad en el género rioplatense. Y con esta propuesta, la escritura privilegia a todos los ejecutantes en sus pasajes solistas, los  que a la vez resultan ser partes de un todo, nutriendo el tango con la experimentación en un recomendable ejercicio musical.
Con su agrupación, que incluye timbres no usualmente asociados al tango, los que surgen de una búsqueda que no teme escapar hacia los márgenes de la música del Río de la Plata, Posetti, arriesga en procura de conformar un enfoque vital e inconformista. Y el resultado se ve plasmado en el álbum Cayó la ficha” ya que es una muestra elocuente de lo que el tango debe ser en esta época.

Ha dicho Gabriel Plaza que ya en 1998, Sonia Possetti despertaba el interés y el elogio de los maestros del tango gracias al disco “Entre nosotros”, el primer trabajo en dúo junto al violinista Damián Bolotín. A partir de ahí la trayectoria de la pianista estuvo signada por un trabajo que la posicionó como una de las intérpretes, arregladoras y compositoras más destacadas de su generación.
Y… Sonia Possetti fue encontrando un lenguaje y un espacio propio en el ambiente tanguero: “Cada vez que tocaban me quedaba al lado del escenario tratando de absorber todo. Ya en el disco “Mano de obra” había sentido que tenía una veta por desarrollar”.

Con respecto al Sexteto afirma: “No quería sacar un disco parecido al anterior; lo podía hacer, pero a mí no me divierte. Me gusta que se note que pasó el tiempo y que se vean las cosas que me pasaron musicalmente”. Es interesante la transcripción de parte de una nota efectuada por Gabriel Plaza, el 30 de junio de 2015, en la página “Cabeza de Moog”, ya que en ella se puede apreciar claramente la forma de pensar de esta meritoria pianista, arregladora y compositora:

-¿Qué pasó en esos siete años que mediaron entre tu anterior disco y esta producción? (está hablando de “Cayo la ficha”)
-Me nutrí de otras músicas y estudié mucho. Al principio tenía miedo de perder lo intuitivo y lo espontáneo en mi sonido. Pero tener más herramientas me dio más cabida para desarrollar la intuición. No me até a ninguna forma. Si la melodía no dura 16 compases para que se llame tango y la incluyan en la FM dos por cuatro, no es un problema para mí. Estoy contenta con la decisión y el riesgo que asumí. Me quiero escuchar más en lo que quiero expresar y no en lo que se supone que tengo que hacer para ser considerada tanguera. No me preocupa en qué batea va el disco. Lo que me propongo es que sea música de acá.

– A tu generación la etiqueta del tango parece quedarle chica.
-A toda la generación nueva y a los oyentes incluso, la etiqueta tango nos queda un poco incómoda. Hay que relajarse más, escuchar la música y ver si te gusta o no te gusta. No hay muchas vueltas. Si esta música no te habla no ha sido escrita para vos, como decía Borges. Hay demasiada necesidad de poner todo en un casillero porque es inseguridad, miedo a lo desconocido, y en eso nos estamos perdiendo de conocer cosas buenas. Hay que ir para adelante y no quedarse mirando la foto del abuelo.

-¿Qué aportó tu generación?
-Nosotros fuimos los que abrimos la puerta al tango y sentamos las bases para retomar la raíz de nuestra música. Antes nuestros referentes eran gente como Salgán o Federico, que son unos capos totales, pero podían ser nuestros abuelos. Ahora los pibes de 25 años, que por suerte hay un montón, tienen gente de su generación a la que pueden ir a ver en vivo. Eso antes no pasaba. Pero todavía falta tirar la puerta del tango abajo si querés que no se muera. No se trata de matar lo anterior, lo que hay antes es alucinante pero ya lo hicieron. ¿Qué voy a tocar como Troilo? Tengo que intentar la mía, porque lo que hizo Troilo es inmejorable. Así que falta por hacer. Creo que lo bueno de nuestra generación fue tomar el toro por las astas y no tener complejo de decir que nos gusta tocar tango.

   


Fuentes: Pagina “Cabeza de Moog”, Nota de Gabriel Plaza, 30 de junio, 2015. Y  archivos propios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*